Recuperación ante desastres: 5 lecciones a considerar para 2018

Autor: José Luis Becerra Pozas
Categorías relacionadas:
Administración, Administración de proyectos, Administración del riesgo, Amenazas, Cómo hacerlo, Cloud / Nube, Continuidad, Continuidad de negocios, CSO, Destacado, Estrategia CIO, Estrategias, Identidad y Accesos, Lo más reciente, Lo más reciente, Políticas y normas, Protección, Protección de datos, Recuperación, Seguridad, Seguridad, Seguridad, Seguridad, Tendencias, Transformación digital, Transformación digital, Transformación digital

desastres-lecciones-2018

[widget id="text-55"]

Una valiosa experiencia que nos dejó el 2017 es la oportunidad para observar a profundidad nuestro plan de recuperación ante desastres (DRP, por sus siglas en inglés) empresarial y, en caso de ser necesario, hacer las adecuaciones que lo hagan más funcional y exitoso.

Éste fue un año terrible en materia de desastres, tanto en frecuencia como en magnitud. De acuerdo con el informe “Impacto de los terremotos de septiembre de 2017 en el mercado de Tecnologías de Información y Comunicaciones en México”, elaborado por IDC, los sismos del 7 y el 19 de septiembre en el país dejaron una cifra conjunta de 464 muertes y daños estimados de entre 1,516 y 2,596 millones de dólares, correspondientes a la suma de ambos sucesos.

Sobre la afectación que dejaron los huracanes en Estados Unidos, Moody’s señala que aún tomará más tiempo evaluar los daños totales, pero la estimación inicial sugiere que las pérdidas aseguradas por estas catástrofes están entre las más altas de las dos últimas décadas.

En el caso del huracán María, que azotó Puerto Rico, las pérdidas económicas siguen siendo una incertidumbre dado que la isla aún está a la espera de la restauración total de su infraestructura crítica (luz y agua).

Sobre esto, el informe de IDC comenta que 34% de los habitantes y comercios de los estados afectados en el sismo del 19 de septiembre tuvieron afectaciones en el suministro de energía eléctrica, por lo que destaca la importancia de considerar mecanismos de contingencia de energía eléctrica al hacer cualquier despliegue tecnológico o construcción de centro de datos.

“Este desastre natural hace recordar a las empresas la importancia de los planes de recuperación ante desastres y continuidad de negocio. Las organizaciones deberán revisar y actualizar sus planes y, en su caso, realizar las inversiones necesarias para mantenerse a punto”, concluye la firma analista. Así que es momento de preparar el DRP para el futuro. Aquí hay cinco consejos para tomar la estrategia de DRP con seriedad en 2018:

  1. Nunca poner la vida en peligro

Pareciera obvio, pero una consecuencia de no tener un DRP adecuado es que las organizaciones tendrán que esforzarse en el último momento para asegurarse de que no haya alguna pérdida de datos. Esto puede poner a las personas en situaciones en las que su seguridad puede estar en riesgo, y nadie quiere lidiar con esto. La sugerencia, entonces, es hacer el DRP sólido antes del desastre.

  1. Considerar una mayor distancia para el DRP

Algo que se destaca al considerar la frecuencia e intensidad de los desastres que ocurrieron en 2017 es que grandes áreas se vieron afectadas. Los huracanes Franklin, Harvey y Katia, entre otros, tuvieron un fuerte impacto en México y otras áreas de la región.

Un aprendizaje en este sentido es que puede ser necesario aumentar la distancia para una solución de DRP. ¿Serán adecuados 20 kilómetros? Tal vez no. Actualmente la nube representa una gran oportunidad para conformar un DRP que cumpla con éxito su función.

  1. Tener autoridad para tomar decisiones

Si algo pueden compartir las organizaciones que han atravesado por un desastre, son las cosas que aprendieron de esa experiencia. Si una empresa tiene la capacidad de establecer autoridad de decisión para iniciar el DRP, esto puede ahorrar un tiempo precioso. En cambio, perder el tiempo para decidir si una acción debe tomarse puede significar un alto riesgo.

  1. Identificar los servicios y aplicaciones de negocios; no la infraestructura

El proceso de planeación del DRP debe considerar que lo que se está gestionando son las aplicaciones y servicios relevantes, de manera que estén disponibles en caso de alguna eventualidad. Si bien hay componentes de infraestructura necesarios para que tales elementos funcionen, lo cierto es que estructurar el DRP alrededor de las aplicaciones críticas –las que impulsan a la organización– conducirá a un mejor resultado.

Asimismo, es importante garantizar la comunicación previa, en el ínter y posterior a una eventualidad (sobre todo si los teléfonos celulares no son una opción), ya que éste suele ser uno de los aspectos más críticos de un DRP que se pasan por alto.

  1. Hacer pruebas con confianza y éxito conducirá a un DRP confiable y exitoso

Si un cliente tiene dudas en relación a los procesos importantes, las pruebas serán un problema. Sin confianza no hay pruebas, porque la capacidad de probar un DRP no se trata sólo de revisar si funcionará –lo que es muy bueno–, sino además de dar confianza de que ayudará a los puntos arriba mencionados.

Cualquier organización que trabaje para optimizar su DRP puede valerse de estos pasos. De igual forma, intercambiar experiencias con pares que han atravesado por desastres ayuda a conformar un plan de recuperación ante desastres óptimo y preparado para cualquier tipo de eventualidad.

_____________

Rick-Vanover-VeeamPor Rick Vanover, director Ejecutivo de Estrategia de Producto en Veeam Software.

Deja un comentario