Banregio

Autor: Editor CIO ...
Categorías relacionadas:
Del día, Estrategia CIO, Innovación, Lo más reciente, Lo más reciente

En 2009, Banregio incursionó en la Web 2.0 con el desarrollo de un blog y una red social interna, mejorando la comunicación interdepartamental. Por otro lado, automatizó procesos internos para resolver los flujos de trabajo. En ambos casos fueron utilizadas herramientas “open source” por la flexibilidad que éstas brindan.
Basada en Drupa, la red social fue planeada por la Dirección de Sistemas y Tecnología, a cargo de Elías Perry Arizpe, y la Dirección de Recursos Humanos. Su desarrollo tardó medio año. La primera parte liberada permitía sólo compartir experiencias y fotos; ya con la segunda parte se ligaron los eventos del banco (sociales y no sociales) para publicarlos, y se comenzó a transmitir la cultura institucional (visión, objetivos).
“Hicimos concursos a través de la red social para incentivar a la gente a que la usara. De 60 usuarios en los primeros meses pasamos a 1,200. Es una herramienta muy fuerte de comunicación entre Recursos Humanos y el personal del banco”, afirmó Elías Perry.
Para resolver los flujos de trabajo generados por la dispersión geográfica (Banregio tiene presencia en 30 ciudades del país en nueve Estados), la Dirección de Sistemas automatizó con ayuda de ProcessMaker la Originación de créditos (automotriz, hipotecario, tarjeta de crédito y crédito al consumo), pudiendo procesar 10 veces más; las Aclaraciones de clientes (relacionadas con tarjetas de débito, créditos y todo el negocio de captación del banco); entre otros procesos internos.
“Cambiamos nuestra filosofía, basándonos en un BPM; sobre él pusimos nuestra infraestructura para que sirva de pilar para hacer todo en ‘work flow’. Todos los procesos queremos llevarlos hacia allá, pero para implementar esta herramienta primero necesitamos tener un banco orientado a procesos, que es en lo que estamos trabajando. Hay más de 10 macro procesos que queremos automatizar, estamos analizando cómo hacerlo”, concluyó.