Diez mitos en torno a la nube que deben revisarse

Autor: José Luis Becerra Pozas
Categorías relacionadas:

mitos-nube-cloud

La computación en la nube ha acelerado su despliegue en los últimos tiempos y se prevé que se mantenga como uno de los tópicos tecnológicos centrales al menos en el futuro próximo, no sólo por su potencial propio sino como aliada de otras tendencias, como el 5G. Pese a su popularidad, ciertas ideas preconcebidas sobre la tecnología se mantienen y otras nuevas están copando el imaginario colectivo con fuerza. La firma consultora Gartner destaca diez mitos sobre cloud:

La nube supone un ahorro

Popularmente, se cree que la principal ventaja (o una de las principales) de esta tecnología es que automáticamente va a servir para economizar gastos y que es el motivo fundamental para adoptarla. La firma de análisis completa esta visión: no sólo hay muchos más motivos, como la agilidad, sino que muchas veces hay que mirar más allá y no plantearse objetivos de ahorro difíciles de cumplir. 

Generalizar la nube

Muchas veces se pone la etiqueta cloud a cosas que no acaban de encajar bajo esta denominación, como automatización o virtualización, en parte por la consideración que equipara el estar en la nube con calidad. Pero ni se trata de una identificación correcta, ni a estas tecnologías les hace falta tener entidad más allá de la propia.

Nube para todo

De la mano de su popularidad, se llega al mito que la tecnología cloud sirve para todos los casos de uso. Pero no es así, hay cargas de trabajo que no se ven mejoradas en su versión como servicio y la persona al mando debe diferenciarlas de forma consciente. 

Cloud, porque sí

Por muy de actualidad que esté, imponer una estrategia en la nube en organizaciones que aún no la tienen implementada, sólo porque sí, puede llevar a error. La estrategia cloud debe seguir objetivos comerciales sólidos y expectativas realistas; debe ser el medio para llegar a un fin, que tiene que estar claro y definido.

La adopción de una estrategia de proveedor único

La configuración multicloud, los modelos híbridos, las nubes empresariales… El catálogo de posibilidades es variado y, aunque se desee simplicidad, ésta no siempre va de la mano de un único agente

Mayor seguridad de la nube pública, frente a modelos locales

Pese a que el blindaje de estas plataformas parece más que probado, no hay que perder de vista que se trata de una responsabilidad compartida entre proveedor y usuario. Por eso, las organizaciones deben mantenerse activas en relación a la supervisión y el cumplimiento. 

El multicloud como solución a la dependencia de proveedores

El uso de distintas plataformas de la nube no debe basarse únicamente en el temor al confinamiento propietario ni se debe dar por supuesto que con este modelo se solucionan todos los problemas vinculados. Tiene que asociarse a otras perspectivas, como la búsqueda de la funcionalidad, y explorar los posibles problemas potenciales. 

Una vez completado el paso a la nube, se termina el proceso

Antes al contrario, muchas veces sucede que, al dar el salto a la cloud, se abren nuevas operativas y trabajos. Se opte por el modelo que se opte, hay que mantener la consciencia de que el propio salto es únicamente la primera medida para un proyecto exitoso. 

Las organizaciones se están retirando de las nubes públicas

Aunque no todas las migraciones a estas plataformas son exitosas, la ruta probable en estos casos consiste en identificar y enfrentar los problemas, no en dar marcha atrás. 

Equiparar la estrategia en la nube al plan de implementación

Desde Gartner diferencian claramente entre distintos niveles. Así, la estrategia en la nube debe ser integral, explícitamente establecida y separada de los planes de implementación para que el proceso sea exitoso. 

Deja un comentario