Un año más como CIO, ¿un año menos de existencia de su empresa?

Categorías relacionadas:
Administración de proyectos, Blog, Destacado, Estrategia CIO, Movilidad, Perfil CIO, Personal TI, Rol del CIO, Tendencias

Imaginémonos que nacimos en 1900, han transcurrido 30 años y al llegar a la oficina nos enteramos por un artículo en el periódico que la esperanza de vida en México en 1930 es de 33 años para el hombre y 34.7 para la mujer. Recargado en su sillón, piensa usted: “¡Vaya, de acuerdo con las estadísticas, sólo me restan tres años de vida!”.

Si contrastamos nuestra existencia actual con esa época, usted y yo estadísticamente no estaríamos vivos. En aquel entonces las enfermedades respiratorias, intestinales y los homicidios formaban parte de la debacle mexicana, ni siquiera vivíamos lo suficiente para tener problemas cardiacos, diabetes e incluso el cáncer como ocurre hoy. La esperanza de vida del mexicano actual es de casi 80 años.

En contraste con lo anterior, el Índice Standard & Poor´s 500 –que enlista a las empresas más grandes que poseen acciones en las bolsas NYSE o NASDAQ– reveló que en el 2016 el promedio de vida de las 500 era de 18 años. Los pronósticos es que seguirá disminuyendo la vigencia de las empresas y en el 2021 será tan sólo de 12 años.

¿Cuál debe ser, amable lector, la lección que debemos aprender del contraste de vida del humano que crece y el promedio de vida empresarial que decrece?

Pensemos qué pasará en México con los changarros, las tiendas, los pequeños negocios con la obligatoriedad de los CFDI (comprobantes fiscales digitales por Internet), antes en el régimen de Repecos (Régimen de Pequeños Contribuyentes) no requerían una contabilidad, ni emitir facturas y la formalidad requerida, a partir del RIF (Régimen de Incorporación Fiscal) y no obstante la exención gradual en ciertos impuestos hasta llegar a los 10 años, muchos negocios no han calculado el costo contable y administrativo que conlleva. En mi opinión el trabajo informal continuará porque el gobierno no ha encontrado la forma de hacerlos entrar en cintura, pero todos los pequeños establecimientos con el control digital gubernamental, tenderán a desaparecer, viviremos en un México que, en semejanza a los países del primer mundo, sólo las cadenas subsistan y los negocios se aglutinen en plazas o galerías.

Un ejemplo más para reflexionar es Tesla, que en el 2017 pondrá en el mercado su Model 3 a un precio de 35,000 dólares, pero la tercera etapa de Elon Musk es llegar con un coche a las masas, ¿cuándo?, ¿será en 2019 o 2022?, ¿costará 120,000 pesos?

Tesla y sus competidores venderán autos que no necesitarán bujías, aceite e incluso prescindirán de la transmisión, ¿qué pasará con el mundo automotriz y toda su economía satélite?, ¿qué pasará con el consumo de gasolina y la forma que afectará a las gasolineras?, ¿tendrán que complementar su servicio con etanol, con electrolineras o acaso desaparecerán?

Ahora es el momento de preguntarnos cuándo aparecerá un cambio disruptivo en nuestra industria, ¿iremos a formar parte de él?, ¿nuestros servicios o productos se volverán pronto obsoletos?, ¿cuántos años tiene nuestro modelo de negocio? Y si sigue siendo sostenible, ¿podremos seguir haciendo lo mismo que en los últimos 20 años?, ¿cambios regulatorios afectarán a nuestro mercado?, ¿cuánto ha decrecido la rentabilidad en nuestro sector?, ¿nuestro trabajo lo podrán hacer a distancia?, ¿la tecnología reemplazará nuestro trabajo?, ¿afrontaremos bien la transformación digital?, ¿podemos ser reemplazados?

Leí que el 70% de los niños de primaria trabajarán en empleos que hoy no existen y además que los nacidos a partir del 2000 su esperanza de vida sería al menos de 100 años. ¿Estaremos preparados para vivir esto y habremos aprendido a lidiar con el cambio? ¡Mis mejores deseos para usted en este 2017!

Leer más...



La Realidad Virtual y el CIO

Categorías relacionadas:
Administración, Administración de proyectos, Aplicaciones, Aplicaciones, Blog, Cómo hacerlo, Colaboración, Desarrollo, Estrategia CIO, Innovación, Lo más reciente, Mejores prácticas, Mejores prácticas, Movilidad, Movilidad, Movilidad, Movilidad, Principal, Productividad, Rol del CIO, Tendencias, Tendencias, Tienda de aplicaciones, Transformación digital, Transformación digital, Transformación digital

realidad-virtual-cio-710x434

logo-15-años-CIO-Mexico-215x173En 1840, uno de los más grandes genios británicos inventó el estereoscopio, palabra difícil de pronunciar, pero que sirvió de base para el desarrollo de la Realidad Virtual. Sir Charles Wheatstone (su creador) logró dar al mundo un dispositivo que engañaba a nuestro cerebro creando una ilusión de profundidad con una imagen, fotografía o película.

Después del estereoscopio surgieron otros inventos, y en 1965 se publicó un artículo titulado “The ultimate display”, escrito por Ivan Sutherland, pionero de Internet, en el cual se aludía a que las pantallas nos asoman a un mundo diferente al real. En 2003, otro hecho relevante fue la aparición de “Second Life”, el famoso juego en tercera dimensión (3D), donde los usuarios podían crear una vida virtual paralela a la real. La tecnología ha añadido a las imágenes en 3D experiencias sensoriales que complementan la experiencia.

estereoscopio

El estereoscopio de Charles Wheatstone.

Hoy Samsung, Google y por supuesto Microsoft han liderado el mercado de la Realidad Virtual que, según Goldman Sachs, se estima en mil millones de dólares a nivel mundial. Para 2020, se calcula que la cifra llegará a 150 mil millones de dólares.

Gracias a la Realidad Virtual o VR, empresas como Samsung han digitalizado cenotes y zonas arqueológicas en el estado de Yucatán. Google cuenta con su programa beta llamado Expeditions, en el cual los estudiantes pueden realizar excursiones sin dejar su salón de clases guiados por el profesor. Más de medio millón de estudiantes lo han usado y ya está disponible en México la app. De esta manera, vemos que la cultura y el conocimiento se vuelve asequible y listo para que más cantidad de personas lo usen.

Asimismo, Google liberó los planos de sus Cardboard, que pueden ser fabricados por uno mismo, y con sólo añadir un teléfono inteligente que tenga giroscopio y acelerómetro, pueden ser usados para descargar las app disponibles en los Market y llevarlo a interesantes experiencias.

¿Por qué hablar de Realidad Virtual a los CIO? Hoy se discute que puestos como el CMO podrían estarle arrebatando la innovación al área de Tecnología, debido a que muchos de los avances de forma natural se puede acomodar al Marketing. Pero, ¿acaso es la única área que los puede aprovechar?

Creo que la respuesta es “no”. Los tiempos que vivimos exigen la creatividad necesaria para aprovechar su uso en varias áreas de nuestras organizaciones. He aquí algunos ejemplos prácticos:

  • Si su organización es de servicio, la VR podría aplicarse para compartir tours virtuales en donde se pudieran demostrar casos de éxito aplicados en el entorno real. En la empresa donde trabajo, por ejemplo, compartimos con nuestros clientes recorridos de paneles solares que, por su sola ubicación en la planta alta, son de difícil acceso, pero con la VR se vuelven viables.
  • Recorridos de su planta de producción que hablen de su base instalada.
  • Recorridos por su Centro de distribución que genere compromiso con los colaboradores.
  • Capacitación en diversas áreas que hacen que lo envolvente del VR sea propicio para crear improntas que sirvan de retención al colaborador.
  • Mostrar showrooms virtuales de sus productos, para ahorrar dinero en bienes raíces.

Falta espacio para seguir refiriendo otros ejemplos, pero estoy seguro que usted encontrará usos que le permitan sacar provecho de una tecnología que no es del “del futuro”, sino que debemos usarla ya en nuestro presente.

Leer más...



Usos de la Realidad Aumentada y el CIO

Categorías relacionadas:
Administración de proyectos, Aplicaciones, Aplicaciones, Aplicaciones, Aplicaciones, Blog, Cómo hacerlo, Colaboración, Consumerización, Desarrollo, Estrategia CIO, Innovación, Lo más reciente, Lo más reciente, Medios sociales, Movilidad, Movilidad, Movilidad, Movilidad, Notebooks, Principal, Productividad, Rol del CIO, Software empresarial, Tablets, Tendencias, Tendencias, Tienda de aplicaciones, Ultrabooks

realidad-aumentada

logo-CIO-15-anos-215x173Previo a unas vacaciones de hace tres años, buscaba yo alguna aplicación móvil que me ayudara a identificar el edificio o monumento histórico que tenía frente a mí mediante una imagen, a semejanza del proyecto que Google lanzó –y después canceló– que hacia precisamente eso.

Conseguí entonces la Explorer 360°, curiosa aplicación basada en iOS que trabaja como una audioguía, ubicando la posición geográfica del usuario y la cercanía de éste con monumentos y edificios relevantes. La app incluye una cámara que, al activarla, permite ver con Realidad Aumentada y por medio de etiquetas, los lugares históricos que vale la pena visitar, los metros o kilómetros que distan para llegar a ellos y su localización en el horizonte.

Si usted usa esta app en Europa, virtualmente “tiene la historia en sus manos” para donde voltee; en México, los lugares relevantes registrados en la app se reducen de manera considerable.

Expongo ahora este recuerdo porque, al cabo de tres años, se ha desatado un furor inusitado en todo el mundo por el uso de Pokémon Go, una aplicación que aprovecha precisamente la Realidad Aumentada para “capturar” personajes de esa serie japonesa.

Incluso han surgido ideas para sacarle provecho a este juego: algunas empresas invierten dinero para que en su establecimiento aparezca algún Pokémon, o bien, se conviertan en Pokestop o Pokegym para atraer clientes reales o potenciales.

Los creadores de esta aplicación móvil ya venden espacios publicitarios, mientras que algunas autoridades gubernamentales y promotores turísticos vislumbran nuevas oportunidades, ya que el juego puede invitar a los usuarios a hacer recorridos por monumentos y edificios históricos.

Sabemos que, a diferencia de la Realidad Virtual –donde un casco o lentes nos transportan a un espacio diferente al real–, la Realidad Aumentada aprovecha nuestro entorno para sobreponer objetos. Por muchos años se habló de ello, pero ahora se ha vuelto asequible.

Esto abre oportunidades a las áreas de TI para que promuevan ideas y que los clientes vivan una experiencia efectiva con la empresa o marca. Siguiendo este propósito, a continuación les comparto algunas sugerencias sobre sus posibles usos:

Catálogos Virtuales. Mediante el uso de la Realidad Aumentada, los productos que ofrece una empresa pueden ser “representados” en el sitio real, donde el cliente tiene la posibilidad de confirmar su preferencia.

Capacitación. Los espacios reales pueden aprovecharse ahora para simular la instalación de algún producto, la forma cómo debe usarse o colocarse correctamente, la dirección física donde se puede adquirir y más.

Virtual Dressing Rooms. Gracias a esta herramienta, los clientes pueden ver cómo les quedará la ropa o los accesorios que les interesa adquirir.

Ubicaciones geográficas. Tal como lo expuse al referirme a la app de Explorer 360°, ¿cuántas veces le hubiera encantado que, al estar en un gran centro comercial, “alguien” le dijera hacia qué dirección caminar? ¿Qué tal si pudiéramos orientar de la misma forma al trabajador o a los visitantes en una planta?

Carteles virtuales. Usted podría desarrollar una app donde, al apuntar la cámara del teléfono móvil, le aparecieran al usuario imágenes publicitarias, ofertas, carteles explicativos, demostraciones… Las posibilidades de venta serían enormes.

Juegos. También es posible crear emociones en el cliente o colaborador y asociar nuestra marca con la experiencia que él tenga. Así, con sólo apuntar con su celular a nuestro logo, podrían aparecer personajes u objetos que se mezclen con la realidad.

Difusión de contenido. Con el uso de Realidad Aumentada en revistas, folletos, fachadas de edificios, etc., el usuario móvil puede tener acceso a videos, artículos e imágenes relacionadas con el contenido que le interese. Como pueden ver, las posibilidades de aplicación son infinitas.

Me despido con una frase de mi cuenta de Twitter @mijaelavila: “En el futuro habrá una explosión de música, arte, cultura, ciencia, ingeniería…”: Ray Kurzweil #frases.

Leer más...



Small Data: la importancia de los pequeños detalles

Categorías relacionadas:
Administración, Administración de proyectos, BI y analítica, Big Data, Blog, Cómo hacerlo, Destacado, Estrategia CIO, Management

Imaginémonos usando un ascensor en uno de los edificios más altos de México. En la planta baja, usted lo aborda junto con otras tres personas. La incomodidad que se siente al estar en un lugar tan pequeño provoca que, de inmediato, todos miren hacia la puerta. Usted va al piso 36 y, a medida que asciende, entran más y más personas. La sensación de incomodidad se ha incrementado; su espacio personal está siendo invadido y su deseo de salir del elevador se incrementa.

¿Qué sucedió durante el trayecto? ¿Saludó usted a las personas que abordaron al inicio? Si alguien estornudó, ¿usted le deseó “salud”? Quienes iban abordando, ¿saludaban a los ocupantes? Los que salían, ¿se despidieron? Las personas dentro del elevador, ¿iniciaron una conversación? ¿Cruzó usted la mirada con alguien? ¿Le pareció impertinente que en ese pequeño espacio dos personas hablaran?

Tal vez estas preguntas no tengan sentido, pero ¿se habrá percatado que existen protocolos tácitos en diferentes países para el uso del elevador? Por ejemplo, si usted aborda un ascensor en algunos países de Europa, es bien visto que no salude, e incluso que no intercambie gestos, no obstante que usted conozca a alguien. Allá, el silencio es un signo de respeto. Por el contrario, en Estados Unidos saludar o sonreír al abordar un elevador es bien visto. Si usted observa que alguna persona tiene un ramo de flores o encuentra a una chica vestida de novia, sería de muy mala educación que no hiciera un comentario entusiasta.

Usted, amable lector, tal vez se preguntará: “¿Y todo lo anterior para qué?”. Permítame hacerle una pregunta: Si su empresa fuera fabricante de elevadores, ¿cree usted que los detalles mencionados pudieran serle de utilidad? ¿Sería benéfico conocer las diferencias –a veces sutiles– que tiene cada cultura? Pequeñas acciones de las personas pueden darnos indicios valiosos. Es por ello que conviene pensar en el Small Data.

¿Cómo aplicarlo?

En los noventas, la empresa Lego –preocupada porque los nacidos en la era digital se distraían con facilidad debido a la inmediatez tecnológica– provocó cambios al interior de la compañía. Surgió entonces una pensamiento “aparentemente” genial: hacer crecer las piezas de Lego y crear juegos más simples que atendieran a esa generación. ¿El resultado? Pérdida en ventas.

La empresa encargó un estudio mundial para encontrar una posible solución. Hubo muchos pequeños datos encontrados y uno de ellos fue una pregunta hecha en la habitación de un adolescente: “¿Cuál es tu principal trofeo?”. La respuesta fue sorpresiva: “Unos tenis viejos desgastados de las orillas”. Al preguntarle la razón, el entrevistado dijo que éstos representaban las horas dedicadas a la patineta y que por ende le habían hecho un experto.

Con estos y otros datos, Lego volvió a crear sus piezas pequeñas, inventó juegos más complejos que requerían mayor cantidad de elementos y logró regresar a sus clientes la sensación de expertise. Una vez más, el Small Data ayudó a la sobrevivencia de una marca.

Kevin Roberts, de la agencia de publicidad Satchi & Satchi, afirma que las grandes marcas o evocan respeto por su desempeño, o evocan amor. Duracell y Cisco son de las primeras, Apple y Disney provocan lo segundo. En una época como la nuestra, donde el manejo del silicio, la reducción de los procesadores y la capacidad de almacenar grandes volúmenes de información permitió el surgimiento del Big Data –que aprovecha todo lo anterior para su análisis–, vale la pena pensar y ejercitarnos en observar los pequeños detalles que el Small Data nos ofrece.

Si gusta profundizar en el tema de Small Data, busque el libro del mismo nombre escrito por Martin Lindstrom. Me despido con una frase de mi Twitter @mijaelavila: “Supongo que mi formula podría ser: sueña, diversifícate y nunca pierdas los detalles. Walt Disney #frases”.

Leer más...



El CIO, la comunicación y las redes sociales

Categorías relacionadas:
Blog, Cómo hacerlo, Colaboración, Del día, Estrategia CIO, Lo más reciente, Lo más reciente, Medios sociales, Medios sociales, Movilidad, Redes Sociales, Redes sociales, Rol del CIO, Software empresarial, Tendencias, Tendencias, Tips

Carlos estaba desencajado porque tenía una cita familiar y probablemente llegaría tarde. Su esposa Marta estaba fuera del garaje viendo su iPhone y esperando a sus dos hijos. Súbitamente ellos salieron corriendo y abordaron la camioneta. Marta estaba absorta consultando su dispositivo móvil y ni siquiera escuchó cuando se cerró la puerta del vehículo familiar, por eso se sobresaltó cuando Carlos sonó la bocina y con grandes aspavientos le hizo señas para que se apurara.

Al subirse a la camioneta, Marta recibió el clásico reclamo de su marido: “¡Se nos hace tarde y tú… viendo el Facebook!”. Ella espetó: “Es que mi prima posteó que Susanita se fracturó el brazo, y le expresé cuánto lo siento, y le pregunté si algo se le ofrecía…”. Carlos avanzó con el ceño fruncido. Marta no entendía la falta de sensibilidad de su esposo ante el accidente de su sobrina.

Muy seguro estoy, amable lector, que la historia anterior la ha vivido o al menos presenciado. Pero, ¿por qué Facebook, WhatsApp, Snapchat, etcétera, han trastocado tanto nuestras vidas? En mi humilde opinión, han sido la plataforma tecnológica perfecta para establecer una buena comunicación a través de lo que John Barnes definió como “Redes Sociales”. Cabe destacar que lo hizo en 1854 y lejos de ser un término tecnológico es un término antropológico.

El gran problema es que las redes sociales han penetrado en nuestras vidas de una forma desenfadada y hasta descortés, y han provocado que aquellas personas que nunca gustaron de la tecnología ahora reclamen su derecho de tener el mejor smartphone para estar “mejor” comunicadas.

Las redes sociales han tenido un éxito brutal en la vida moderna e incluso han provocado que la gente lea hoy más que en el pasado (ojo, no escribí que leen “mejor literatura” que en el pasado) y si esto es así, ¿por qué no se ha aprovechado en un sentido laboral?

¿Acaso podríamos invitar a unirse a los consultores externos, programadores, dueños del proceso y ejecutivos relacionados con el proyecto de CRM o Big Data a un grupo de la Red Social empresarial?¿Cuánto tiempo nos podríamos ahorrar al evitar que se nos reenvié el correo en el cual no fuimos incluidos? ¿Cuántos correos evitaríamos borrar en los que sólo estamos incluidos para salvaguardar “que fuimos tomados en cuenta” y que a la postre ni leemos?

¿Hay una sobrexposición de información?, sí; ¿tenemos muchas fuentes que nos la proveen?, sí; ¿deberíamos hacer algo?, ¡sí! Qué importante es usar concienzudamente las Redes Sociales empresariales, las cuales están aniquilando al correo electrónico. No en balde el 80% de las 500 empresas de Fortune las emplean.

¿Resistencia al cambio entre tecnólogos?, la hay. Por ello, nos conviene hacer un alto, replantear nuestra estrategia de comunicación y entender que el correo y el teléfono son cosas del pasado, y que así como aparecen las alertas de Foursquare, WhatsApp, etcétera, también deben aparecer las alertas de nuestra red Social Empresarial en nuestro smartphone y aún en nuestro reloj, pero de forma inteligente, siguiendo a grupos, temas y personas de nuestro interés y, dependiendo su importancia, configuremos la periodicidad de tales alertas.

Me despido con una frase de mi Twitter @mijaelavila: “Al ser humano no le gusta cambiar; por ello, el gasto de oxígeno y glucosa tampoco le gusta a nuestro cerebro”.

Leer más...