La Estrategia Digital Nacional: el futuro de las TI en el gobierno

Categorías relacionadas:

A poco más de una semana de la toma de posesión de Enrique Peña Nieto como Presidente de la República, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público publicó en el Diario Oficial de la Federación el Decreto que establece las medidas para el uso eficiente, transparente y eficaz de los recursos públicos, y las acciones de disciplina presupuestaria en el ejercicio del gasto público, así como para la modernización de la Administración Pública Federal (10 de diciembre, 2012).

Se trataba de un “decreto de austeridad”, similar al que había difundido Felipe Calderón en 2006 y que condicionó las adquisiciones de bienes y servicios en materia de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC) por parte del gobierno federal durante su administración.

Hoy, “la intención es utilizar las TIC para promover el bienestar de la ciudadanía e incrementar la competitividad del país”, señaló Emilio Parra Valencia, analista senior de Competitividad con TIC, de Select. “Este gobierno tiene particular enfoque en resolver problemas como la alfabetización digital, la reducción de las brechas digitales y el hecho de contar con portales, con medios y sistemas que le permitan acercarse al ciudadano de manera más eficaz para brindarle mejores servicios”, agregó.

Al respecto, IDC México destaca que el gobierno (a nivel federal, estatal y local) está implementando proyectos de educación que siguen la iniciativa presidencial para proveer computadoras a las escuelas públicas a nivel primaria (quinto y sexto grado). Y aunque algunos de estos proyectos se han pospuesto, IDC espera que el cierre de éstos –para final de año o inicios del 2014– genere un crecimiento en este mercado.

Edgar Fierro, director general de IDC México, estima que el gasto total de TI para el presente año será de 23 mil millones de dólares. “Si consideramos que el gobierno contribuye con casi 18% del total, éste aportará a la industria TI unos 4 mil millones de dólares en 2013”, aseveró.

Se contrae el mercado TIC en la primera mitad del año

Sin duda, el gobierno federal sigue siendo el gran motor de la economía TIC en nuestro país. “Esto lo podemos ver en los resultados que hubo en el primer semestre (de 2013), que fue muy malo, y la razón de esto es que el gobierno federal todavía no ejerce los recursos que se estaban contemplando para este año”, aseveró Parra Valencia, de Select.

Según esta firma de consultoría, para el primer semestre de 2013 la contracción del mercado TIC en el sector Gobierno fue de -10.4%, con respecto al mismo periodo del año anterior.

El “motor” de las telecom

Cabe señalar que en el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018 (PND), presentado por el Presidente Peña Nieto a mediados de mayo pasado, las acciones referentes a las telecomunicaciones se encuentran bajo el apartado de “México Próspero”, cuyos objetivos primordiales son la promoción de la Inclusión Digital, el aumento de la oferta y cobertura de servicios, así como el incremento en la accesibilidad a los servicios de telecomunicaciones.

En dicho documento se enlistan varias acciones como el fomento a la inversión privada en el sector, la creación de un programa de banda ancha con una estrategia específica y soportado por la Red Nacional de Impulso a la Banda Ancha, el fomento a la transición a la Televisión Digital Terrestre y una mayor competencia en el segmento de televisión abierta.

Según se establece en el PND, el gobierno peñista buscará aumentar el uso de Internet mediante el despliegue de nuevas redes de fibra óptica, el uso eficiente de las bandas de 700 MHz y 2.5 GHz y el desarrollo de infraestructura espacial de banda ancha, entre otras.

“Considerando que la masificación en el uso de servicios de telecomunicaciones es un proceso que se lleva a cabo de manera gradual, estas acciones se realizarán de forma paulatina, y deberán estar sustentadas por un marco regulatorio eficiente que garantice los mayores niveles de adopción digital entre los mexicanos”, indicó Ernesto Piedras, director general de The Competitive Intelligence Unit, y analista especializado en este sector.

La estrategia que viene

Precisamente, una de las líneas de acción que se mencionan en el PND es el establecimiento de una Estrategia Digital Nacional que fomente la adopción y el desarrollo de las TIC, e impulse un gobierno eficaz para insertar a México en la Sociedad de la Información y el Conocimiento.

Asimismo, el decreto de diciembre subraya que todas las adquisiciones que efectuará la APF en materia TIC deberán cumplir con las especificaciones y estándares conforme a las políticas de la Estrategia Digital Nacional, con la participación que corresponda a la SHCP en materia presupuestaria.

Es por ello que la actual administración designó a Alejandra Lagunes Soto Ruiz como titular de la Coordinación de Estrategia Digital Nacional, dependiente de la Presidencia de la República. “El compromiso de esta Coordinación se enfocará en realizar los esfuerzos necesarios, tanto para democratizar el acceso a las TIC y promover la adopción de éstas, como para impulsar nuestro desarrollo humano”, señaló Lagunes en un artículo de su autoría aparecido en ADNpolítico.com.

Al cierre de esta edición, aún no se definía la fecha en que se dará a conocer la Estrategia Digital Nacional, en la cual se espera la participación de los tres niveles de gobierno.

Big Data y cloud, “muy verdes” en gobiernos

Hoy se habla mucho de tendencias tecnológicas como Big data, cómputo en la nube y movilidad. ¿Pero será alguna de estas tendencias o varias de ellas las que determinarán el crecimiento de las TIC en el sector Gobierno en nuestro país?

Para Emilio Parra, de Select, las tecnologías como el Big Data y el cloud todavía tardarán en permear en el gobierno. “Lo que estamos viendo –y de acuerdo con los planes que tiene el actual gobierno federal– es que se producirá una ampliación de la infraestructura de TIC”. Esto se debe, dijo, a que “al gobierno le interesa mucho que los municipios pequeños y las comunidades lejanas estén conectadas a Internet. Por ello creo que la inversión estará más enfocada en proyectos de telecomunicaciones, de implementación de redes, de fortalecimiento del backbone. Va a estar más orientada hacia la compra de equipo y de infraestructura”.

Tal es el caso de la Coordinación General de Servicios de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (CGSTIC) del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CINVESTAV) del Instituto Politécnico Nacional, que en 2012 se dio a la tarea de conformar una red de transmisión de datos de manera integral e institucional en la unidad Zacatenco (norte del Distrito Federal), donde se encuentra su sede.

Para la primera etapa, se adquirieron equipos homogéneos (switches de acceso y de distribución) para los edificios que albergan siete departamentos del CINVESTAV Zacatenco. Se tiene previsto que en este mismo año se termine la implementación en los 16 departamentos restantes. También se actualizó el cableado estructurado y se colocaron 2 mil 200 rosetas de conexión. Este año se colocarán otras 5 mil para dar servicio a los 2 mil 400 usuarios que tiene esta Unidad del Cinvestav, informó Mariano Gamboa Zúñiga, titular de la CGSTIC.

En lo que respecta a Big Data, analítica, cómputo en nube y soluciones de movilidad, algunas dependencias federales han manifestado su intención de incursionar en estas tecnologías. “Uno de nuestros retos es dar continuidad a todos los programas ya establecidos en el área de TI e innovar con tendencias como cloud computing y el concepto BYOD, porque si la gente nos los llega a pedir, podemos brindarles esos servicios, justificándolos con un análisis de factibilidad y costo”, aseguró Carlos Ramírez López, director de Tecnologías de la Información del Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal (INAFED).

Por su parte, el Instituto Nacional de Antropología e Historia se ha planteado en este sexenio la conformación de una base de datos multimedia que contenga la producción y los acervos que tiene el Instituto bajo su custodia, como explicó Martín Levenson, Coordinador Nacional de Desarrollo Institucional del INAH.

Otras de las tendencias tecnológicas que, según Parra, seguirá tanto el gobierno federal como los gobiernos estatales, será impulsar el uso de la Firma Electrónica Avanzada y la implementación de sistemas para la Armonización Contable de la Administración Pública, que tienen que ver con un tema de implementación de software para poder unificar y dar soporte a ese tipo de sistemas.

Este esfuerzo por “unificar sistemas” constituye uno de los proyectos prioritarios de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA). Raúl del Bosque Dávila, director general de Tecnologías de Información y Comunicaciones de esta dependencia, indicó que este año esperan conformar el Padrón Único de Beneficiarios, que integra información de 2.8 millones de beneficiarios de programas como ProCampo.

Deuda pública, un condicionante

Las prioridades tecnológicas de los gobiernos en México están definidas por sus necesidades y restricciones presupuestales que enfrenta cada uno de ellos. Por este motivo, uno de los criterios que impactan la demanda de TIC es el nivel de deuda pública en los estados y municipios.

Según Select, el alto endeudamiento de algunos gobiernos locales y estatales tiene al menos tres implicaciones importantes: la posibilidad de que no cumplan con sus obligaciones de pago; la cancelación o retraso de proyectos; y una menor demanda de bienes y servicios debido a una política de reducción del gasto para sanar sus finanzas públicas.

Para Hugo Guevara Díaz, analista de Select, el hecho de que determinadas entidades estatales y municipios estén sobreendeudados contribuye a que el gobierno adopte ciertas tendencias como el desarrollo interno de soluciones y la tercerización de servicios con la finalidad de reducir sus costos de operación.

Los temas macro

Entonces, ¿qué factores determinarán la demanda tecnológica de los gobiernos? Edgar Fierro, de IDC México, definió los tres grandes temas en los cuales trabajará el sector público en México en este sexenio:

Eficiencia operativa, mediante la reducción de costo o la maximización de la inversión realizada en la dependencia, así como la compartición de recursos y mejores prácticas con otras dependencias.

Interoperabilidad, tanto horizontal (entre todas las dependencias y entidades de las APF) como vertical (los tres niveles de gobierno).

Mejor gestión de los recursos tecnológicos, mediante la promoción de compras centralizadas o la gestión de procesos homologados, para que al contratar servicios o productos no haya duplicidad en gastos.

Finalmente, “el reto en el sector público está en que no disminuya el gasto público en materia de TIC, sino que siga creciendo a pesar del decreto de austeridad, y se aprovechen estas tecnologías en otros procesos y áreas que no han madurado lo suficiente como la agilización de trámites, el mejoramiento de la seguridad pública [no sólo la tecnológica] y la dotación de servicios al ciudadano, entre otros”, aseveró Fierro.

-José Luis Poza para CIO México

Leer más...



¿El Plan Nacional de Desarrollo reducirá el rezago tecnológico?

Categorías relacionadas:

Sin duda, la prioridad más importante a la que nos enfrentamos en términos de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (TIC) es brindar las condiciones de igualdad que permitan el acceso a los mexicanos más desfavorecidos, ya que sólo de esta forma se podrá cerrar la brecha digital, alcanzando mayor equidad entre la población y encaminándola de esta forma hacia la Sociedad de la Información. Por ejemplo, en Oaxaca y Guerrero, 68 y 35 por ciento de los municipios, respectivamente, no cuentan con la infraestructura necesaria para la prestación de los servicios, excluyendo a mexicanos que de por sí enfrentan condiciones de marginación.

Por su parte, el fomento a las inversiones resulta un eslabón esencial en el despliegue de infraestructura, condición fundamental para la provisión eficiente de servicios de telecomunicaciones. Entonces, derivado del déficit de infraestructura y capitalización que viven las telecomunicaciones mexicanas, y con el respaldo del artículo 25 Constitucional, que atribuye al Estado “la rectoría del desarrollo nacional”; desde la Administración Federal se buscará implementar, mediante el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2013-2018, ciertas acciones específicas para alcanzar los objetivos de reducción de la brecha digital y el aumento de oportunidades de adopción entre los mexicanos.

Asimismo, con el objetivo de conocer la postura de la opinión pública en el país respecto a las acciones más importantes que debiera contener el presente PND, desde finales de febrero y hasta el 16 de abril se llevó a cabo una consulta pública a la ciudadanía mexicana. Derivado de ello, así como de un esfuerzo conjunto entre las fuerzas políticas del país, como lo fue el Pacto por México, y encaminado por el Ejecutivo Federal, el PND podrá tener impactos transversales para el sector y esparcir sus beneficios hacia la población en su conjunto.

Respecto a las Telecomunicaciones, las acciones contenidas en el Plan se encuentran bajo el apartado de “México Próspero”, que contiene, como objetivos primordiales; la promoción de la Inclusión Digital, el aumento de la oferta y cobertura de servicios, así como el incremento en la accesibilidad a los servicios de telecomunicaciones. Por su parte, se enlistan varias acciones concretas de suma importancia, como el fomento a la inversión privada en el sector, la creación de un programa de banda ancha con una estrategia específica y soportado por la Red Nacional de Impulso a la Banda Ancha (Red NIBA), el fomento a la transición a la TDT y una mayor competencia en el segmento de TV abierta.

A su vez, se buscará aumentar el uso de internet mediante el despliegue de nuevas redes de fibra óptica, el uso eficiente de las bandas de 700MHZ y 2.5GHz y el desarrollo de infraestructura espacial de banda ancha, entre otras. Se destaca también la intención de fomentar un esfuerzo público-privado para el despliegue de infraestructura avanzada que permita el aumento en la productividad que ofrecen las nuevas tecnologías y que los mexicanos urgentemente necesitan.

Considerando que la masificación en el uso de servicios de telecomunicaciones es un proceso que se lleva a cabo de manera gradual, estas acciones se realizarán de forma paulatina, y deberán estar sustentadas por un marco regulatorio eficiente que garantice los mayores niveles de adopción digital entre los mexicanos. Las diferentes etapas de este proceso, desde la instalación y disponibilidad de redes, habilitación de accesos, desarrollo de las plataformas necesarias para la explotación de la tecnología, hasta la mayor adopción de dispositivos e impulso de estrategias de alfabetización digital serán cruciales para disminuir el rezago en la disponibilidad de infraestructura que viven la mayoría de los mexicanos actualmente.

Por Ernesto Piedras y Diana Fernández del Campo

 

Ernesto Piedras es director general de The Competitive Intelligence Unit, S.C., consultora de análisis económico especializada en telecomunicaciones e Industrias Culturales. Puede contactarlo en ernestopiedras@epiedras.net y seguirlo en Twitter: @ernestopiedras. Diana Fernández del Campo en diana.fernandez@the-ciut.net.

Leer más...



Plan Nacional de Desarrollo contempla mejoras en telecomunicaciones

Categorías relacionadas:

El gobierno federal marcó en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) 2013-2018 las líneas de acción que seguirá para impulsar el desarrollo e innovación tecnológica de las telecomunicaciones, con el fin de ampliar la cobertura y accesibilidad a mejores servicios.

De acuerdo con el documento se creará una red nacional de centros comunitarios de capacitación y educación digital y se promoverá mayor oferta de los servicios de telecomunicaciones, así como la inversión privada en el sector.

Asimismo, establece que se creará un programa de banda ancha que señale los sitios a conectar cada año, además de una estrategia para conectar a las instituciones de investigación, educación, salud y gobierno que así lo requieran en las zonas que cuentan con puntos de presencia del servicio de la Red Nacional de Impulso a la Banda Ancha.

El documento, presentado este lunes, señala que otras líneas de acción en la materia serán continuar y ampliar la Campaña Nacional de Inclusión Digital y crear un programa de trabajo para dar cabal cumplimiento a la política para la transición a la Televisión Digital Terrestre.

Aumentar el uso del Internet mediante el desarrollo de nuevas redes de fibra óptica que permitan extender la cobertura a lo largo del territorio nacional y promover la competencia en la televisión abierta, son otros de los objetivos.

El gobierno federal también espera fomentar el uso óptimo de las bandas de 700 Megahertz (Mhz) y 2.5 Gigahertz (Ghz) bajo principios de acceso universal, no discriminatorio, compartido y continuo; e impulsar la adecuación del marco regulatorio del Servicio Postal Mexicano para fomentar su eficiencia y sinergias con otras dependencias.

Asimismo, establece promover participaciones público-privadas en el despliegue, desarrollo y uso eficiente de la infraestructura de conectividad en el país y desarrollar e implementar un sistema espacial de alerta temprana que ayude en la prevención, mitigación y respuesta rápida a emergencias y desastres naturales.

El PND señala que se buscará desarrollar e implementar la infraestructura espacial de banda ancha, incorporando nuevas tecnologías satelitales y propiciando la construcción de capacidades nacionales para las siguientes generaciones satelitales.

Además de contribuir a la modernización del transporte terrestre, aéreo y marítimo, a través de la implementación de un sistema espacial basado en tecnología satelital de navegación global.

El documento enfatiza que “el acceso a los servicios de telecomunicaciones a un precio competitivo y con la calidad suficiente es hoy un prerrequisito para que los individuos y las empresas sean competitivos y aprovechen al máximo el potencial de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación”.

Sin embargo, puntualiza, el acceso a servicios de telecomunicaciones en México aún es limitado para gran parte de la población, y la penetración de la telefonía móvil en el país es de 86 líneas por cada 100 habitantes contra 112 en países como España.

Además, México se encuentra en los últimos lugares en penetración de banda ancha entre los países de la OCDE, pues tiene una penetración de 11.4 por ciento en telefonía fija y 9.6 por ciento en telefonía móvil, con una velocidad promedio de 5.3 Megabits (Mb) en 2012, mientras que el equivalente en Chile fue de 19 Mb.

CIO México

Leer más...