Día de Internet 2017: Retos para la Conectividad Universal

Categorías relacionadas:

Internet

La celebración del Día de Internet parte de dos importantes eventos: el primero de ellos es la resolución aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 27 de marzo de 2006, la cual proclamó el 17 mayo como Día Mundial de la Sociedad de la Información. [1]

El segundo evento es la Resolución 68 de la Conferencia Plenipotenciaria de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) en 2006 que invitó a celebrar el Día de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información el mismo 17 de mayo.[2]

El Día del Internet busca generar conciencia sobre la importancia que tiene esta herramienta en el ejercicio del derecho a la información, en la comunicación, y en la propagación de contenidos. Sin embargo, también se debe tener presente el  tamaño del reto para lograr la conectividad universal en México.

El reto

En 2016, se contabilizaron 65.5 millones de usuarios de Internet, los cuales representaron 59.9% de la población de seis años o mayor. A su vez, se registraron 15.6 millones de hogares con conexión a Internet, es decir, 47% del total.

 Usuarios de Internet y hogares con conexión a Internet

dia-internet-grafica-1

Fuente: The Social Intelligence Unit con información de ENDUTIH 2016

Al observar el número de usuarios de Internet como proporción del total de la población de 6 años o más por entidad federativa se identificó que Chiapas (33.1%), Oaxaca (36.9%), Guerrero (42.3%), Veracruz (49.7%) y Zacatecas (49.8%) son los estados con mayor rezago. Mientras tanto, Nuevo León (70.7%), Sonora (71.4%), Ciudad de México (73.1%), Quintana Roo (73.9%) y Baja California (76.5%) presentaron los mejores resultados en dicho indicador.

Usuarios de Internet como proporción del total de la población de 6 años o más, 2016

dia-internet-grafica-2

Fuente: The Social Intelligence Unit con información de ENDUTIH 2016

No es coincidencia que las entidades con los porcentajes de usuarios de Internet más bajos se encuentren entre el grupo de los estados con menor nivel de desarrollo en el país. El Índice de Desarrollo Humano (IDH) de Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Veracruz, y Zacatecas oscila entre 0.724 y 0.801, mientras que para Nuevo León, Sonora, Ciudad de México, Quintana Roo, y Baja California se encuentra en la vecindad entre 0.873 y 0.954.[3]

En términos generales, es posible reconocer una correlación entre el grado de desarrollo y la proporción de usuarios de Internet. En el grupo de estados con los IDH más bajos[4] (de 0.724 a 0.797), 46% de las personas de seis años o más son usuarios de Internet. Por su parte, este indicador resultó 54.8% en el grupo de entidades federativas cuyo IDH se encuentra entre 0.798 y 0.834.[5]

Usuarios de Internet como proporción del total de la población de 6 años o más agrupados por intervalos de IDH, 2016

dia-internet-grafica-3

Fuente: The Social Intelligence Unit con información de ENDUTIH 2016 e Informe sobre Desarrollo Humano, México 2016.

Por su parte, la suma de los estados cuyo IDH varió entre 0.835 y 0.871[6] , arrojó una proporción de usuarios de Internet equivalente a 64.5%, mientras que el grupo de entidades con los IDH más elevados[7] arrojó un porcentaje de usuarios de 71.8%.

Este 17 de mayo, día en el que conmemoramos la red de redes y sus beneficios, vale la pena recordar que, al observar la dispersión de los usuarios de Internet en términos geográficos y por nivel de desarrollo, es posible reconocer que persiste la existencia de dos Méxicos, uno más intensivo en materia digital y con mayor desarrollado humano que el otro.

___________________________

Artículo elaborado por The Social Intelligence Unit (SIU).

[1] Organización de las Naciones Unidas. Resolución aprobada por la Asamblea General el 27 de marzo de 2006. Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información. Disponible en: http://bit.ly/1jsy4uA
[2] International Telecommunications Union. Resolution 68 (Rev. Antalya, 2006) – World Telecommunication and Information Society Day. Disponible en: http://bit.ly/2rqs56E
[3] Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Informe sobre Desarrollo Humano, México 2016. Disponible en: http://bit.ly/2b6d04o
[4] Chiapas, Guerrero, Michoacán, Nayarit, Oaxaca, Tabasco, Tlaxcala y Veracruz.
[5] Campeche, Guanajuato, Hidalgo, Puebla, Sinaloa, San Luis Potosí, Yucatán y Zacatecas.
[6] Chihuahua, Colima, Durango, Jalisco, Estado de México, Morelos, Querétaro y Tamaulipas.
[7] Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Ciudad de México, Coahuila, Nuevo León, Quintana Roo y Sonora.

Leer más...



Hacia un solo México, no dos

Categorías relacionadas:

En la década de los sesenta, en pleno zenit del mal llamado “milagro económico mexicano”, nuestra sociedad fue referida como la de “Los Dos Méxicos”, en donde contrastaban uno moderno, industrializado y urbano, beneficiario de las grandes obras de infraestructura y materializado en la creciente clase media. El otro, eminentemente rural, marginado, carente sobre todo de esos beneficios de la modernidad.

Lamentablemente, cinco décadas después es posible retomar esa caracterización en términos de conectividad.

La métrica de los dos México de la conectividad

Ciertamente, cada vez que se liberan nuevas métricas acerca de los accesos de banda ancha fija y móvil en México, así como de sus usuarios, los internautas, recibimos buenas noticias, habiendo escalado en pocos años de niveles de veinte por ciento hasta los más recientes por encima del cincuenta por ciento.

Así, ya más de la mitad de los mexicanos somos usuarios hábiles y regulares de estos servicios en red, es decir, ciudadanos digitales y de las redes sociales.

Sin embargo, eso implica que aproximadamente la otra mitad cuenta con capacidades limitadas (en términos de dispositivo de acceso, conectividad, habilidades digitales, medios transaccionales, etc.) para la apropiación oportuna de contenidos culturales, educativos, productivos o bien de relacionamiento social, entre otros elementos que caracterizan el objetivo cada vez más generalizado de ser en plenitud un Homo Telecom, es decir, un hombre de la comunicación a distancia.

Lo anterior nos remite a esos dos México, o dos tipos de mexicanos: conectados y desconectados.

En efecto, la realidad es que aún la gran mayoría de la población (65.1 millones de mexicanos en 2014), se encuentra en condición de desconexión. Por ello, el elemento aspiracional en el artículo sexto de nuestra Carta Magna es lograr que todos los mexicanos entremos a esa clasificación de ser ciudadanos digitales. Aunque que ese diferencial adicional luce como el más difícil de conectar, por razones de falta de cobertura y de poder adquisitivo, entre otras causales.

Penetración de Internautas por NSE

Fuente: The Competitive Intelligence Unit (2014)

La mitad más difícil

Un rápido ejercicio de prospectiva de la conectividad social nos lleva a anticipar complicaciones adicionales a las ya experimentadas a la fecha. Esa primera mitad de mexicanos conectados podríamos considerarla la Fase (relativamente) Sencilla de la Conectividad.

La segunda mitad de la población representa una labor o Fase (más) Compleja, ya que las limitaciones en cobertura, las limitaciones en el poder adquisitivo o en habilidad digital (o todas las anteriores) impiden entrar en la aritmética de conectividad en nuestro país.

En ese segmento, el mercado no ha logrado posibilitar el acceso de dicha población a dispositivos, redes y servicios. Además, es improbable que a futuro lo logren, al menos no por sí solo. Conectar a la mitad faltante sólo puede resultar de un ejercicio de acción colectiva, es decir, la puesta en marcha de una estrategia de conectividad que involucre a industria, gobierno, academia y al resto de la sociedad.

La implementación efectiva de estas acciones abre la ventana de esperanza para hacer que el acceso a internet sea incluyente en un plazo menor del que tomó llegar a la primera mitad. Por ello, es imperativo imprimir un sentido de urgencia para cerrar esa brecha de capacidades educativas, culturales, productivas y sociales de la mitad de mexicanos que hoy día continúan aún en condición de marginación digital o de conectividad.

Es decir, que lo verdaderamente fundamental no es que exista una mayoría conectada, sino que cada acceso a internet venga acompañado de nuevas oportunidades para los ciudadanos así como una realidad más equitativa en la que sea identificado un solo país. Un sólo México hiperconectado.

– Ernesto Piedras y Samuel Bautista, The Competitive Intelligence Unit

 

Leer más...



Día de Internet: Aritmética de la conectividad

Categorías relacionadas:

El próximo 17 de mayo es el aniversario de la firma del primer Convenio Telegráfico Internacional y de la creación de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU, por sus siglas en inglés), brazo especializado en Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). En ese día ha sido ubicada la celebración del Día de Internet 2015, fecha que recupera además la celebración internacional del Día de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información.

Fecha útil sin duda para repasar los avances y asignaturas pendientes en materia de conectividad en México, es decir, de la tarea colectiva para cerrar la brecha digital.

Aritmética de la conectividad

Por una parte es una buena señal encontrar que en transcurso de un año, el número de internautas ha crecido 8% al pasar de 51.2 millones a 55.3 millones, que representa el 46% de los 120.4 millones de habitantes en el país. Sin embargo el elemento de preocupación aquí es que la mayoría de la población continua en condición de desconexión, o sea los 65.1 millones restantes que representan el 54% de la población.

Al ajustar la población con el cálculo del tamaño de la demanda potencial por servicios de internet, dejando de lado a los niños menores de 6 años y a adultos mayores de 80 (ajuste que en lo sucesivo no debería hacerse, por su creciente incorporación al uso efectivo) la población objetivo total se reduce en 6.3% y llega a 112.8 millones de mexicanos, con lo que nos siguen faltando una mayoría de 57.5 millones en conectividad regular.

En términos de hogares, poco más de una tercera parte (34%) cuentan con servicio de banda ancha, mientras que las dos terceras partes restantes no lo están.

Es motivo de preocupación que ese diferencial adicional luce como el más difícil de conectar, por razones de falta de cobertura y de poder adquisitivo, entre otras causales.

Orígenes y factores de la desconexión

Efectivamente, también por el lado de la oferta existen dificultades que inhiben el acceso regular a internet para todos y que están asociadas al déficit de infraestructura.

Ante ello, es un objetivo nacional la suma de esfuerzos individuales de todos. Sector público, de la mano con  empresas de la industria, así como de miembros de la sociedad civil, para continuar las acciones necesarias para hacer de internet un servicio disponible y asequible para todos.

De manera que sea posible alcanzar la plena satisfacción del derecho de acceso a internet incorporado, desde junio de 2013, en el capítulo de derechos de nuestra Constitución.

Con todo, es un día que más que hacernos mirar al pasado, nos debe obligar a asegurar la puesta en marcha de verdaderas acciones para resolver las disparidades digitales, garantizando así un acceso a Internet plenamente incluyente, es decir para todos los mexicanos.

– Ernesto Piedras, The CIU

 

Leer más...