Los diez errores más grandes de redes… y cómo solucionarlos

Autor: José Luis Becerra
Categorías relacionadas:
Administración, Cómo hacerlo, Destacado, Lo más reciente, Telecomunicaciones

Informe_ProblemasRedes

Las probabilidades de que tenga una red doméstica o de trabajo son grandes, y seguramente sus amigos y familiares le han pedido ayuda para instalar una en sus casas.

Aunque estamos seguros de que no ha cometido errores durante las configuraciones, los adelantos en los equipos domésticos de red (nuevas configuraciones, estándares inalámbricos, etc.) han introducido nuevas complejidades que podrían confundir a los clientes que no son de TI, quienes no viven, comen y respiran estas cosas cada día. Para la mayoría de la gente, conectar una red doméstica es un tema de realizar ajustes y olvidarse del asunto. Esto ocasiona problemas potenciales cuando ocurren cosas malas, y empieza a recibir llamadas telefónicas pidiéndole ayuda.

Le pedimos a un grupo de compañías de redes domésticas y otros expertos que nos ofrezcan una serie de escenarios donde han observado la mayor parte de requerimientos de servicio de clientes, así como cómo se pueden solucionar rápidamente estos errores. Hemos ordenado la lista desde errores cometidos al principio del proceso de ajuste, hasta errores cometidos durante la configuración y posteriormente.

Error #10: Fallar en determinar las necesidades de red antes de comprar un router.
La mayoría de personas que compra un equipo de red (especialmente equipo inalámbrico) solo quiere tener acceso a Internet para su notebook, teléfono o tableta. Los problemas surgen cuando no consideran la cantidad de cobertura que pueden necesitar, cuántos otros dispositivos pueden conectarse a la red, y los tipos de paredes y pisos que tienen en casa.

La solución: Haga algo de planeamiento previo, y conozca el escenario (metros cuadrados) de la casa que quiere cubrir. Adicionalmente, lea el manual de usuario (no solo la Guía de Inicio Rápido). Hay muchas características en los routers domésticos modernos. Aún si no usa todas ellas, es beneficioso estar familiarizado con las mismas. Por ejemplo, es fantástico saber cómo agregar un disco duro o una impresora a un router, o conocer los ajustes básicos de la priorización de QoS.

Error #9: No grabar los ajustes del router antiguo antes de hacer una actualización
Cuando la mayoría de clientes quiere actualizar su router desde un sistema antiguo a uno más nuevo, frecuentemente tienden a retirarlo y reemplazarlo sin escribir ninguna información, como nombres de usuario, contraseña y otros ajustes. Esto crea más trabajo en la configuración del nuevo router, especialmente para cosas como reenvío de puertos y priorización de QoS.

La solución: Al realizar la configuración inicial, escriba los ajustes del router antiguo, los códigos de acceso y otros ajustes personalizados. Esto es especialmente importante si desea hacer más fácil que los dispositivos clientes (como teléfonos, tabletas, notebooks) accedan al nuevo router una vez que esté configurado. Cree una hoja de cálculo que rastree sus direcciones IP, SSID, contraseña y otra información importante. Hágalo de manera clara, no solo para usted mismo, sino para su cónyuge o amigo que pudieran necesitar arreglar/resetear su red, si usted está de viaje (usualmente el momento en que falla la red).

Error #8: Ubicación deficiente del router
Mucha gente generalmente ubica sus routers domésticos en una esquina, en un estante o inclusive dentro de un gabinete de metal. Esto puede limitar drásticamente el desempeño del equipo.

La solución: La mayoría de fabricantes recomienda ubicar el router en un espacio abierto -los pasillos son óptimos- y tan cerca al centro de la casa como sea posible. La antena, cuanto más más alto posible, mejor. Determine dónde va a necesitar principalmente la cobertura de la red inalámbrica (sala, dormitorio, etc.) y ubique el router ahí mismo si es posible. Si no puede ubicar el router en un lugar óptimo, busque por extensores de rango o adaptadores de cables eléctricos para ayudar a eliminar los puntos muertos que una mala ubicación podría crear.

Error #7: Conectar un nuevo router inalámbrico a una red doméstica existente sin apagar el router de banda ancha
Muchos módems de red se fijarán a la dirección de control del primer acceso de medios, y no brindarán otra dirección IP a otro router nuevo, a menos que se reinicie la corriente eléctrica.

La solución: Apague el módem cuando conecte un nuevo sistema. Luego encienda el módem, espere dos minutos, luego encienda el router.

Error #6: Enchufar el cable Ethernet desde el modem hacia el router en un puerto LAN en lugar del al puerto WAN/Internet
Esto puede ser considerado un error de novato, pero es probablemente del que más escuchan los fabricantes, o es la primera recomendación que hacen cuando tienen en el teléfono a los clientes. Enchufar el cable en el puerto incorrecto evita que el router adquiera una conexión a Internet, lo cual es requerido para la configuración por muchos de los routers actuales.

La solución: Cuando vaya a conectar su módem de banda ancha al router, asegúrese de que están en el puerto WAN/Internet del router inalámbrico. Sin embargo, considere que puede agregar un router secundario, configurado como un punto de acceso, para tener más canales; en este caso, es necesario enchufar el nuevo router a un puerto LAN. Nuestra recomendación: Asigne direcciones IP estáticas a su equipo de infraestructura (routers, switches, adaptadores e inclusive impresoras), y use solo DHCP para clientes (notebooks, computadoras de escritorio, tabletas, teléfonos, etc.). Las direcciones IP estáticas para infraestructura hacen que sea más fácil loguearse para la configuración.

Error #5: Dejar todo en modo por defecto
El error más grande aquí es no configurar la seguridad de Wi-Fi (dejar una red abierta es el pecado capital de los routers Wi-Fi), pero esto puede también incluir no cambiar la contraseñla por defecto para entrar al mismo router (mucha gente sabe que puede usar el nombre de usuario admin y la contraseña password). También apague el modo de administración remota. Si observa problemas de rendimiento con el Wi-Fi, cambie el canal para la frecuencia Wi-Fi -la mayoría de routers escogen un canal por defecto, que en la mayoría de casos es probablemente el mismo número que el de sus vecinos. Herramientas gratuitas pueden ayudarlo a analizar la fortaleza de la señal inalámbrica de su red doméstica para que pueda determinar los canales con menos ruido.

La solución: Cambie el password del router, el nombre SSID y el password de red (habilite la seguridad) y ajuste la configuración de canales Wi-Fi para un óptimo desempeño/cobertura. Si su router ofrece una función de acceso invitado, deshabilítela si no planea usarla; cambie el password si planea usarla, y apáguela cuando sus invitados se hayan ido. Y ¡escriba todo!

Error #4: No habilitar las opciones de compartición de dispositivos, o ajustar una política “pública” cuando enlaza un nuevo dispositivo a la red
Para los sistemas Windows, agregar un nuevo dispositivo a la red abre una caja emergente que pregunta al usuario si la conexión es Pública, de Trabajo o de Casa. Si el usuario erróneamente elige Pública, entonces el sistema evitará funciones para compartir en ese dispositivo. Eso se convierte en un problema cuando el usuario trata de conectarse a una impresora de red, y entonces termina llamando a soporte técnico.

La solución: Cuando conecte nuevas computadoras con Windows a la red, asegúrese de que la política esté ajustada a Casa, para permitir compartir. Verifique la compartición de archivos y los ajustes de acceso a dispositivos de red para asegurarse que los dispositivos conectados pueden conversar con otros equipos (como impresoras).

Error #3: Tener dispositivos Wi-Fi más antiguos que degradan en rendimiento del nuevo router
Muchos usuarios actualizan su router a nuevos estándares (como 802.11n u 802.11ac), pero fallan en darse cuenta de que los clientes más antiguos que acceden a la red, degradarán el rendimiento general de la red. Ese celular antiguo o esa laptop que usa ocasionalmente pueden estar reduciendo el desempeño, porque los sistemas inalámbricos actúan con el principio del mínimo común denominador, ajustando el desempeño del router al estándar con la velocidad tope más baja posible.

La solución: Elimine (o actualice) cualquier dispositivo cliente más antiguo (especialmente los 802.11b) que aún puedan estar en la red. También puede configurar algunos routers para operar en modo solo 802.11n o solo 802.11ac, lo cual evita que dispositivos más antiguos accedan a una red más rápida.

Error #2: No verificar regularmente actualizaciones de firmware para el router
Aunque esto ha cambiado recientemente con software que puede revisar más fácilmente las actualizaciones, la mayoría de routers no cambian su firmware automáticamente. Funciones importantes, actualizaciones y nuevos ajustes pueden mejorar enormemente el rendimiento de un router -especialmente en los routers más nuevos que pueden recibir actualizaciones una vez que los estándares Wi-Fi son aprobados finalmente.

La solución: Desafortunadamente, actualizar el firmware en un router es aún un proceso manual, que requiere que los usuarios vayan al sitio web del fabricante, descarguen nuevo firmware y luego hagan la actualización con una computadora conectada directamente al router vía Ethernet. Aunque algunos routers incluyen software de navegador que permite a los usuarios verificar actualizaciones, la actualización del firmware es aún un proceso pesado para muchos usuarios, así que es muy probable que no realicen la actualización del firmware.

Error #1: Ir muy rápidamente a la opción “hard reset
La mayoría de los routers tienen un botón hard reset, un pequeño espacio en la parte trasera al que se puede acceder con un botón o un clip de escritorio, el cual regresa la unidad a sus ajustes de fábrica. Aunque esto algunas veces es una opción solo del usuario, que se debería usar cuando algo está mal, muchos usuarios van directo al botón de hard reset antes de intentar algo más. El problema es que cuando el dispositivo se resetea, toda la información que el usuario ingresó durante la configuración se pierde, incluyendo el nombre de ISP, el password, la dirección IP, las claves de seguridad y los puertos/servicios que fueron abiertos.

La solución: Si está bien preparado, habiendo escrito toda esta información por anticipado, hacer un hard reset no debería ser un gran problema. Pero podría generar más trabajo del que se necesita para hacer otros arreglos.

Otros consejos y trucos a tener en cuenta: No intente optimizar el router antes de que esté en funcionamiento. Haga solo los cambios necesarios (ajuste su SSID o apáguelo, configure la seguridad) y deje el aparato funcionando antes de meterse a hacer mejoras. Para la mayoría de cosas, los usuarios regulares no necesitan hacer muchos cambios. Pero tenga cuidado, escriba todos los cambios que haga para que pueda arreglarlos o cambiarlos en el futuro si lo requiere. Use los canales de 5GHz cuando sea posible. No hay nada especial en el uso de 2,4GHz, así que use 5GHz y obtenga un mejor rendimiento -menos interferencia es siempre algo bueno (por supuesto, con 802.11ac, siempre es 5GHz)

–  Keith Shaw, Network World