Modernizar aplicaciones críticas, ¿cuáles son los retos y las oportunidades?

Autor: Redacción CIO México
Categorías relacionadas:
Aplicaciones, Aplicaciones, Aplicaciones, Aplicaciones, Aplicaciones, Aplicaciones, Cómo hacerlo, Cloud / Nube, Colaboración, Desarrollo, Destacado, Experiencia de Usuario, Mejores prácticas, Movilidad, Movilidad, Movilidad, Productividad, Seguridad, Tendencias, Transformación digital, Virtualización

[widget id="text-55"]

Para las áreas de TI empresariales, las aplicaciones críticas representan uno de los temas más divididos en la actualidad. Muchas de ellas se han establecido y funcionan desde hace mucho tiempo, lo que plantea diversos desafíos interesantes para las organizaciones.

¿Cómo modernizar estas aplicaciones? ¿Vale la pena hacer la migración? ¿Las plataformas de hardware y software importan? De hecho, se trata de preguntas legítimas para las que las organizaciones no siempre tienen una respuesta clara.

Hay muchas maneras de modernizar una aplicación, pero por lo general sucede uno de dos enfoques:

El primero consiste en una modernización “suave”, que implica moverse a una versión más nueva de la misma aplicación que puede incluir una nueva plataforma de sistema operativo o hardware de la misma capacidad general; usualmente esto se alinea con una actualización. El problema en este caso es que quedan sin resolverse muchas limitaciones en torno a la aplicación.

El segundo enfoque, sin duda la opción más difícil, implica migrar totalmente hacia una nueva aplicación (y plataforma asociada) para una línea de negocio en particular. Esto es complicado por muchas razones: la principal, que usualmente este tipo de aplicaciones son las que están impulsando el negocio.

Pero, ¿vale la pena el cambio?

Al tocar el tema con las empresas, surgen dudas como: ¿Qué beneficio obtengo al hacer un cambio significativo en una aplicación crítica? ¿Qué riesgos atrae dicho cambio? Es un hecho que la falta de confianza en un cambio hace que las empresas se mantengan en plataformas obsoletas o con soluciones que no satisfacen sus necesidades actuales.

Si bien una solución puede haber cumplido los objetivos planteados cuando se implementó (algunos de los cuales pueden ser muy antiguos), en 2018 y de cara al futuro puede haber demandas y elementos adicionales que simplemente no pueden cumplirse con soluciones de antaño. En este escenario, podría suceder que salga más caro el caldo que las albóndigas, como se dice coloquialmente.

Una defensa natural para no cambiar un sistema que se encuentra en una plataforma de cómputo y aplicaciones obsoletas puede ser que la aplicación simplemente genera mucho dinero como está ahora. Es increíblemente interesante el hecho de que existen aplicaciones y sistemas específicos que son clave en la generación de dinero de las organizaciones. Sin embargo, hay prioridades aún mayores que deberían impulsarlas a modernizarse.

La razón principal es que la aplicación podría rendir aún más para la empresa, y la segunda es la gestión de riesgos. Las plataformas y sistemas obsoletos que sostienen aplicaciones críticas presentan un riesgo para la organización. Muchas de ellas simplemente no pueden reducir todos los riesgos porque las aplicaciones críticas no se pueden mover debido a una plataforma obsoleta. De esta forma, las compañías se están perdiendo de las posibilidades de la recuperación ante desastres, la analítica y la movilidad al no contar con plataformas modernas.

La última pregunta que surge con frecuencia es si las plataformas de hardware y software son importantes. De hecho, para muchas organizaciones, las aplicaciones y los datos son los elementos clave que realmente les importan. Se trata, pues, de una cuestión poderosa hoy en día, en especial porque las organizaciones están considerando migrar a tecnologías más modernas, como aplicaciones o contenedores que no requieren un servidor (server-less).

Mi visión es que la plataforma importa, absolutamente. Así sea una plataforma de hardware, de sistema operativo, de virtualización, en la nube o una plataforma de aplicaciones sin servidor, incluyendo cualquier opción intermedia, todo importa.

Cada uno de estos componentes es crítico para lo que a las organizaciones realmente les interesa: las aplicaciones y los datos. Y como satisfacen las necesidades más modernas de las empresas, hay riesgos significativos que deben abordarse.

Observar las aplicaciones críticas en la organización es una responsabilidad prioritaria hoy en día. Es vital que las áreas de TI consideren cuáles son sus aplicaciones más críticas y posteriormente imaginen cuán diferente sería la función de negocios que realizan si no hubiera barreras. Si hoy se construyeran, ¿cómo se harían?

Cada empresa debe pensar en las aplicaciones críticas de su organización que se encuentran en plataformas obsoletas. ¿Vale la pena correr el riesgo hoy?

____________________

Rick-Vanover-VeeamEl autor de este artículo, Rick Vanover, es director ejecutivo de Estrategia de Producto de Veeam.

Deja un comentario