Cuatro claves para desarrollar el vehículo del futuro

Autor: Mireya Cortés
Categorías relacionadas:
Cloud Computing, Cloud computing, Destacado, Internet de las Cosas, Lo más reciente, Lo más reciente, Movilidad, Movilidad, Movilidad, Seguridad, Tendencias, Tendencias

coches-conducción-autonoma

[widget id="text-55"]

Es increíble lo lejos que ha llegado la tecnología del transporte en tan poco tiempo. Hace 50 años, la computadora de navegación de Apolo 11, la nave espacial con la que el hombre llegó por primera vez a la Luna, solo tenía 16 k de memoria, menos que la capacidad de cualquier calculadora de mano de hoy en día. Los vehículos autónomos actuales son, literalmente, supercomputadoras móviles capaces de procesar miles de millones de operaciones por segundo.

Este tipo de vehículo requiere sistemas de maniobra, frenado y aceleración muy complejos y basados en datos que sean capaces de comunicarse a la velocidad de la luz, para sincronizarse entre sí y adaptarse en tiempo real a un entorno de conducción variable. Además, estos sistemas deben garantizar la experiencia segura y confortable de los pasajeros. Los vehículo del futuro de hoy también cuentan con miles de sensores que interactúan simultáneamente con otros vehículos, con las señales de tránsito e, incluso, con la calle para evitar peligros y trazar la ruta más adecuada. Si pensamos en la computadora de 16 k que ayudó a llevar al hombre a la Luna, realmente es asombroso ver hasta dónde hemos llegado.

Pero no hemos alcanzado el final del camino.

Si bien los vehículos autónomos se están probando en todo el mundo, todavía falta una década, por lo menos, para que en verdad sean algo común de ver en las calles.

Eso es lo que tiene de particular la conducción autónoma: funciona bien solo si la mayoría de los vehículos tiene la capacidad de circular sin conductor. Alcanza con que un solo conductor de carne y hueso realice una maniobra inesperada, frene de improviso o estacione en una zona de carga para que todo el sistema se desequilibre. Habrá que acostumbrarse con rapidez —prácticamente de un día para el otro— a medida que los conductores hagan el paso a la conducción autónoma al mismo tiempo.

Lograr que todo funcione de forma conjunta requerirá de muchas pruebas y medidas confiables, además de mucha paciencia. Estas son las cuatro claves del vehículo del futuro:

  1. Conectividad

Los vehículos están compuestos de muchas partes que se mueven, y todas tienen que poder funcionar juntas. Algunas están conectadas por cables; otras, de forma inalámbrica, y la latencia es absolutamente crítica. Reaccionar con un mínimo retraso de menos de un segundo puede significar que el vehículo necesite seis metros extra de distancia de frenado si viaja a una velocidad de 80 km por hora. Esa puede ser la diferencia entre frenar de forma segura y chocar contra el auto que está adelante. Los sistemas que conducirán el vehículo del futuro tendrán que pasar muchas pruebas de estrés que garanticen su confiabilidad y rendimiento, y será necesario controlarlos de forma constante para evitar los cuellos de botella. El hecho de que un correo electrónico llegue con demora o una transacción de compra no quede registrada puede causar malestar o hacer perder dinero, pero los errores del sistema de un vehículo autónomo pueden costar la vida. Por lo general, el desempeño de un sistema no tiene un impacto de vida o muerte, salvo cuando hablamos de vehículos autónomos.

  1. Inteligencia

El vehículo del futuro también tiene que ser inteligente. Los sistemas de conducción autónoma tienen que poder diferenciar entre una bicicleta y una motocicleta, o entre una señal de tránsito y un peatón. También deberán tener en cuenta las interferencias en los sensores que puedan ocurrir producto de la niebla, la lluvia o el viento, así como cuestiones de la línea de visión. Los vehículos autónomos también deberán ser capaces de aprender con la práctica gracias al aprendizaje automático, y adaptarse a su entorno y a otros vehículos a lo largo de su ciclo de vida.

  1. Alimentación

El vehículo del futuro no dependerá de combustibles fósiles. El desarrollo de tecnologías de baterías seguirá avanzando, a fin de proveer fuentes de energía limpias, renovables y confiables para los vehículos autónomos. Los costos bajarán: se espera que, en los próximos cinco años, las baterías de iones de litio estén por debajo de los USD 100 por kWh. Además, se desplegará la infraestructura necesaria para las nuevas tecnologías de baterías, como estaciones de carga y de desecho. Ya se están desarrollando otras tecnologías, como las baterías de litio-aire y las baterías de iones de litio de estado sólido. También en estos casos, será clave hacer las pruebas necesarias para que puedan funcionar de manera segura y eficaz.

  1. Ciberseguridad

Quizás lo más importante de todo es que el vehículo del futuro sea seguro. Desafortunadamente, hasta los sistemas informáticos más sólidos son vulnerables a los ciberataques y, hasta que se demuestre lo contrario, es posible pensar que podría haber personas con malas intenciones que intenten conseguir el control de estos vehículos. Los operadores tendrán que monitorear constantemente los sistemas autónomos para detectar vulnerabilidades. En vez de adoptar medidas de defensa —lo que demostró ser prácticamente imposible—, los operadores de vehículos autónomos tendrán que escudriñar el sistema en busca de comportamientos anormales o inesperados. Por ejemplo, si se detecta que el tráfico del sistema se dirige a un servidor remoto desconocido, no hay dudas de que algo raro está pasando.

Hemos avanzado mucho desde que el hombre viajó a la Luna con ayuda de una computadora de menor capacidad que una calculadora de mano. El vehículo del futuro tendrá gran complejidad y estará impulsado por datos, y será esencial que la interconectividad entre los diversos sistemas sea sólida y altamente confiable. Usará fuentes de energía limpias y renovables, y tendrá que ser seguro. Para garantizar todo eso, los fabricantes y operadores deberán llevar a cabo pruebas y realizar un control constante. En resumen, los sistemas de los vehículos autónomos tendrán que ser los más seguros y confiables de la historia. El vehículo del futuro depende de ello.

-Soon-Chai Gooi, Keysight Technologies

Deja un comentario