Cómo implantar una red Wi-Fi compatible con una política BYOD

Autor: José Luis Becerra Pozas
Categorías relacionadas:
Cómo hacerlo, Continuidad, CSO, Destacado, Estrategias, Lo más reciente, Lo más reciente, Movilidad, Movilidad, Movilidad, Protección de datos, Seguridad, Seguridad, Seguridad, Tecnologías, Tendencias, Wi-Fi

WiFi-BYOD

[widget id="text-55"]

La proliferación de dispositivos Wi-fi que irrumpen en los lugares de trabajo ha planteado retos a los departamentos de TI que deben encontrar el equilibrio justo entre la usabilidad y la seguridad, y llegar a un acuerdo sobre el costo.

En efecto, las organizaciones deben asegurarse que tienen implementadas buenas políticas BYOD (Traiga su Propio Dispositivo) para permitir que los trabajadores sean productivos, en particular a la hora de soportar las apps y dispositivos que les permiten serlo.

Este cambio de comportamiento viene acompañado por la expectativa de que la conectividad ofrecida es intrínsecamente confiable, segura y económica.

Asimismo, existe un gran cambio en el desarrollo del mercado WLAN que consiste en que las empresas demandan una conectividad sencilla, continua y transparente y sobre todo a un precio competitivo, y que las necesidades van mucho más allá de la mera conectividad. Los adelantos en WLAN ofrecerán a las empresas mucho más en términos de recopilación de datos y usos para Wi-Fi fuera de la norma y tanto las empresas como los directores de TI deben considerar seriamente dichas necesidades a la hora de elegir las soluciones e infraestructura Wi-Fi. “A partir de allí, pueden adaptar las políticas para asegurar que los empleados son productivos y que la red se mantiene segura”, de acuerdo con Jesús Barrajón González, Country Manager de Aerohive Networks.

No funciona un modelo único

Tradicionalmente, el mercado inalámbrico ha satisfecho las necesidades de las organizaciones con una infraestructura inalámbrica empresarial, junto con un precio a la medida.

Pero ahora el mercado está reaccionando ante el hecho que las empresas necesitan servicios inalámbricos que tienen suficiente ancho de banda; pueden escalar y adaptarse según se necesite; tienen una seguridad de red apropiada; y tienen un punto de gestión central. Todo ello manteniendo un costo y complejidad mínimos.

De ahora en adelante, como el mercado cambia, los fabricantes de conectividad tendrán que ofrecer las características arriba mencionadas, especialmente en un momento en que cada día más empleados acceden a redes empresariales críticas con sus propios dispositivos. El cambio más reseñable es una gran transición desde el control centralizado al distribuido, y el continuo auge de las redes en la nube y las arquitecturas definidas por software. Con una creciente adopción de puntos de acceso 802.11ac Wave 2.

Checar una lista de necesidades

El mercado de fabricantes de conectividad está repleto y complicado. Por ello, es de suma importancia para los directores de TI plantearse las siguientes preguntas clave a la hora de elegir su solución Wi-Fi.

  • Adaptabilidad: Las soluciones Wi-Fi deberían adaptarse continuamente a los cambios empresariales, de las aplicaciones e infraestructura. En particular, las pequeñas empresas pasan por muchos cambios internos y es clave disponer de un Wi-Fi que se adapte a los incrementos de personal y permita tener la confianza de que los datos sensibles que se comparten por la red no caen en manos de los competidores.    
  • Flexibilidad: Ya sea que esté actualizando los puntos de acceso o cambiando toda la infraestructura inalámbrica, tiene que ser compatible e integrarse fácilmente con la arquitectura y aplicaciones existentes. Si no se tienen en cuenta los sistemas heredados o los dispositivos no conectados, la productividad puede verse mermada y los gastos en TI pueden crecer.
  • Asequibilidad: Asegurarse de que la compra de hardware y soluciones encaja en el presupuesto previsto, puede reducir el costo de adquisición, así como de operación continua de la red, todo ello sin comprometer la conectividad ni la seguridad.
  • Continuidad: Las redes que utilizan los datos de analíticas para optimizar, reparar y organizar automáticamente las operaciones.
  • Escalabilidad: La capacidad de empezar con un proyecto pequeño y crecer conforme cambien las necesidades del negocio es esencial en la compra de sistemas inalámbricos o en la actualización de los ya existentes. En particular para las empresas de rápido crecimiento, la falta de escalabilidad podría ser lo que se encuentra entre satisfacer objetivos de financiamiento específicos o firmar un importante contrato.

Para empresas pequeñas, no cabe duda de que el Wi-Fi es actualmente la elección favorita para el acceso de red entre las organizaciones. Por ello resulta crucial que cualquier lugar de trabajo basado en conectividad inalámbrica tenga implantada la infraestructura correcta. Incluso si requiere el nivel de conectividad básico en la actualidad, es importante asegurar que la solución está orientada a las necesidades actuales del negocio y de precio. Tener la capacidad de escalar la infraestructura de manera transparente, sin interrupciones, permite añadir fácilmente nuevas funciones a medida que el negocio vaya evolucionando.

Construir una red para que dure

Una vez esté instalada la infraestructura, el departamento de TI tiene que asegurarse de que los trabajadores adopten las políticas BYOD. Esto asegura que la red inalámbrica tiene bastante capacidad para la gama de dispositivos que intentan acceder a ella. Aunque 802.11ac ha permitido velocidades de Gigabit y más allá, ¿es suficiente tanto ancho de banda? Explorar las diferentes implementaciones de la arquitectura WLAN y las características de optimización de rendimiento disponibles, le ayudará a determinar cómo sacar todo el partido a su infraestructura y a proteger el futuro crecimiento dentro de un único sitio o en múltiples localizaciones geográficas.

Tener una red rápida puede ser necesario, pero garantizar el funcionamiento de la red es crucial.

Nueve de cada 10 organizaciones consideran que el uso de los dispositivos móviles es crítico o muy importante para sus procesos empresariales y la productividad. Por lo tanto, la infraestructura tiene que ser robusta, si no, habrá un impacto significativo en el negocio.

Es importante entender qué tan rápido su negocio e infraestructura pueden recuperarse de una interrupción de servicio o disminución de la productividad, para tener previsto un plan de contingencia.

Para hacer frente a la afluencia de dispositivos, los departamentos de TI deben buscar un equilibrio entre flexibilidad y seguridad para satisfacer las necesidades empresariales.

Existe una presión que viene desde arriba para permitir la productividad y eficiencia a precio competitivo, y la movilidad es parte de ello.

Sin embargo, para que los departamentos de TI puedan hacerlo, a menudo se descuidan los más altos niveles de seguridad que deberían implementarse a favor de la flexibilidad.

Hoy las puertas están abiertas al concepto BYOD, los invitados y dispositivos de Internet de las Cosas (IoT) acceden a la red, pero es posible que no siempre sepamos quién lo hace y cuándo. Es crucial elegir una plataforma de gestión apropiada para ofrecer visibilidad y control sobre qué dispositivos están conectándose a la red, a qué aplicaciones acceden y dónde están ubicados.

El acceso Wi-Fi ofrece una oportunidad única para conectar mejor con la gente mediante su dispositivo móvil y proporciona conectividad para los sistemas y sensores conectados a la red que permita a los edificios inteligentes o sistemas de seguridad funcionar, y que todo ello pueda aprovechar los motores y aplicaciones de analíticas para incrementar la inteligencia de su negocio.

En un momento en que las organizaciones buscan incrementar el compromiso, la productividad y el ahorro en costos, estas capacidades se convertirán en una parte clave de los criterios de selección de una WLAN desde 2017 en adelante.

Deja un comentario