Consejos para cultivar la capacidad de liderazgo en el CIO

Autor: Redacción CIO México
Categorías relacionadas:
Destacado, Rol del CIO

cursos-enlinea-liderazgo

[widget id="text-55"]

logo-CIO-Mexico-18-aniversario

La transformación digital es, hoy en día, una de las principales preocupaciones de las empresas, en tanto ha dejado de ser una opción para convertirse en un imperativo si no se quiere perder posición ante la popularización de las nuevas tecnologías.

Consecuentemente, la importancia en el conjunto de la organización del responsable de TI se ha ido incrementado. 

El CIO ha visto no sólo evolucionar su posición sino también redefinirse su rol y sus competencias. La importancia del director de TI en la toma de decisiones y en la gestión del presupuesto es mayor; su relación con otros departamentos se ha profundizado y ampliado. El departamento de TI ha dejado de ser un equipo prácticamente independiente del resto de la organización, al que recurrir puntualmente, para ganar en presencia en el día a día de profesionales de otras áreas.

Es un proceso continúa aún en plena evolución, a medida que la integración de la tecnología se consolida tanto en el conjunto de la actividad empresarial como en cada organización en concreto. Ante este cambio, el CIO debe fomentar una serie de habilidades mediante las cuales debe incrementar su capacidad de liderazgo. Una buena guía está en los cinco consejos para que los responsables empresariales entrenen sus cualidades de mando que identifica la empresa Aiwin.

La firma señala que, para muchos directivos, la principal dificultad consiste en delegar en el equipo. Abogan por fomentar esta capacidad para encontrar un punto medio, en el que no se sobrecargue con tareas a los trabajadores, pero tampoco se dude de la confianza en los empleados. 

Además de delegar, se destaca en concreto la importancia del trabajo colaborativo, en el que responsables y plantilla se relacionen de forma habitual. Esto ayuda al líder a tener una perspectiva más próxima al trabajador y sobre las tareas que desempeña. Se ayuda, además, a que el personal tenga una visión más clara sobre las funciones que debe cumplir; un factor esencial en la integración de nuevas tecnologías, mientras la propia novedad que plantean puede ser un obstáculo para su implantación.

Cuando se habla de trabajo colaborativo, es posible que se caiga en el error de excederse en las comunicaciones y reuniones, lo que puede afectar al rendimiento del trabajador. El éxito está, de nuevo, en mantener el equilibrio entre fomentar la interacción sin hacer que los contactos supongan un trabajo excesivo para la plantilla.

En relación al trabajo en TI, el líder debe evitar la tentación de sobrecargar de información tanto al propio equipo como al resto de la organización, pero asegurándose siempre de mantener un canal abierto a través del cual enfrente a problemas e incertidumbres.
 
Para esto, como para otras funciones, la capacidad del líder de ponerse en el papel de los trabajadores es esencial. Trabajar la empatía e integrar la visión del personal ayuda a que el responsable se vea respaldado por sus empleados.

Dentro de las capacidades para un buen liderazgo es esencial la capacidad de reconocer el trabajo bien hecho. Destacar las acciones positivas o bien realizadas, en vez de poner el foco en lo negativo, contribuye a motivar a los empleados y, por tanto, a aumentar la productividad. Cuando se traslada este consejo a entornos en los que se están dando procesos de digitalización, en los que muchas veces la plantilla se enfrenta a herramientas u operaciones nunca utilizadas, el reforzamiento en positivo ayuda a solucionar parte de la incertidumbre a la que se enfrenta la organización.

Deja un comentario