Cinco motivos por los que el área de TI necesita un BRM

Autor: José Luis Becerra Pozas
Categorías relacionadas:

BRM-porque

¿El equipo de TI está abrumado por las demandas competitivas de las tecnologías nuevas o mejoradas que, dicen, necesitan para hacer su trabajo de manera eficiente? La mayor parte de líderes de este departamento responderán probablemente que sí. La solución puede pasar por contratar a un Gerente de Relaciones Comerciales.

Este cargo —BRM, por las siglas de Business Relationship Manager—, que se entiende como un enlace de TI comercial, es un empleado de nivel ejecutivo cuya función es actuar como un puente entre el negocio y la TI, asegurándose de que las prioridades de más alto nivel sean abordadas, educando a los líderes empresariales sobre los beneficios que puede proporcionar la nueva tecnología y asegurándose de que se logre el valor comercial cuando se implementan nuevas herramientas o productos. 

Una de las funciones más importantes de un Gerente de Relaciones Comerciales es ayudar a determinar qué solicitudes e iniciativas deben tener prioridad inmediata y cuáles deben esperar o dejarse de lado por completo.

Pero más allá de ayudar a mantener la demanda de proyectos de TI a un nivel razonable, un BRM puede realizar algunas funciones extremadamente útiles. Estas son cinco razones por las que este rol es necesario.

Para dar sentido a su cartera y proyectos tecnológicos existentes. Los BRM pueden ayudar a mejorar cualquier área en la que los procesos o sistemas empleados no sean eficientes, bien porque se emplean recursos no adecuados o porque el personal no cuenta con ellos. Esta figura se encarga de evaluar los proyectos y analizar si tienen valor y, en relación a esto, cuáles deben tener continuidad.

Para identificar necesidades tecnológicas insatisfechas. El o la BRM puede ayudar a encontrar oportunidades para agregar valor, incluso si otros altos cargos no son conscientes de ellos. Se encargan de sacar a flote demandas ocultas, darles forma y capturar el valor comercial potencial, de tal modo que se establezcan nuevas vías para que la tecnología puede avanzar en los objetivos comerciales.

Para educar a los líderes empresariales sobre lo que la tecnología puede (y no puede) hacer por ellos. Más allá de identificar las oportunidades o necesidades, también la figura del BRM se encarga de formar al resto de la directiva sobre qué se puede hacer y qué se debe hacer para el negocio y las posibilidades que las herramientas digitales plantean. 

Para representar a los líderes empresariales ausentes. Es habitual que, durante los procesos de desarrollo de proyectos tecnológicos, parte de los representantes de la compañía se desvinculen de determinadas fases. Los BRM funcionan también como sustitutos en las iniciativas de la parte empresarial 

Para encontrar sinergias tecnológicas en dominios de negocios. Se trata de buscar oportunidades a través de las que difundir o incrementar los beneficios de las iniciativas digitales en toda la empresa, de forma que se aproveche al máximo el potencial en la organización. 

Deja un comentario