¿Cómo entender la computación ambiental?

Autor: Mireya Cortés
Categorías relacionadas:
Consumerización, Del día, Experiencia de Usuario, Inteligencia Artificial, Inteligencia Artificial, Lo más reciente, Lo más reciente, Principal, Tendencias, Tendencias, Transformación digital, Transformación digital

hogar-inteligente

[widget id="text-55"]

Todo el mundo habla de la computación ambiental. Y hay mucho de qué hablar.

Pero con toda esta charla viene la confusión. La gente no está de acuerdo en lo que es la computación ambiental, cómo funciona y para qué sirve.

Así que traigamos claridad a este concepto confuso y confuso.

En primer lugar, la computación ambiental no es una tecnología.

Cuando se habla, por ejemplo, de “computación en Internet” o “computación inalámbrica”, se está hablando de un conjunto muy específico de tecnologías, protocolos, estándares y dispositivos.

La computación ambiental no es así. No es específico. Pero sí apunta a un cambio profundo en la forma en que funcionan los negocios, en cómo hacemos las cosas y, en última instancia, en la cultura humana.

Las empresas orientadas al futuro de Silicon Valley ya se están lanzando a la moda del “ambiente”.

Andy Rubin decidió llamar al sistema operativo de su smartphone “Essential Ambient OS. (La compañía no tuvo éxito)

Samsung llamó a su sistema operativo inteligente Project Ambience, pero eso solo está dando un giro hacia adelante en la automatización del hogar.

Un libro reciente llamado Beneath a Surface, de Brad Sams, trata sobre los planes de Microsoft. En el libro, Sams afirma que Microsoft está trabajando en un dispositivo de computación ambiental dedicado que, según él, será capaz de detectar la presencia del usuario y responder en consecuencia.

El dispositivo caerá bajo la marca Surface y estará diseñado para arreglar lo que está roto en la experiencia del smartphone, sin ser considerado un smartphone.

El tiempo lo dirá.

De hecho, la palabra de moda de la computación ambiental existe desde los años 90. Pero hasta hace poco, ha sido más ambicioso que preciso.

A continuación, se explica cómo entender la computación ambiental.

En los albores de la revolución de la informática personal, la gente “operaba” una computadora. Se sentaron e hicieron computación, a menudo programando. Más tarde, con la explosión de la aplicación, los operadores se convirtieron en “usuarios”. La gente usaba las computadoras para otros propósitos que no fueran programar u operar una computadora -como balancear sus chequeras o jugar videojuegos.

Hasta ahora, todos los usos de la informática han requerido un cambio cognitivo de hacer algo en el mundo real a operar o usar una computadora.

La computación ambiental cambia todo eso, porque implica el uso de una computadora, sin “usar” consciente o deliberadamente o explícitamente una computadora.

Los dispositivos ambientales más rudimentarios que se me ocurren son los que permiten usar el control de movimiento para encender una luz o abrir una puerta. Estos han estado con nosotros durante décadas, pero como aparatos básicos y comunes nos ayudan a entender el futuro de la revolución de la computación ambiental.

Un sistema de movimiento utiliza un sensor especializado para percibir la actividad humana. Cuando camina hacia la puerta del supermercado o entra en una habitación, el sensor percibe su presencia, y activa la puerta o la luz o lo que sea. De esta manera, está “usando” la puerta o la luz sin usarla. Puede ignorarlo. El efecto deseado simplemente ocurre.

Los sistemas de control de movimiento tienden a ser ambientales, pero por lo general no son dispositivos informáticos.

Los altavoces inteligentes como el Echo están entre los primeros dispositivos de computación ambiental que la mayoría de la gente ha encontrado.

Considere el cambio sutil de usar algo como Siri en un teléfono inteligente -la única manera de usar asistentes virtuales hace unos años- al uso de un altavoz inteligente como el Amazon Echo.

Usar Siri en un smartphone es “usar” un smartphone. Usar Amazon Echo es “hablar con la habitación”.

Otra es la tendencia de los termostatos inteligentes. Los termostatos más recientes prestan atención a la forma en que los usuarios ajustan la temperatura, así como la hora del día y si hay alguien en la casa. Y usan IA para ajustar la temperatura en consecuencia. Eventualmente, puede dejar de “usar” el termostato por completo. Parece como si la IA estuviera controlando la temperatura, pero de hecho el usuario lo está haciendo -sin usar conscientemente el dispositivo.

Ahora imagine el concepto básico de puertas y luces controladas por movimiento, altavoces inteligentes y termostatos inteligentes con esteroides; es decir, sensores avanzados, inteligencia artificial y tecnologías como el reconocimiento de imágenes, el reconocimiento de voz y el aprendizaje automático.

De acuerdo, pero ¿cuál es la definición de “computación ambiental”?

Las descripciones generales de las plataformas informáticas de hardware han terminado hace mucho tiempo con el lugar en el que se encuentra el hardware cuando se utiliza: de escritorio, portátil, de mano o portátil.

Ambiente significa que está “en el aire” -la ubicación del dispositivo importa menos. De hecho, con la computación ambiental, el usuario ni siquiera tiene que saber nada sobre los dispositivos para utilizarlos.

La computación ambiental es realmente la combinación y evolución de las interfaces de voz y de gestos en el aire, el reconocimiento de voz, la Internet de las cosas, la computación en nube, la computación portátil, el yo cuantificado, la realidad aumentada, la háptica y, sobre todo, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático.

Sí, eso suena como una lista de todas las tecnologías. Pero lo que define la computación ambiental es el efecto en los usuarios.

Lo que hace que la computación ambiental sea ambiental es que no cambias explícitamente su actividad o mentalidad para que actúe como “usuario”. Está ahí, guiándole y empujándole a medida que logra cosas en la vida.

Los dispositivos de computación ambiental funcionarán de manera invisible en segundo plano. Ellos nos identificarán, monitorearán y escucharán y responderán a nuestras necesidades y hábitos percibidos.

Así que una buena definición de trabajo de la computación ambiental es “computación que ocurre en segundo plano sin la participación activa del usuario”.

La computación ambiental no es un grupo separado de tecnologías, sino cualquier tecnología que le permita usar computadoras e Internet sin usarlas activamente.

En 20 años, la idea de tomar un dispositivo o sentarse frente a una computadora para usarla activamente parecerá curiosamente anticuada. Toda la computación será ambiental -a nuestro alrededor todo el tiempo, susurrándonos al oído, aumentando el mundo real a través de nuestros anteojos recetados y parabrisas de automóviles, percibiendo nuestras emociones y deseos y tomando medidas en segundo plano para ayudarnos a alcanzar nuestras metas comerciales y vivir una vida mejor.

De aquí a entonces, todos viajaremos juntos en un viaje muy interesante, desde las computadoras que utilizamos activamente, hasta los recursos informáticos que actúan cada vez más en segundo plano para nosotros.

También vamos a estar inundados y abrumados por la publicidad de la “computación ambiental”, ya que, predigo, se convertirá en una de las palabras de moda de marketing más usadas y abusadas de la historia. En uno o dos años, la “computación ambiental” se aplicará a todo tipo de productos de TI, servicios empresariales y soluciones integradas. La mayoría de las veces, la palabra de moda no le dirá mucho.

La computación ambiental es un gran problema (cambiará nuestra relación con las máquinas inteligentes para siempre) y tampoco es gran cosa (es solo parte de la evolución continua de las interfaces de usuario que ha existido desde el comienzo de la computación -las máquinas trabajan más duro para entender y ayudarnos, y nosotros trabajamos menos duro para aprovecharnos de ellas).

Así que a entusiasmarse con la computación ambiental. Pero no crea en la publicidad.

-Mike Elgan, Computerworld (EE.UU.)

Deja un comentario