El papel de la infraestructura digital en el entretenimiento

Autor: Sandra Plata
Categorías relacionadas:

Las plataformas de contenido de video en línea también denominadas Over-The-Top (OTT) que utilizan los mexicanos — Netflix, Amazon Prime Video, HBO Go, Claro Video, Blim, Cinépolis Klic, Fox Premium, YouTube Originals, entre otras —tienen que proporcionar contenido a la velocidad de la luz para que los espectadores regresen por más. En este panorama, ¿cuáles son los retos de la infraestructura digital?

De acuerdo con The Competitive Intelligence Unit (CIU), en la primera mitad de 2019, la contabilidad de suscripciones a estas plataformas ascendió a 8.9 millones, equivalente a un crecimiento anual de 10.5%, un ritmo que continúa siendo de doble dígito. En el 2022, el tráfico de video representará el 82 % de todo el tráfico IP empresarial y de consumo a nivel mundial, según cifras de Cisco.

El papel esencial que una infraestructura digital desempeña en la entrega de entretenimiento digital por lo general pasa desapercibido. La manera en que las infraestructuras digitales se diseñan, construyen y operan tiene un impacto directo en la capacidad de los proveedores de streaming de ofrecer una experiencia televisiva de calidad en cuatro dimensiones clave:

  1. Ancho de banda, porque los espectadores desean múltiples videos de alta resolución en directo.
  2. Consistencia, porque el rendimiento del Internet público puede ser impredecible
  3. Latencia, que afecta la cantidad de tiempo que transcurre entre presionar “reproducir” y disfrutar un video
  4. Costo, que es una función de la cantidad de ancho de banda que se utiliza y la distancia que el contenido recorre por la red

Para superar esos retos y mantener un flujo de video perfecto, los proveedores de las plataformas de contenido de video en línea necesitan analizar cuidadosamente la infraestructura digital subyacente que emite los flujos de video. Esa infraestructura digital incluye una serie interconectada de redes de telecomunicaciones, las cuales, a su vez, están construidas con una combinación de cables de fibra óptica, enrutadores y conmutadores de red, puntos de intercambio de Internet, y edificios físicos, tales como las plantas de Interconexión donde se aloja ese equipo.  

Existen básicamente dos maneras de optimizar la infraestructura digital para que brinde la mejor experiencia al cliente: construir tu propia infraestructura bajo el concepto “hazlo tú mismo” (DIY) o utilizar una infraestructura que alguien más construyó mediante la subcontratación de una red de entrega de contenido (CDN).

Redes de Entrega de Contenido

Las Redes de Entrega de Contenido (CDN) como Akamai, Amazon CloudFront y Google Cloud CDN se desarrollaron para eliminar la distancia física entre el contenido de los medios digitales y el consumidor final. Una CDN consiste en un servidor de almacenamiento de contenido de origen y servidores caché distribuidos en múltiples ubicaciones geográficas, o puntos de presencia (PoP), que proporcionan el contenido a petición de los usuarios.

Los creadores y propietarios de contenido OTT, tales como Netflix, Amazon, HBO Go, entre otros, son lo bastante grandes para contar con sus propias redes privadas de entrega de contenido; sin embargo, los proveedores de contenido pequeños utilizan operadores de CDN terceros. Los proveedores de contenido entonces se asocian con los ecosistemas de proveedores de servicios de Internet (ISP) y los proveedores de servicios de red para alojar servidores caché en sus centros de datos como parte de una red distribuida globalmente (véase el siguiente diagrama).

DIY para los proveedores de contenido muy grandes

Algunos proveedores de contenido son lo bastante grande para que sea económicamente lógico construir sus propias redes privadas de entrega de contenido (la opción DIY antes mencionada). Open Connect de Netflix es una de las CDN internas más conocidas. Permite a los ISP conectarse directamente a la CDN de Netflix para localizar el tráfico, lo que ayuda a resolver problemas de ancho de banda, consistencia, latencia y costo. Para conectarse a Open Connect, los ISP utilizan un acuerdo de Interconexión que aborda los aspectos técnicos y contractuales de interconectar dos redes cooperativas. La Interconexión tiene lugar en los principales Intercambios de Internet  alrededor del mundo. 

Se requiere una plataforma global de Interconexión que proporcione el ancho de banda, consistencia y baja latencia que necesita la transmisión de video en directo.

Ya sea que un proveedor de contenido en streaming construya su propia CDN o la subcontrate a un proveedor de CDN, básicamente está intentando resolver los mismos problemas que ya mencionamos.

En este panorama, lo recomendable es una infraestructura de TI globalmente distribuida e interconectada para el centro de datos, que brinde acceso directo a diversos proveedores de redes, Internet y la nube. A la vez que alberga a varias empresas de contenido en streaming OTT que soporten sus propias redes privadas de entrega de contenido para sus clientes y socios.

En resumen, la infraestructura de TI debe ayudar a las compañías de CDM a superar los siguientes retos: ancho de banda, consistencia, latencia y costo.

Por Steve Sasse, Director Estratégico de Equinix para América Latina y el Caribe

Deja un comentario