Pasos para que el CIO gestione el cambio organizacional

Autor: José Luis Becerra Pozas
Categorías relacionadas:

pasos-cio-gestion

A medida que se va tomando conciencia de las repercusiones para la cultura empresarial de la transformación digital, la figura del CIO va incorporando nuevas funciones y atribuciones. Los analistas apuntan a un incremento de la responsabilidad de las personas al frente del área de TI en temas de personal, que les equiparará al de un Director de Recursos Humanos.

Llegar a ese punto requiere del propio CIO un proceso propio de evolución, en el que sea consciente y trabaje los valores, prácticas y mentalidades que rigen en la organización y que influyen en la cultura empresarial.

La firma de consultoría Gartner recomienda tres pasos con los cuales ejercitar estos aspectos, relacionados entre sí. Están centrados en la comunicación de las nuevas directrices, la comprensión de la plantilla y la alineación de todos los procesos que impactan en el factor cultural. 

En relación a la parte de la comunicación, la consultora enfatiza la necesidad de establecer valores organizaciones que sean consistentes con la estrategia empresarial. Estos valores se difundirán a todos los equipos y en los procesos de trabajo, de tal modo que su influencia alcance tanto a la toma de decisiones como al comportamiento diario en la parte de TI. Este, especialmente, debe someterse a un proceso continuo de autoevaluación y al control y diagnóstico del resto de la plantilla. Las necesidades detectadas deben ser compartidas entre los distintos departamentos y sus líderes.

Esta comunicación no sería posible si la persona líder del cambio organizacional no mantuviese una escucha activa. Se trata de crear un entorno accesible, caracterizado por una actitud inclusiva y comprensiva mediante la que escuchar a toda la empresa y dar voz a todos los equipos y personas. Esto sirve para fomentar el trabajo colaborativo y la participación en el desarrollo de la cultura, además de adoptar una visión crítica gracias al aprendizaje de las lecciones de los fracasos.

A su vez, estos dos procesos son clave en la alineación de los valores de la organización con las prácticas que se desarrollan y el uso que se hace de las herramientas.

Este es un factor esencial para que la transformación digital triunfe. Para ello, hay que detectar rutinas de trabajo y comportamientos contraproducentes o problemáticos. 

Gartner destaca las posibilidades que ofrece el trabajo con terceros para aportar una visión externa que ayude a que salgan a la luz las carencias. Una vez descubiertas, se plantean otras tres acciones: ejecutar medidas de cultura táctica con las cuales crear conciencia, compartir los objetivos organizacionales y romper el ciclo de “recompensa” que contribuye a continuar con los comportamientos negativos. “Así se conseguirá entretejer la base para redefinir la cultura de la organización”, señala la firma.

Deja un comentario