Cinco tendencias que determinarán el futuro en la industria de videovigilancia

Autor: Mireya Cortés
Categorías relacionadas:
Administración de proyectos, Continuidad, Destacado, Estrategia CIO, Lo más reciente, Lo más reciente, Mejores prácticas, Protección, Reportes e investigaciones, Seguridad, Seguridad, Tendencias, Tendencias

videovigilancia

Las posibilidades futuras de la tecnología IP son inmensas y apuntan a revolucionar la manera de manipular diferentes sistemas de videovigilancia, además de tener un gran impacto en otros muchos aspectos de la seguridad.

Actualmente, hay un crecimiento en la demanda de servicios de videovigilancia impulsado por las preocupaciones mundiales en materia de seguridad y la necesidad de implementar nuevas tecnologías. No es casualidad que la inversión en soluciones de seguridad y videovigilancia siga creciendo, ya que desde el año 2012 se han destinado 12.6 millones de dólares a este rubro y para 2019 se proyecta una inversión de 23.2 millones de dólares. Puesto que las empresas, gobiernos y entidades de seguridad avanzan con rapidez hacia equipos más sofisticados y sistemas basados en IP, las organizaciones enfrentan una gran diversidad de desafíos.  

Redes empresariales desactualizadas

De acuerdo con un estudio de la División de Gestión de Redes de Ipswitch Inc., muestra que 88% de las redes de negocios a nivel global no se encuentran completamente listas para el cambio hacia un nuevo protocolo IP. Del total de empresas que no se encuentran preparadas para el nuevo estándar, dos tercios de este porcentaje (66.1%) tiene redes cuyo índice de preparación es de 0 al 20%.

A pesar de que un nuevo protocolo IP provee la habilidad de expandir enormemente el número de dispositivos en la red, también posee desafíos en términos de migración, compatibilidad y gestión para las redes orientadas a protocolos análogos. Axis Communications muestra la necesidad que tienen las compañías de desarrollar estrategias de transición con el propósito de prepararse mejor a la hora de adoptar un nuevo protocolo IP dentro de sus redes empresariales. Asimismo, esta preparación prevendría a las compañías de cualquier disrupción futura que pueda afectar sus operaciones y sistemas críticos.

Los beneficios de migrar de un protocolo análogo a uno IP se reflejan en el desarrollo de capacidades y características ampliadas, así como un monitoreo mejorado; donde los principales retos radican en contar con desafíos técnicos, costos de implementación y mayores inquietudes relacionadas con la instalación y gestión.

Cinco tendencias para tener en cuenta

El mercado de la videovigilancia avanza con rapidez en la creación de nuevos productos y nuevas maneras de suplir  la demanda de seguridad. Axis Communications analizó algunas de las tendencias, problemas y desafíos que están transformando la industria:

  • La transición hacia las redes integradas: Las transmisiones de videovigilancia han empezado a formar parte de la infraestructura de TI. Esto ha creado cierta presión sobre el personal de esta área, quienes deben optimizar el ancho de banda para permitir el funcionamiento de videovigilancia a través de las redes existentes. A nivel global, la expectativa de crecimiento de videovigilancia basada en IP para el 2019 es de 24%.
  • Demanda por mayor almacenamiento: Durante 2016, 37% de las compras de hardware, fueron hechas específicamente para adquirir equipos de grabación o almacenamiento. La videovigilancia basada en IP optimiza el proceso de almacenaje. Algunas personas agregan capacidad de almacenamiento a la fuente, (las cámaras). Otros adquieren hardware adicional de almacenamiento.
  • El desafío de monitorear transmisiones múltiples: La cuestión principal aquí radica en la capacidad; puede ser que la red y los sistemas de almacenamiento necesiten una ampliación para poder mantenerse a la par del alto volumen de procesamiento de datos. Un creciente número de usuarios desean tener la capacidad para ver transmisiones de videovigilancia de múltiples cámaras y de forma simultanea.
  • La vigilancia del futuro inteligente: El próximo paso en la evolución de la videvigilancia será contar con sistemas inteligentes que eliminen o reduzcan la necesidad de que un ser humano sea quien realice el monitoreo de las cámaras. Se proyectan ingresos de 1.6 millones de dólares para el final del 2017, provenientes del mercado de software de gestión global de video.
  • Supliendo diversas necesidades mediante Videovigilancia como Servicio (VSaaS): Ya sea que se realice la transmisión en tiempo real hacia las instalaciones de un proveedor o se almacene las imágenes en un servidor propio, VSaaS ofrece a los usuarios un alto nivel de comodidad y flexibilidad. Entre las inquietudes pueden estar los costos relativamente altos de infraestructura , problemas de ancho de banda, conflictos entre protocolos y seguridad. La expectativa de crecimiento de la tasa anual compuesta de VSaaS entre hoy y el 2019 es de 31%.

Existen muchas áreas de aplicación para las soluciones de videovigilancia cuando están conectadas a otros sensores, sistemas de información y herramientas de análisis de datos como parte de una red inteligente. Si bien siempre desempeñarán un papel importante en la prevención de la delincuencia, la protección de las infraestructuras y la respuesta eficaz a situaciones de emergencia, tal vez sea tiempo de pensar de diferente manera y encontrar nuevas formas donde puedan hacer una diferencia significativa para la calidad de la vida de todas las personas.