Ruta N: referente mundial de innovación

Autor: Mireya Cortés
Categorías relacionadas:
Administración, Administración, Administración de proyectos, Administración de proyectos, Cómo hacerlo, Centros de datos, Del día, Destacado, Estrategia CIO, Infraestructura, Innovación, Inversiones, Lo más reciente, Lo más reciente, Management, Mejores prácticas, Mejores prácticas, Outsourcing, Proyectos de TI, Rol del CIO, Tendencias

Los espacios verdes distinguen al conjunto arquitectónico de Ruta N, en Medellín.

[widget id="text-55"]

En el corazón de Medellín, Colombia, existe un lugar que impacta tanto a visitantes como a lugareños. Se trata de Ruta N: un conjunto arquitectónico de 172 hectáreas, que se distingue por estar rodeado por jardines y arboledas, y que fue concebido para articular el “ecosistema de innovación” en esa ciudad.

Pero la singularidad del Complejo Ruta N va más allá de la armonía visual: fue creado como una alianza público-privada por la Alcaldía de Medellín, en conjunto con la compañía de telecomunicaciones UNE y la empresa de servicios públicos EPM para promover el desarrollo de negocios innovadores intensivos en ciencia y tecnología.

Al cierre de esta edición, 78 compañías de 16 países –como la mexicana Green Technology, desarrolladora de aplicaciones– se habían establecido en el edificio principal de Ruta N, generando más de 1,700 empleos. Para el 2021, sus promotores esperan convertir este lugar en el mayor catalizador económico de la ciudad.

Juan Camilo Quintero, Director Ejecutivo de Ruta N.

Juan Camilo Quintero, Director Ejecutivo de Ruta N.

“La idea surge porque hemos entendido que Medellín es una ciudad entre montañas. No tenemos un puerto demasiado cerca. Y a pesar de haber sido una ciudad muy industrial, comprendimos que la mejor vía era fortalecer los temas de servicios y conocimientos. Y precisamente los temas de conocimiento están muy relacionados con ciencia, tecnología e innovación”, explicó Juan Camilo Quintero, Director Ejecutivo de Ruta N, quien se ha convertido también en el principal promotor de esta iniciativa. Agregó que la Alcaldía de la ciudad, apreció también este proyecto como una alternativa para generar sustentabilidad y una estrategia para crear empleos de valor agregado, de ahí que se aprovecharan los clusters que ya estaban establecidos.

Se diseñó entonces una oferta de programas de acuerdo con los intereses de empresarios y emprendedores, inversionistas, investigadores y academia, estudiantes y ciudadanía en general para potenciar lo que han llamado “su ADN Innovador”, y de esta manera convertir a Medellín en un referente mundial de innovación.

El distrito que ocupa el corporativo se extiende en 172 hectáreas. “Esperamos desarrollar alrededor de dos millones de metros cuadrados de áreas público-privadas en este lugar desde hoy hasta el 2025. Este año se han construido unos 60 mil metros cuadrados en una zona que será tanto para trabajar como para vivir, donde antes no era así. Para ello se han diseñado viviendas con una tipología diferente, pues en ese sitio habitarán investigadores, inversionistas, emprendedores, y habrá zona de WiFi abierto, se podrá caminar, andar en bicicleta y será un lugar muy agradable para desarrollar el conocimiento”.

Alianza consistente y a largo plazo
No obstante los beneficios reales y potenciales del proyecto, Quintero reconoció los desafíos y dificultades que han tenido que superar. “Uno de los principales retos, que no sólo es de Medellín sino de toda Latinoamérica, es el tema de las alianzas público-privadas. Cuando el sector privado comprende que al sector público le tiene que ir para que a ellos les vaya bien, y viceversa, comienza todo a marchar de mejor manera. Los empresarios tienen ahora un pensamiento más filantrópico y están entregando inclusive más allá de los impuestos, de manera que Medellín tiene muchos programas que son financiados por el sector privado”.

Los espacios verdes distinguen a este conjunto arquitectónico en Medellin, Colombia.

Los espacios verdes distinguen a este conjunto arquitectónico en Medellin, Colombia.

Al saltar este obstáculo, dijo, se han podido establecer las estrategias de largo plazo de Ruta N, a saber: el Plan de Ciencia y Tecnología del 2021, el Distrito al 2025, y el Pacto por la Innovación que tiene todos los indicadores al 2021.

Algo que también distingue a esta corporación es que la mayoría de su junta directiva es privada, lo cual hace que cada estrategia tenga consistencia en el largo plazo. “Es una conciencia de lo público, pero también una pertenencia de lo privado hacia lo público para elegir buenas autoridades que trabajen por el desarrollo de la ciudad”.

Otra particularidad, en fin, es que la mayor parte de quienes trabajan en Ruta N son jóvenes, con buena preparación académica y que quieren escribir una página en la historia de Medellín. “Ellos priorizan a la sociedad en vez de al dinero, contrario a lo que sucedía hace 20 años, cuando era a la inversa. En esta ciudad hemos venido cambiando generacionalmente esa lógica”, señaló el directivo.

Cercanía con las causas ciudadanas
Ruta N debe su nombre a varias razones: al exponente “n”, que significa infinito, a la conjunción de las palabras MedellínNovación y a que se encuentra situada en el Noreste de la capital antioqueña. Desde ahí se han emprendido diversos programas y proyectos de sustentabilidad y cultura tecnológica para zonas marginadas de esta urbe.

Para el 2021, sus promotores esperan convertir este lugar en el mayor catalizador económico de la ciudad.

Para el 2021, sus promotores esperan convertir este lugar en el mayor catalizador económico de la ciudad.

Sin embargo, Quintero aclaró que la solución a los problemas de la gente más pobre no subyace sólo y únicamente en lo haga Ruta N, pues son un elemento más. “Lo que buscamos con el programa es que la gente entienda un poco la utilidad de la ciencia, la tecnología y la innovación. Que no sientan que estos proyectos son sólo para empresas avanzadas o universidades privadas, pues siempre se ha tenido la percepción de que la ciencia es para gente de laboratorio.

“En realidad, nosotros estamos haciendo mucha ‘ciencia ciudadana’ y buscamos tener como referentes, no al chico malo del barrio, sino al que es capaz de resolver problemas, que puede liderar proyectos de ciencia y tecnología o que es capaz de cambiar la dinámica del barrio”.

Quintero señala que en Colombia se idolatra a los jugadores de futbol y se menosprecia a los científicos. “En Ruta N, queremos que en los barrios pobres de Medellín salgan muchos científicos. Parte de la estrategia es formar a los jóvenes, y a llevar starups de la ciudad a los barrios para que contribuyan a pensar y a resolver los problemas que la gente está priorizando. Eso probablemente sea un grano de arena en las soluciones, pero estamos comenzando a recorrer un camino. Por ahí queremos empezar, y nos hemos atrevido”, aseveró Quintero.

Así se desarrolla el ADN Innovador

La alianza público-privada Ruta N lleva a cabo programas y proyectos en ciencia, tecnología e innvoación para responder a las necesidades e intereses de diversos públicos, promoviendo el fortalecimiento de instituciones, empresas, grupos de investigación, inversionistas, emprendeores, estudiantes y ciudadanos que impulse la transformación de Medellín. Entre la oferta de programas figuran los siguientes:

  • Para empresarios y emprendedores: programas de formación y talento donde se brindan herramientas y conocimientos necesarios para que puedan comenzar o escalar su proceso hacia la innovación mediante seminarios, talleres, contenidos virtuales, el ViveLab Medellín (espacio físico y de asesoría para iniciar operaciones en esta ciudad), ruedas de negocios, compras innovadoras, la valoración y comercialización de tecnologías, así como las startups Academy y Weekend.
  • Para investigadores y academia: la posibilidad de alistar, transferir y comercializar tecnologías mediante la Plataforma de Innovación Abierta SUNN, cofinanciamiento de proyectos,  programas académicos para que las instituciones educativas tengan un alto enfoque hacia la innovación, asesoría para proteger la propiedad intelectual, y la detección de oportunidades para proyectos o negocios.
  • Para los inversionistas: acceso a información especializada, contacto con otros inversionistas y emprendedores, cursos de alto nivel relacionados con el “capital inteligente”, identificación de proyectos y generación de sinergias mediante compras innovadoras y mecanismos de inversión.
  • Para los estudiantes: programas de emprendimiento para “ideas con componente tecnológico” a través de las startups Academy y Weekend, la estrategia Horizontes para conectar al interesado con la ciencia y la tecnología mediante la robótica, la domótica y la ingeniería, así como diversos contenidos virtuales.
  • Y para los ciudadanos: actividades culturales y de entretenimiento, formación de talento con los programas Open House y ViveLab Medellín, visitas guiadas al Complejo Ruta N y herramientas para actualizarse en temas de ciencia, tecnología e innovación.

-Por José Luis Becerra Pozas, CIO México

Deja un comentario