2017: el año de la nube, la agilidad y disponibilidad del negocio

Autor: José Luis Becerra Pozas
Categorías relacionadas:
Administración, Administración, Administración de proyectos, Administración del riesgo, BI y analítica, Cómo hacerlo, Centros de datos, Cloud / Nube, Cloud Computing, Destacado, Estrategia CIO, Infraestructura, Inversiones, Lo más reciente, Lo más reciente, Mainframe, Management, Mejores prácticas, Monitoreo, Nubes públicas y privadas, Outsourcing, Rol del CIO, SaaS, Seguridad, Seguridad, Seguridad, Servidores, Tendencias, Transformación digital, Transformación digital

nube-disponibilidad

El 2016 evidenció la importancia de la disponibilidad, tanto de servicios como de datos. Desde el censo de Australia hasta la gran cantidad de interrupciones de sistemas de alto perfil en todo el mundo, el público ha llegado a comprender la importancia de tener acceso a información precisa y a servicios críticos bajo demanda.

En este 2017, las empresas necesitarán cubrir las expectativas de los clientes y garantizar la entrega transparente de los servicios.

Desde una perspectiva de TI, hay cuatro tendencias claves que las empresas tendrán que tener en cuenta con el fin de superar las expectativas de los clientes y socios por igual:

  • Líneas indefinidas entre nubes públicas, privadas e híbridas: Hace unos años, la idea de extender la infraestructura de un centro de datos a una nube hiper-pública podría haber parecido un esfuerzo inútil de conectividad, seguridad y una mezcla de sorpresas desconocidas. Sin embargo, actualmente el mercado está listo para aceptar la adopción de arquitecturas de nube híbridas desde ambos ángulos, de la infraestructura y de la aplicación. Esto ya está ocurriendo y la adopción de esta corriente es mucho más grande en el horizonte, ya que las empresas buscan mejorar la agilidad operativa y confiabilidad, mientras se aseguran de que los datos y las aplicaciones estén disponibles en cualquier momento, desde cualquier lugar.
  • La explosión de la infraestructura definida por software: No es ningún secreto que el centro de datos definido por software ha sido una gran tendencia en los últimos años, gracias en parte a la popularidad de la virtualización. La ejecución de aplicaciones en un entorno virtual brinda muchas ventajas a las empresas al ayudar a construir eficiencias, confiabilidad y una infraestructura de TI flexible para facilitar la gestión de los recursos. A medida que las empresas evolucionan, esperan ver mayor demanda a los proveedores para que proporcionen software y servicios que satisfagan las expectativas de la próxima generación de innovadores.
  • Estar un paso por delante de los hackers. Las amenazas de piratería informática, así como la proliferación de botnets y malware (específicamente ransomware) mantendrán a los gerentes de TI despiertos durante la noche en el presente año. Hemos visto en organizaciones que buscaban mantener la disponibilidad durante 2016, enormes cargas colocadas con grandes ataques a los servicios DNS haciendo imposible el acceso a las grandes empresas y servicios en momentos críticos. A medida que más empresas buscan proporcionar servicios digitales, los hackers estarán “mordisqueando los talones”. Más que nunca, las empresas tendrán que poner énfasis adicional en la seguridad de datos de extremo a extremo, en el respaldo y en la recuperación, para asegurar que sus servicios permanezcan disponibles para socios y clientes.
  • Más datos, más posibilidades: El centro de datos de hoy, y definitivamente el del mañana, tendrá cada vez más datos –tanto históricos como de misión crítica. Ya se trate de una afluencia de insumos de Internet de las Cosas, sistemas de negocios más complejos o cantidades cada vez mayores de conjuntos de datos existentes, la conclusión es obvia: el diluvio de datos continuará. Esto traerá beneficios a las empresas que tendrán la posibilidad de aprovechar análisis avanzados para perfeccionar sus operaciones y proporcionar nuevos servicios a los clientes. En el 2017, las empresas serán capaces de generar nuevas ideas a partir de los datos que han recogido, ayudando a pulir las decisiones y generar estrategias empresariales. Sin embargo, estas capacidades analíticas sólo darán fruto si los datos están disponibles. Para las empresas que dependen de análisis avanzado para impulsar las operaciones, cualquier tiempo de inactividad no sólo detiene la capacidad de realizar transacciones con clientes y proveedores, sino que también obstaculiza la toma de decisiones de manera informada. Las empresas tendrán que dirigir su atención en mantener la disponibilidad de sistemas de misión crítica que sustentan su análisis.

Las predicciones específicas son siempre un desafío, pero el panorama de la tecnología ofrece hoy infinitas posibilidades para que las organizaciones proporcionen grandes servicios basados en el centro de datos y en la información que alberga y entrega. La expectativa es que los datos estén disponibles bajo demanda.

Se han quedado atrás los días en que el tiempo de inactividad se consideraba una parte “normal” en los negocios.

En 2017, el centro de datos tomará el protagonismo en el escenario y será una pieza crítica de infraestructura para almacenar información y proporcionar servicios a clientes, empleados y socios por igual. Tener un plan para asegurar la disponibilidad será vital para mantener las operaciones de negocios para satisfacer –y exceder– las expectativas de los clientes y para convertirse en una empresa permanentemente activa.

_____________

El autor de este artículo, Jonathan Bourhis, es Director General de Veeam Software.