Ford reduce fatiga y lesiones en sus trabajadores con exoesqueleto

Autor: Mireya Cortés
Categorías relacionadas:
Del día, Destacado, Estrategia CIO, Innovación, Lo más reciente, Lo más reciente, Mejores prácticas, Tendencias, Tendencias, Transformación digital, Transformación digital

exoesqueleto

[widget id="text-55"]

Imagine levantar una sandía por encima de su cabeza hasta 4,600 veces al día como parte de su trabajo. Esto es similar al trabajo que tienen que realizar diariamente algunos empleados de Ford durante sus labores de ensamble de vehículos en las diferentes plantas alrededor del mundo.

Este movimiento repetitivo puede provocar fatiga y lesiones, por lo que Ford integró una nueva tecnología portátil llamada EksoVest, que ayuda a reducir estos riesgos en algunos de los empleados que trabajan en sus plantas, tras realizar una prueba exitosa de dicha tecnología en dos de sus plantas en los Estados Unidos.

Los empleados de Ford en 15 plantas y siete países ya utilizan un EksoVest para ayudar a reducir el desgaste físico que genera este tipo de trabajo en su cuerpo; en México las plantas de Hermosillo y Cuautitlán están equipadas con este Exoesqueleto. 

Ford se asoció con Ekso Bionics para mejorar esta tecnología portátil que eleva y sostiene los brazos de un trabajador mientras realiza tareas generales, como alcanzar una herramienta eléctrica para atornillar pernos y asegurar la abrazadera de un automóvil mientras se encuentra debajo del vehículo. “Construir vehículos es un trabajo arduo a nivel físico”, señaló Bruce Hettle, vicepresidente de Fabricación y Asuntos Laborales de Grupo Ford. “Nos preocupamos por nuestros empleados y estamos tratando de ayudarlos a hacer su trabajo con el menor desgaste posible”.

El EksoVest se adapta a trabajadores que miden entre 1.57 y 1.95 metros de estatura, y proporciona apoyo con el levantamiento de cargas que pesan entre 2.26 y 6.80 kg en cada brazo.

Los trabajadores de Ford dijeron que es cómodo, porque es liviano y no es voluminoso y les permite mover los brazos con facilidad. “No quiero que el EksoVest se vaya nunca”, dijo Nick Gotts, uno de los primeros operadores en utilizar el EksoVest en la planta de ensamble Flat Rock. “No trabajaría sin este equipo en ninguna labor que realizo por encima de mi cabeza”.

“Estamos muy orgullosos de contar en México con esta tecnología para nuestros empleados”, comentó Enrique Araiza, director de Manufactura de Ford en México. “Esta tecnología fue creada por Ford primordialmente para mejorar la ergonomía en las estaciones de trabajo. Inicialmente se concibió para eliminar los riesgos potenciales de lesiones ocasionadas por ciertas características del trabajo en las líneas de producción, como por ejemplo, repeticiones, postura y carga. Sin embargo, en nuestras plantas hemos ido más allá de este concepto inicial. Hoy en día, las aplicaciones de Exoesqueletos están siendo orientadas a disminuir la fatiga y cansancio que se producen en un día normal de trabajo. Es decir, nos estamos enfocando en el bienestar de nuestra gente ya que, al no sentirse cansados, logramos que se enfoquen proactivamente en su trabajo para mejorar seguridad, calidad, y eficiencia de producción.”

Ford comenzó a utilizar el EksoVest el año pasado en sus plantas de ensamble en Wayne y Flat Rock, Michigan, como parte de un programa piloto. La retroalimentación proporcionada por los operadores de las plantas ayudó a perfeccionar la tecnología antes de que la empresa la integrara a nivel mundial.

“En Ekso, nuestra misión es aumentar la capacidad humana con la tecnología portátil y la robótica que ayudan a las personas a replantear las limitaciones físicas actuales y lograr resultados sorprendentes”, agregó Jack Peurach, presidente y CEO de Ekso Bionics. “El avance en nuestra colaboración con un líder global como Ford representa un paso importante en el logro de nuestra misión, ya que nuestro EksoVest se utiliza en todo el mundo para mejorar el bienestar de la fuerza laboral”.

Todas las plantas de ensamblaje de Ford en América del Norte tienen EksoVests y también se utilizan en plantas de Asia Pacífico, Europa y América del Sur.

Deja un comentario