¿Qué futuro le espera al IoT ante las crecientes amenazas a la seguridad?

Categorías relacionadas:
Administración, Administración de proyectos, Administración del riesgo, Amenazas, Cómo hacerlo, Continuidad, Continuidad de negocios, CSO, Destacado, Estrategias, Identidad y Accesos, Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas, Internet de las Cosas, Internet de las Cosas, Inversiones, Lo más reciente, Lo más reciente, Malware y Amenazas, Movilidad, Políticas y normas, Protección, Protección de datos, Seguridad, Seguridad, Seguridad, Tecnologías, Tendencias, Tips

iot-ataques-seguridad

La implementación de dispositivos Internet de las Cosas (IoT) es cada vez mayor en las compañías, sin embargo, el término “Internet of Things” está asociado con los dispositivos WiFi conectados a Internet, tales como DVRs, cámaras IP o monitores inteligentes para bebés y de cierto modo, crea mucha confusión.

Leer más...



Autos sin conductor circularán en el 2021: CEO de Nvidia

Categorías relacionadas:
Aplicaciones, Cómo hacerlo, Del día, Desarrollo, Destacado, Inteligencia Artificial, Inteligencia Artificial, Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas, Internet de las Cosas, Internet de las Cosas, Lo más reciente, Lo más reciente, Movilidad, Movilidad, Movilidad, Movilidad, Movilidad, Tendencias, Tendencias

auto-autonomo-nvidia

Jensen Huang, CEO y cofundador de Nvidia, vislumbró que los automóviles 100% autónomos llegarán a la carretera en un plazo de cuatro años.

La compañía, que tradicionalmente se ha dedicado al desarrollo y la fabricación de unidades de procesamiento gráfico (GPU), está ahora expandiendo su negocio a áreas como la inteligencia artificial, coches autónomos y criptomonedas.

“Las criptomonedas y Blockchain están aquí para quedarse. Con el tiempo este mercado crecerá. Está claro que las nuevas monedas llegarán al mercado y está claro que los GPU son fantásticos en criptografía. El GPU está muy bien posicionado”, afirmó Huang al sitio Coindesk, especializado en información sobre blockchain. Según el directivo, los ingresos por esta vía alcanzaron los 100 millones de dólares en el último trimestre.

En cuanto a la conducción autónoma, marcas como Volvo y Toyota han cerrado acuerdos con la compañía. Además, el gigante chino Baidu anunció que su plataforma de conducción autónoma para el mercado de ese país utilizará la tecnología de Nvidia.

Tal y como destaca Reuters, estos esfuerzos en la diversificación del negocio provocaron el crecimiento del 170% del valor de sus acciones, lo que ha impulsado su valor de mercado hasta los 116,000 millones de dólares.

Nvidia ingresó 2,230 millones de dólares en el último trimestre fiscal reportado, lo que supone un crecimiento del 56% con respecto al mismo período de hace un año.

Leer más...



La paradoja de la conectividad: ¿de verdad vamos hacia un “solo México” hiperconectado?

Categorías relacionadas:
Administración, Administración de proyectos, Aplicaciones, Aplicaciones, Aplicaciones, Cómo hacerlo, Colaboración, Consumerización, Consumerización, Desarrollo, Internet de las Cosas, Internet de las Cosas, Inversiones, Lo más reciente, Lo más reciente, Movilidad, Movilidad, Movilidad, Movilidad, Movilidad, Principal, Productividad, Reportes e investigaciones, Smartphones, Tablets, Telecomunicaciones, Tendencias, Tendencias, Tienda de aplicaciones

paradoja-conectividad

En la década de los sesentas la sociedad mexicana fue referida como la de “Los Dos Méxicos”, en donde contrastaban uno moderno, industrializado y urbano, beneficiario de las grandes obras de infraestructura y materializado en la creciente clase media. El otro, eminentemente rural, marginado, carente sobre todo de esos beneficios de la modernidad.

Desafortunadamente, a poco más de cinco décadas, es posible retomar esa caracterización basada en la conectividad. De manera que en la actualidad se identifican dos tipos de mexicanos: conectados y desconectados.

En efecto, la realidad es que aún un segmento significativo de la población mexicana de 6 años en adelante (41 millones de mexicanos en 2016), se encuentra en condición de desconexión, de acuerdo con cifras de la Asociación de Internet.mx. Esto implica que 47% de los mexicanos cuentan con capacidades limitadas (dispositivo de acceso y conectividad) para la apropiación oportuna de contenidos informativos, culturales, educativos, productivos o bien de relacionamiento social.

Ser “ciudadanos digitales”, el objetivo

El elemento aspiracional y de derecho consagrado en el artículo sexto de nuestra Carta Magna es lograr que todos los mexicanos entremos a la clasificación de ser ciudadanos digitales. Sin embargo, ese diferencial adicional luce como el más difícil de conectar, por razones de falta de cobertura, habilidades/educación digital y de poder adquisitivo, entre otras causales.

Realizar un ejercicio de prospectiva sobre el futuro de la conectividad en los próximos cinco, diez o quince años puede resultar muy sencillo en primera instancia. Tomando en cuenta que los esfuerzos y mecanismos de política pública enfocados en la conectividad universal, así como la regulación para la gestación de competencia efectiva en el mercado de banda ancha, harán que el acceso a Internet aumente entre la población en términos absolutos.

Lo que implica que, no importando el plazo, es de esperarse que exista un escenario favorable en la conectividad, de tal manera que los niveles de adopción continuarán aumentando a un ritmo constante en el tiempo. Sin duda este entorno de conectividad detonará mayor bienestar social, desarrollo y crecimiento económico en términos absolutos, de manera similar a los resultados generados por el fenómeno de la revolución industrial en su momento.

Sin embargo, esto no implica que necesariamente se trate de un desarrollo incluyente o similar en términos relativos. Es decir que el acceso a Internet por sí mismo no es la solución para reducir la brecha de conectividad que actualmente divide al país en “dos Méxicos” que difieren en el grado de alfabetización digital y en capacidad de acceso al cúmulo total de la oferta de servicios tecnológicos.

¿En qué fase estamos?

Actualmente nos encontramos en una fase de reconfiguración en que se conjuntan, por un lado, el rápido surgimiento de nuevas tecnologías y el crecimiento sostenido del mercado de las telecomunicaciones, y por el otro, sustanciales reformas regulatorias.

Esto es algo muy positivo, sin embargo, la pregunta permanece: ¿será que verdaderamente nos estamos apuntalando hacia la meta de la conectividad universal y equitativa para todos?

En términos relativos, se podría decir que en el mediano plazo (es decir que ya está en fase de gestación) encontraremos un escenario en el que por un lado habrá individuos hiperconectados quienes además de contar con una conexión permanente y ubicua a la red, indudablemente contarán el poder adquisitivo y los conocimientos necesarios para disfrutar a plenitud los beneficios que generan las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Este segmento de la población se vería beneficiado día con día por el Internet de las Cosas, las ciudades inteligentes, el almacenamiento en la nube, la conectividad móvil avanzada y en general, se encontraría siempre conectado, siguiendo las últimas tendencias tecnológicas. 

Tenencia de smartphones de gama alta y tabletas por NSE
(Proporción de la población, %)

grafica-conectividad

Realidades de “los dos Méxicos”

Esta es una realidad que comienza a hacerse visible en las métricas de acceso a dispositivos y servicios de conectividad. Por ejemplo, a pesar de que la penetración de teléfonos inteligentes (smartphones) entre líneas móviles asciende a una razón de 85.0% en la primera mitad de 2017 –de manera tal que en todos los segmentos de la población en términos de nivel socioeconómico (NSE) la mayoría cuenta con un dispositivo–, aún se registra un elevado diferencial en el acceso a equipos de gama alta que cuentan con los elementos tecnológicos más avanzados y de aprovechamiento óptimo de la conectividad disponible.

Mientras que en NSE medio alto (C+) y altos (A/B) la adquisición de estos equipos alcanza a 4 de cada 10 poseedores, en la base de la pirámide (NSE bajos: D+/D/E) esta es una realidad tan sólo para 1 de cada 100 de los usuarios. Estos indicadores son similares en torno a la tenencia de tabletas, ya que la disparidad entre NSE A/B (66.3%) y D+/D/E (11.4%) es cuantiosa y equivalente a 54.9 puntos porcentuales (pp.). Una circunstancia análoga se podría comenzar a gestarse en el acceso a otros dispositivos de conectividad (smartwatches, smart speakers, etc.) y servicios de conectividad de nueva generación (4G-LTE y próximas generaciones).

Estas diferencias son atribuibles en lo principal a una menor capacidad adquisitiva y a una comprensión y habilitación limitada de los beneficios potenciales de la conectividad y los nuevos dispositivos tecnológicos.

La base de la pirámide social es un grupo que, a pesar de integrarse cada vez más a una sociedad digital, no cuenta con los recursos, hábitos, habilidades y/o la formación adecuada para hacerse beneficiario efectivo de la derrama de bienestar generada por las TIC.

¿Qué podemos esperar?

Es a partir de lo anterior que es posible anticipar que los beneficios del México conectado no serán para todos. Si bien los niveles de conectividad permearán a una gran mayoría de la población, podríamos hablar también de una paradoja de la conectividad que implica un México conectado disfuncional, es decir uno en el que, a pesar de contar con una conexión a Internet, será ajeno a las tendencias tecnológicas más recientes.

A pesar de que tenemos al frente grandes oportunidades para disminuir la brecha existente entre “los dos Méxicos”, el dotar con acceso a la red a una mayor proporción de la población no es suficiente. Así se reportase una tasa de conectividad equivalente a 90% de los habitantes del país, lo más importante es que cada una de estas conexiones sea efectiva y verdaderamente derive en mayores niveles relativos de bienestar social.

No se trata únicamente de cantidad, sino también de calidad y capacidad equitativa.

Es decir, que lo verdaderamente fundamental no es que exista una mayoría conectada, sino que cada acceso a Internet venga acompañado de nuevas oportunidades para los ciudadanos y se materialice una realidad más equitativa en la que sea identificado un solo país. Un sólo México hiperconectado.

––––––––––––––––––

Por Radamés Camargo, analista de The Competitive Intelligence Unit, radames.camargo@theciu.com

Leer más...



¿La carga inalámbrica acorta la vida útil de la batería en smartphones?

Categorías relacionadas:
Cómo hacerlo, Destacado, Internet de las Cosas, Internet de las Cosas, Lo más reciente, Lo más reciente, Movilidad, Movilidad, Movilidad, Movilidad, Smartphones, Tendencias, Tendencias

carga-inalambrica-bateria

Con la adopción masiva de la carga inalámbrica que contempla ya la nueva generación de smarpthone, muchos usuarios se plantean dar el salto a una vida sin cables. Veamos las ventajas e inconvenientes.

Apple ha sido el último en ofrecer carga inalámbrica en los nuevos iPhone 8 y X sumándose así a compañías como Samsung, LG, Lenovo, o HP, que ya lo contemplaban previamente.

La compañía estadounidense se ha decantado por utilizar la especificación Qi, que utiliza la tecnología de carga inductiva, para su gama iPhone 8 y iPhone X. Samsung, por su parte, se comprometió a la misma especificación para sus Galaxy por lo que, en total, son más de 90 los modelos de teléfonos inteligentes que utilizan la tecnología Qi, convirtiéndose en la más popular de los tres estándares de la industria. 

Carga inalámbrica, ¿dónde?

Además de las estaciones de carga de escritorio (típicamente presentadas en forma de pequeñas almohadillas de carga), el mercado automotriz también ha adoptado la carga inalámbrica en los vehículos. Casi 80 modelos de automóviles –desde Audi, Chevrolet y KIA hasta Hyundai, Nissan y BMW– ofrecen carga inalámbrica en sus vehículos, basada en la especificación de carga electromagnética Qi

En todo el mundo, se estima que hay más de 5,000 puntos de carga Qi públicos, según el Wireless Power Consortium (WPC), la entidad encargada del estándar Qi.

Grandes marcas como McDonald’s, Marriott, Ibis y otros han instalado Qi en sus sedes o restaurantes. Aeropuertos, como Heathrow de Londres, Philadelphia y otros alrededor del mundo, tienen estaciones de carga de Qi. Y empresas como Facebook, Google, Deloitte, PwC y Cisco han construido Qi en sus oficinas corporativas.

Esperando a Apple

“En los últimos años, uno de los mayores retrasos para los fabricantes que deseaban introducir soluciones de carga inalámbrica, especialmente en el mercado automotriz, era descubrir qué estándar elegiría Apple para sus iPhone “, explicó Vicky Yussuff, analista principal de IHS. “Ahora que Apple decidió utilizar el estándar Qi, los envíos de transmisores en el mercado automotriz se incrementarán considerablemente”, destacó el analista.

El hecho de que Apple se haya inclinado por el estándar Qi de carga inalámbrica, facilita a los proveedores de cargadores en infraestructura pública proporcionar soluciones de carga adecuadas que funcionen con un gran número de dispositivos, señaló Yussuff.

Apple también lanzará su propia estación de carga inalámbrica AirPower, aunque dejó claro que no llegará antes de 2018. Ésta permitirá cargar hasta tres productos de Apple a la vez, incluyendo los dispositivos iPhone, Apple Watch y Apple AirPo.

En conjunto se espera que el mercado de la energía inalámbrica crezca a mil millones de unidades receptoras en el 2020, según IHS.

La encuesta del mercado de consumo 2016 realizada por IHS Markit mostró que una de cada cuatro personas ha utilizado la carga inalámbrica, y más del 98% de ellos elegiría la función de nuevo en su próximo teléfono. Tanto la demanda de consumo de la función, como el volumen de dispositivos habilitados, están haciendo que el hábito crezca cada año.

Durante varios años, restaurantes, cafeterías y aeropuertos han experimentado distintas soluciones de servicio de carga de batería inalámbrica como deferencia para sus clientes. Al fin y al cabo, es un extra que llega para complementar otros servicios como el prestado mediante la conectividad inalámbrica WiFi. 

¿Es malo dejar el móvil sobre el dispositivo de carga todo el día?

Siendo tal la facilidad de carga a través de la tecnología inalámbrica, ¿es malo que la batería de su dispositivo móvil esté cargándose de manera continua sin el procedimiento de cable más tradicional?

Venkat Srinivasan, director del Argonne Collaborative Center para la Ciencia del Almacenamiento de Energía (ACCESS), dijo que aunque los smartphone han avanzado mucho en este sentido, hasta el punto de identificar cuándo la batería se encuentra al 100% de su carga para cortar la conexión, la electrónica utilizada en métodos inalámbricos podría afectar las celdas y acelerar su degradación.

“Francamente, cuanto más te aproximas a la carga completa (con porcentajes de 90%, 95% o 100%), más degradación surgirá por parte de la batería”, advirtió. 

El daño de la carga completa de la batería se ha reducido con el tiempo con sistemas de gestión más sofisticados, y aplicando mejoras incrementales en la propia tecnología de células de las baterías. Por ejemplo, en 2007, cuando Steingart era un estudiante graduado, exponer una batería varias veces a 4.2 voltios significaba “una muerte temprana”, destacó el directivo de ACCESS. Hoy en día, dijo, el mismo daño requeriría de utilizar voltajes elevados de al menos 4.4 voltios.

Cuanto más alto es el estado de carga, más rápido se degrada el electrolito, afirmó Srinivasan. Por lo tanto, no sólo conviene mantener el teléfono inteligente por debajo de su carga completa, sino también cubrir todos los ciclos de carga y descarga para no incurrir en una degradación temprana.

A pesar de que la tecnología ha mejorado, todavía hay demasiadas variables de la industria para saber definitivamente si una batería mostrará una mayor resistencia que otra basada en la carga inalámbrica constante.

Al respecto, Srinivasan agregó que la mayoría de los fabricantes de teléfonos inteligentes diseñan baterías para durar de dos a tres años, el ciclo de vida habitual de un terminal en la actualidad, por lo que si eres un consumidor medio que suele reemplazar su teléfono en este período de tiempo, no necesitas preocuparte por el uso de la carga inalámbrica.

A medida que más baterías de Iones de Litio llegan al mercado, tanto en ldispositivos de electrónica de consumo, como en los vehículos eléctricos, la retórica sobre si deben mantenerse esas baterías completamente cargadas al 100% ha generado contradicciones, dijo Srinivasan. 

Dejar tu smartphone o tableta completamente cargado de manera constante, acelerará la degradación de la batería.

Las tecnologías inalámbricas están evolucionando a medida que los fabricantes desarrollan nuevos chip, como es el caso de Qualcomm. Todavía existen demasiadas variables de la industria para saber definitivamente si una batería mostrará una mayor resistencia que otra basada en la carga continua, pero seguramente llegará.

Está demostrado que los sistemas BMS impiden que un smartphone o una tableta se carguen continuamente mediante el uso de un sofisticado algoritmo que equilibre el tiempo que durará el teléfono hoy en día y el tiempo que durará la batería, según Steingart. “Si no fuera por la tecnología BMS, cargar constantemente el teléfono acabaría con la vida de la batería en meses”, concluyó.

Leer más...



Presupuesto TIC para un México Digital: ¿habrá menos recursos para el 2018?

Categorías relacionadas:
Administración, Administración de proyectos, Del día, Internet de las Cosas, Inversiones, Lo más reciente, Lo más reciente, Movilidad, Movilidad, Principal, Reportes e investigaciones, Telecomunicaciones, Tendencias, Tendencias, Transformación digital, Transformación digital

El Congreso de la Unión se encuentra deliberando sobre el Paquete Económico correspondiente al año 2018. El Ejecutivo propone un gasto gubernamental equivalente a 5.2 billones de pesos, es decir, un incremento de 8.3% en comparación con el presupuesto aprobado para 2017.

Estos recursos no sólo incorporan partidas para que el Estado pueda conformar un aparato burocrático que le permita proveer servicios públicos a la ciudadanía, sino también aquellas destinadas a programas y políticas públicas que permitan impulsar el desarrollo y el crecimiento económicos.

En este sentido, resulta de particular interés dar seguimiento a los programas que promueven el acceso y uso de las TIC entre la población por sus efectos multiplicadores en la economía en su conjunto.

En términos generales, de ser aprobado el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2018, los programas TIC recibirían 0.03% del presupuesto total (1.5 mil millones de pesos), es decir, 40.6% menos recursos en comparación con el presupuesto aprobado para el año 2017 y 57.1% menores que aquellos ejercidos durante 2016.

De esta forma, en programas como el Sistema Satelital MEXSAT, se prevé erogar 220 millones de pesos, equivalente a una asignación 83% menor que la de este año.

En el caso de México Conectado –que provee con conectividad a diferentes espacios públicos– se proyecta asignar 517 millones de pesos, es decir, 6.3% más presupuesto respecto a 2017.

Por su parte, el PPEF 2018 asignaría recursos que ascienden a 51 millones de pesos para la Coordinación General @prendeMX a cargo de la Secretaría de Educación Pública (SEP) en 2018. Esta instancia tiene a su cargo el despliegue del programa @prende2.0, presentado en noviembre de 2016, el cual tiene como objetivo desarrollar habilidades digitales y pensamiento computacional a través de la capacitación de docentes, el desarrollo de una plataforma con contenidos y la instalación de aulas con conectividad.

Si bien el presupuesto conjunto proyectado para los programas TIC se redujo en una magnitud considerable, debe reconocerse que esto se debe principalmente a la reducción de recursos para el Sistema Satelital MEXSAT.

Este recorte era esperado, ya que el sistema satelital público ha recibido una inversión fuerte en su etapa de desarrollo en años pasados, ahora queda asignar recursos para su consolidación.

Un aspecto positivo de este presupuesto es la ampliación en los recursos para PROSOFT 3.0 y la asignación de recursos para la Coordinación General @prendeMX. Ambas iniciativas inciden directamente en la digitalización y aprovechamiento de las nuevas tecnologías para el incremento en la productividad.

El presupuesto para programas TIC se ha diversificado. En periodos anteriores atendía la entrega de dispositivos y la provisión de Internet en espacios públicos, por nombrar algunos ejemplos. Actualmente trastoca asuntos como el impulso a la industria del software, la integración de las TIC en educación pública, la provisión de servicios de telecomunicaciones para que la población cuente con internet y hasta con transferencias de dinero, el desarrollo del sistema satelital, y el despliegue apropiado de la Red Compartida.

Si bien ahora se cuenta con esta diversificación, aún se requiere la implementación programas TIC que ayuden a solventar la creciente demanda de servicios de salud pública, la óptima administración de servicios como la distribución de agua y energía eléctrica, entre otras materias pendientes, ya que con esto se logrará contribuir en mayor medida a la aceleración del crecimiento económico y el desarrollo social.

_______________

Ernesto-Piedras-fotoEl autor de este artículo, Ernesto Piedras, es Director General de The Competitive Intelligence Unit, epiedras@theciu.com

Leer más...