Extreme compra negocio de redes para datacenters de Brocade por 55 mdd

Autor: José Luis Becerra Pozas
Categorías relacionadas:
Almacenamiento, Centros de datos, Del día, Infraestructura, Infraestructura, Lo más reciente, Lo más reciente, Mainframe, Monitoreo, Servidores, Servidores, Tendencias, Virtualización

Extreme-Brocade

Extreme Networks continúa aumentando su potencial en tecnología para datacenters: acaba de anunciar la compra del negocio de redes de centros de datos de Brocade por 55 millones de dólares a su actual propietario, Broadcom.

Broadcom compró Brocade el año pasado por unos 5,500 millones de dólares, pero desde entonces ha vendido el negocio de Wireless WiFi por 800 millones de dólares a Arris International y ahora el negocio de redes de centros de datos a Extreme.

Extreme espera que el acuerdo aumente sus ingresos a más de mil millones de dólares para 2018, que comienza el 1 de julio. Su objetivo es que el acuerdo de Brocade, pendiente de aprobación, genere más de 230 millones de dólares en ingresos.

Recientemente, Extreme hizo pública su intención de comprar el negocio de redes de Avaya, que espera incrementar sus ingresos en 200 millones de dólares si obtiene la licitación.

Extreme Networks informó que el software vendrá de Brocade, incluyendo Flow Optimizer, Workflow Composer y suites de automatización de la adquisición de StackStorm de Brocade (2016), Automatización Suites, Envision de red y analítica, Packet Brokers y NVA Virtual TAP (vTAP). Aparentemente no incluye los paquetes Virtual Application Delivery Controller, Virtual Router y SDN Controller.

La compra le daría a Extreme una potente oferta de centros de datos de gama alta, de acuerdo con Norman Rice, vicepresidente ejecutivo de Extreme. “Nuestro portfolio ahora apunta al centro de datos de una manera que no podíamos antes. Vamos a mantener el equipo de ventas de Brocade y el apoyo para seguir creciendo en este negocio “, dijo Rice. Extreme no reveló cuántos empleados de Brocade se sumarían con la compra.

Este anuncio es el último de una serie de adquisiciones que la compañía ha realizado durante los últimos seis meses para hacer crecer la familia de centros de datos, entre otras cosas.