El papel de los Chief Data Officer para extraer valor a los datos

Autor: Sandra Plata
Categorías relacionadas:
BI y analítica, Destacado

[widget id="text-55"]

Los CDOs (Chief Data Officer) son los responsables de reunir los datos de toda la organización de forma coherente, además de extraer el valor empresarial de los mismos. Este enfoque de “infonomía”, que añade valor financiero a los datos, es fundamental para ayudar a las empresas a prosperar en un entorno empresarial cada vez más digital y orientado al cliente.

La capacidad de convertir los datos en información y la información en conocimientos, es un factor clave del negocio por varias razones: tener esos conocimientos adicionales ayuda a las empresas a desarrollar productos y servicios más competitivos, personalizados, especialmente desde un punto de vista digital.

Sin embargo, a medida que las empresas buscan construir y utilizar su conocimiento para apoyar los procesos de toma de decisiones, están invirtiendo en datos a través del análisis, la experiencia del cliente y los procesos de negocio. Pero ¿cómo pueden medir y presentar ese valor para justificar la inversión necesaria? Y sobe todo ¿quién debería asumir esta responsabilidad?

El CDO tiene un papel clave en el apoyo de la agenda digital de una organización, que depende en gran medida de la capacidad de acceder y compartir fuentes de información confiables y útiles. Es típico que las empresas digan que la información es un activo corporativo, pero no llegan a medir la calidad de esos datos ni a conectar ese valor con los objetivos del negocio. Para lograr estos objetivos, Stibo Systems ha identificado tres pasos para medir y obtener valor del negocio a partir de los datos: detalle, evaluación y monetización.

  • Detalle: las organizaciones pueden construir una imagen completa de los datos que poseen, desde dónde están ubicados y cómo se utilizan, ciclo de vida y nivel de calidad. Es decir, permiten a las empresas entender su negocio y las ayudan a reunir información clave, a obtener métricas para poder medir cuán coherentes son los datos de los clientes en todas las diferentes líneas de negocio.
  • Evaluación: consiste en organizar la información desde una perspectiva empresarial. Al evaluar el impacto de los datos en la propia empresa examinando la información desde tres ángulos: uso operativo, perspectiva analítica y punto de vista competitivo. Es decir, ayudan a establecer qué papel tiene una determinada pieza de información o recopilación de información sobre si es o no competitivo. Esto permite empezar a desarrollar una visión más competitiva de lo que realmente significan los datos.
  • Monetizar: una vez que se completan la especificación y la evaluación, los analistas de datos pueden llegar a esta etapa. Armados con el conocimiento de los datos que poseen y su condición e importancia para el negocio, pueden presentar números tangibles para justificar las inversiones necesarias en el gobierno de sus datos.

Sin embargo, el impacto financiero o empresarial no se limita a la calidad de los datos. La relevancia de la información, su valor competitivo y el costo de adquisición de herramientas y plataformas tecnológicas como las que ofrece la compañía son fundamentales. En este proyecto es donde se involucrarán las áreas de inteligencia con experiencia en negocios, para tratar de obtener una visión unificada de lo que los datos significan en toda la organización y así apoyar el desarrollo y la implementación de nuevas iniciativas de experiencia del cliente.

Esta necesidad de obtener valor comercial de los datos está transformando diversas áreas de inteligencia de las empresas. Es necesario entender cuidadosamente el negocio de los clientes, incluyendo su misión, objetivos, procesos, roles, metas y más. Uno de los retos clave de los CDOs es vender sus ambiciones y puntos de vista, no desde una perspectiva de ‘los datos son un activo corporativo’, sino mostrando que los datos tienen un valor de negocio duro que se puede medir de una manera particular.

Por Stibo Systems

Deja un comentario