¿A qué se enfrentarán las empresas con la “nueva normalidad”?

Autor: Redacción CIO México
Categorías relacionadas:

nueva-normalidad-tienda

Ya vamos de regreso a la llamada “nueva normalidad”. Las actividades económicas se irán restableciendo poco a poco, volveremos a salir a las calles, a comprar en las tiendas físicas, a visitar restaurantes y plazas comerciales, claro, con todas las precauciones de sana distancia e higiene posibles.

Pero, ¿qué va a pasar en las empresas cuando se tengan que enfrentar a esta nueva normalidad? Tendrán que adaptar sus espacios, sus procesos de trabajo, la relación entre sus empleados, las formas de obtener recursos para fondearse y hasta la manera en que cobrarán por sus productos o servicios.

La visión de cuatro expertos en diferentes áreas puede dar un panorama más amplio sobre la manera en que las empresas y sus empleados comenzarán a adaptarse para retomar sus actividades. 

Jaime Márquez Poo, Director de Nuevos Negocios de STP, empresa participante del SPEI de Banco de México, indicó las alternativas de cobro que tienen las empresas para mantener transacciones on line o cero contacto. Marion Benítez, Directora de la plataforma de crowdfunding Cumplo México, explicó los factores económicos que las empresas deben revisar para poder tener un regreso a su productividad habitual lo más pronto posible.

Por su parte, Mario Espinosa, Vicepresidente para América Latina y el Caribe de Herman Miller, empresa de diseño y fabricación de mobiliario corporativo, escolar, clínico y para el hogar, hizo referencia a cómo las empresas tendrán que adaptar sus espacios para cumplir con normas de higiene y deberán buscar que aquellos empleados que sigan trabajando desde su casa puedan estar en condiciones óptimas para cumplir con una jornada laboral en un espacio de trabajo bien adaptado. Asimismo, Ivonne Vargas, conferencista sobre temas de recursos humanos y autora del libro Contrátame señaló que, a diferencia de otras crisis como la económica en 2008, esta transición demanda estar alerta a cuanto elemento sea previsible para cuidar la salud del colaborador y mantener un vínculo estrecho -asertivo- con quienes permanezcan en casa.

La contingencia demostró el poder del pago electrónico

Jaime Márquez Poo, de STP, empresa participante del SPEI de Banxico, dijo que la contingencia implicó mayor crecimiento para los canales de pago digitales. “A raíz de esta nueva normalidad, vemos que la gente estará abierta a medios de pago, tanto digitales como ‘contactless’, por lo que para nosotros esta oportunidad significa el poder enseñar el potencial de estos medios de pago a nuestros clientes.”

Las empresas en México deben tomar esto como una enseñanza para que puedan ofrecer sus servicios de una manera digital y sin contacto. Para regresar a la normalidad, Márquez Poo recomendó hacerlo de manera organizada y tomando precauciones tanto para todos sus colaboradores, poniendo especial énfasis en sus áreas que tienen contacto con gente.

Para poner en marcha una cobranza digitalizada existen diferentes tipos de medios de pago, más amigables, que las empresas pueden implementar. Ejemplo de ello es la domiciliación del pago de servicios, el pago con tarjeta a través de un agregador, transferencia por SPEI o CoDi. “La experiencia que tenemos en STP es que el pago por SPEI y Codi son los más económicos, se concilian en tiempo real y tienen liquidez inmediata”, explicó Márquez Poo.

Antes de la contingencia las empresas financieras estaban acostumbradas a tener canales físicos y directos con el cliente. Con esta nueva normalidad deberán evolucionar hacia canales digitales y también a ofrecer a sus usuarios diferentes opciones. Entre los beneficios que ofrecen estos medios de pago electrónicos, el directivo de Nuevos Negocios de STP destacó la posibilidad de tener un mayor alcance a sus usuarios. 

Ayudando a sus clientes, las fintechs han crecido en la pandemia

En el plano económico, la nueva normalidad también representa un gran reto para las empresas, pues muchas tuvieron que adaptarse, de manera intempestiva, ante la pandemia.

Para Marion Benítez, Directora de la plataforma de crowdfunding Cumplo México,  es fundamental que las PyME mantengan una cultura de innovación, utilicen la tecnología y se enfoquen en mantener bajos gastos y en generar  ingresos que les permitan mantener su operatividad. Por ejemplo, dijo, hay empresas que anteriormente vendían en tiendas físicas y ahora han migrado al e-commerce, venta a través de redes sociales o tiendas online. Fabricantes de ropa que ahora producen tapabocas y ropa para personal médico, restaurantes que hacen delivery de menús a tu casa o venden por plataformas digitales, clínicas migrando a consultas online, entre otros.

“Hemos visto sin duda mucha innovación que ha surgido por la pandemia y la realidad es que no se sabe con certeza cuándo podrá ser el regreso a labores, por lo que es necesario reinventarse para poder sobrevivir y crecer. Claro que no es fácil y algunas industrias y empresas lo tienen más complejo que otras, pero lo importante es adaptarse al cambio e incertidumbre que todos vivimos hoy”, aseveró Benítez.

Agregó que el sector fintech, especialmente en el rubro de créditos y préstamos,  ha sido uno de los que más crecimiento ha tenido en esta pandemia por el volumen de solicitudes que ha experimentado. Con el uso de la tecnología, las fintechs pueden dar acceso a crédito a través de una computadora sin necesidad de visitas a sucursales o contacto físico.

Las fintechs tienen una capacidad única para extender la inclusión financiera, impactar el desarrollo económico y estimular el crecimiento. “Si bien el virus puede habernos obligado a ajustar la forma en que operamos y a ajustar medidas de riesgo para protección de inversionistas, no ha detenido nuestro progreso o nuestro compromiso con esta causa, que es más importante que nunca dadas las circunstancias actuales”, concluyó Benítez.

No regresaremos a una “nueva normalidad”, sino a una “nueva realidad”

Mario Espinosa afirmó que este será el regreso a una nueva realidad, ya que no tendrá nada de normal el regreso a las labores. “Para la empresa de diseño Herman Miller, se tienen tres escenarios en un corto, mediano y largo plazo para adoptar las diferentes medidas en el trabajo.

En el corto y mediano plazo se debe lidiar con temas que tienen que ver con la higiene, la salud física y mental de las personas. Las recomendaciones de Herman Miller son muy conscientes ante el tema de inversión que deben realizar las empresas para habilitar los espacios de trabajo que cumplan con todas las normas que los diferentes organismos van a estipular: la reorganización del espacio para mantener una sana distancia, colocar una serie de elementos y barreras para que los trabajadores estén y se sientan mucho más seguros.

En el largo plazo la cultura organizacional jugará un papel fundamental para redefinir la distribución de los colaboradores en los centros de trabajo, las personas tendrán que continuar, durante mucho tiempo y en algunos casos, de manera permanente, realizando su trabajo desde casa; las organizaciones podrán optar por un enfoque híbrido del trabajo, una parte realizado en oficinas y otra desde casa.

“Para aquellas personas que se quedarán en casa se debe considerar que lo que estamos viviendo hoy en día no es propiamente un home office o trabajo en casa bien establecido, debemos de tomar en cuenta que ésta es una situación extraordinaria en la que las personas no están teniendo distractores, están todo el tiempo conectadas y se deben hacer visibles para la organización, lo cual no es sostenible para las personas a largo plazo”, advirtió Espinosa.

Las personas que opten o puedan quedarse a trabajar desde casa deben planear, lo más posible, cómo será el espacio de trabajo que van a tener en sus domicilios, asignar un lugar específico y, de preferencia, exclusivo para trabajar, con este importante análisis del espacio de trabajo se deben hacer recomendaciones de herramientas ergonómicas que permitan que una persona pueda desarrollar lo más cómodo posible sus labores.

Por ejemplo, hay que tener una silla específicamente diseñada para estar largas jornadas sentado, que permita la correcta circulación de la sangre en las extremidades inferiores, será una de las principales comodidades que se deben tener en cuenta, el espacio de trabajo en casa debe ser adecuado, atractivo y saludable, recomendó Espinosa.

La comunicación como factor clave

Para Ivonne Vargas, autora del libro Contrátame, el regreso a la nueva normalidad representa una coyuntura crítica, es decir, el momento en que la gente transita de una fase remota a -de nueva cuenta- lo presencial.

Dijo que la organización, la salud y la administración son los tres ejes que aportan confianza en el retorno a la vida laboral. “Seguridad, por ejemplo, no sólo es sinónimo de utilizar cubrebocas y mantener cierta distancia. Un empleado seguro tiene información, así que se deben desarrollar y comunicar claramente los protocolos clave de salud y de bienestar para facilitar el regreso de los colegas”. 

De manera complementaria, será útil evaluar cómo estaban y cómo están las operaciones antes y durante el cierre e identificar brechas versus “normalidad temporal”. Es un buen momento para hacer un inventario de lo que ha resultado “valioso” durante el confinamiento e identificar cómo replicarlo en esa nueva normalidad.

Para Vargas, la organización debe mantener un enfoque de equipo multidisciplinario para dirigir la continuidad del negocio, con gente en la oficina y fuera de ese espacio de trabajo. Un esquema de este tipo genera “gente hambrienta -ávida- de información” y consejos, por lo que el primer paso es seleccionar los canales y las herramientas para que ambas partes estén conectadas, así como para informar sobre salud, expectativas de trabajo, nuevas regulaciones, métricas, etcétera.  

Las aplicaciones interactivas, por ejemplo, pueden jugar un rol importante como herramienta para integrar y como canal de comunicación. 

La importancia del compromiso del liderazgo y la comunicación con colaboradores, clientes y otros grupos de interés sobre cómo responde a la pandemia, no debe subestimarse. Hay que mantener una comunicación activa, tener claridad sobre las expectativas de conducta en los equipos y en torno al cumplimiento del distanciamiento físico y las medidas de higiene, sugirió la autora. 

“Si los líderes en la empresa no dan el 100% de su respaldo a la incorporación de los colaboradores, y lo hacen en forma visible (comunicándose),  esto será un fracaso. Será un ‘aprendizaje cero’ tras el confinamiento”, aseveró Vargas. 

Deja un comentario