RFID y Big data “anotan touchdown” en el Super Bowl

Categorías relacionadas:
Aplicaciones, Aplicaciones, BI y analítica, BI y analítica, Big data, Big Data, Cómo hacerlo, Del día, Destacado, Experiencia de Usuario, Experiencia de Usuario, Experiencia de Usuario, Internet de las Cosas, Internet de las Cosas, Lo más reciente, Mejores prácticas, Movilidad, Movilidad, Movilidad, Movilidad

super-bowl-rfid

Estamos viviendo una edición más del Super Bowl, uno de los espectáculos más vibrantes y emocionantes en el mundo deportivo. ¿Sabía usted que en las hombreras de los jugadores hay tags de radiofrecuencia (RFID) que permiten el análisis de sus movimientos y la obtención de indicadores como velocidad, distancia, aceleración y desaceleración?

Leer más...



Cinco razones por las que RFID transformará las empresas en México

Categorías relacionadas:
Administración, Administración de proyectos, Destacado, Estrategia CIO, Internet de las Cosas, Lo más reciente, Lo más reciente, Movilidad, Tendencias, Tendencias

RFDI

La mayoría de las empresas consideran que no tienen dolores o carencias en sus procesos de inventario. Sin embargo, entre 2014 y 2016 se perdieron miles  de dólares en ventas en el sector de retail en México debido al desabastecimiento y a la falta de centralización de este tipo de procesos. Aunque parezca un grave problema, actualmente existen soluciones como el RFID (Identificación por radiofrecuencia, por sus siglas en inglés), un sistema de almacenamiento y recuperación de datos remotos que usa dispositivos (como etiquetas, tarjetas o tags), que ayudan a que dichos costos se reduzcan considerablemente.

Leer más...



Cumple tres décadas el código de barras en México

Categorías relacionadas:
Administración, Cómo hacerlo, Del día, Lo más reciente, Lo más reciente, Seguridad, Seguridad, Software empresarial

El domingo 21 de agosto de 1986 marca la fecha en que de manera oficial comenzó a utilizarse el código de barras en nuestro país. El primer producto mexicano identificado con este estándar fue el jabón “Don Máximo”.

Pese a que hace unos años se anticipaba la desaparición del código de barras y una mayor penetración de la identificación por radiofrecuencia (RFID), actualmente hay más aplicaciones para este estándar y miles de empresarios de todo el mundo adquieren por primera vez un código de barras.

A 30 años de su llegada a nuestro país, se estima que más de 55,500 empresas han implementado esta tecnología, según GS1 México, filial de la asociación internacional sin fines de lucro que lleva el mismo nombre.

En el marco de esta conmemoración, la filial dio a conocer algunas cifras sobre el uso del estándar: señala que un 98% de los productos que se comercializan en las tiendas y supermercados en el país cuentan con un código de barras.

Cada año, aproximadamente dos mil empresas (en su mayoría pymes) son apoyadas por GS1 México para obtener su código de barras.

El catálogo electrónico Syncfonía –considerado como la plataforma de búsqueda de productos más consultada por las cadenas comerciales en el país, según GS1– permite compartir información y fotografías de más de 317 mil productos. Más de dos mil empresas cuentan con un catálogo electrónico de este tipo.

Asimismo, el número 750 es el prefijo en código de barras asignado a nuestro país para identificar a los productos registrados comercialmente, informó GS1 México.

Leer más...



Investigadores del MIT lanzan un nuevo chip a prueba de ataques

Categorías relacionadas:
Del día, Lo más reciente, Lo más reciente

Investigadores del MIT y Texas Instruments han desarrollado un tipo de chip de identificación por radiofrecuencia (RFID), que podría ser imposible de hackear. La adopción de estos microprocesadores significaría el fin de los robos de números de tarjetas de crédito o de información clave en las empresas.

Tras la creación de varios prototipos y la verificación de su funcionamiento, las dos organizaciones han presentado estos dispositivos. Según Chiraag Juvekar, ingeniero del MIT, el chip está diseñado para evitar los llamados ataques de ‘canal lateral’. Éstos analizan los patrones de acceso a la memoria cuando el dispositivo está realizando una operación criptográfica, con el objetivo de extraer su clave. “La idea de un ataque de canal lateral es que de una ejecución determinada del algoritmo cripográfico solo se escapa una pequeña cantidad de información”, aseguró Juvekar. “Por lo que se necesitarían muchas fugas para extraer un secreto completo”.

Uno de los modos de evitar este tipo de ciberataques es cambiar periódicamente las contraseñas. Para este caso, el chip RFID generaría una nueva contraseña tras cada transacción.

¿Es posible la implementación inmediata de este chip?
Por el momento, el sistema es vulnerable a ataques de ‘fallo de alimentación’, en los que la potencia del chip se cortaría en varias ocasiones antes del cambio de clave. Sin embargo, se han diseñado dos soluciones para frustrar estos intentos. En primer lugar, una fuente de alimentación en el microprocesador sería prácticamente imposible de amenazar. También, un conjunto de células no volátiles podrían almacenar todos los datos cuando el chip está trabajando y empieza a perder el poder.

Leer más...



Evolucionan las computadoras plásticas, pero no reemplazan al silicio

Categorías relacionadas:
Del día, Lo más reciente, Lo más reciente

¿Pueden los materiales plásticos convertirse en computadoras? Una investigación publicada esta semana acerca esa posibilidad a la realidad.

Los investigadores están viendo la posibilidad de hacer computadoras baratas, flexibles y de bajo consumo, con materiales plásticos. El plástico no es normalmente un buen material conductor. No obstante, los investigadores afirmaron esta semana que han resuelto un problema relacionado con la lectura de datos. La investigación, que trataba de la conversión de electricidad desde película magnética a ópticas de forma que los datos pudieran ser leídos a través de material plástico, fue desarrollada por investigadores de la Universidades de Iowa y de Nueva York. Un artículo sobre esta investigación ha sido publicado recientemente en el Nature Communications Journal.

Se necesita más investigación antes de que las computadoras plásticas puedan ser una realidad, ha reconocido Michael Flatte, profesor de física y astronomía en la universidad de Iowa. Problemas relacionados con la escritura y el proceso de datos tienen que ser resueltos antes de que las computadoras plásticas puedan ser comercialmente viables. Éstas, no obstante, podrían ser utilizadas en teléfonos inteligentes, sensores, pequeños dispositivos electrónicos o células solares, ha afirmado Flatte.

Las computadoras tendrían una capacidad básica de procesamiento, administración de datos y capacidades de transmisión, pero no reemplazarían al silicio utilizado en las rápidas computadoras actuales. No obstante el material plástico podría ser más barato de fabricar, pues no requeriría las complejas fábricas de silicio actuales, y posiblemente podría suplementar los componentes de silicio más rápidos en dispositivos o sensores portátiles.

“Los tipos iniciales de computadoras baratas que se prevén son cosas como RFID, pero con mucha mayor potencia de proceso y almacenamiento de información, o sensores distribuidos”, señaló Flatte. Una implantación de este tipo podría ser un gran campo agrícola con sensores independientes de temperatura hechos con estos dispositivos, distribuidos en cientos de lugares en el campo, afirmó.

Esta investigación es un paso importante en dar a las computadoras plásticas la capacidad de tipo sensor para almacenar datos, procesar localmente información y reportar los datos a una computadora central. Los teléfonos móviles, que demandan más capacidad de proceso que los sensores, requerirán un mayor desarrollo ya que la comunicación requiere emisiones de microondas producidas generalmente por transistores de mayor velocidad construidos con plásticos.

Es difícil para el plástico competir en el área de la electrónica porque el silicio es una tecnología muy efectiva, señaló Flatte. Pero hay aplicaciones donde la flexibilidad del plástico podría ser ventajosa, afirmó, abriendo la posibilidad de que computadoras plásticas puedan ser procesadores de información en neveras u otros dispositivos de electrónica de consumo. “No serán más rápidos ni más pequeños, pero serán más baratos y con menor consumo, esperamos”, anotó Flatte.

En la nueva investigación, Flatte y sus compañeros han podido convertir datos registrados en una película magnética, de una corriente eléctrica a óptica para un diodo orgánico emisor de luz (OLED). El LED estaba hecho de plástico, y conectado a la película magnética a través de un substrato. Los plásticos no pueden gestionar la electricidad, los datos tuvieron que ser convertidos en ópticos para la comunicación. “Los dispositivos plásticos son muy importantes en ciertas áreas de emisión de luz, pero han tendido a no ser importantes en comunicación”, explicó Flatte.

Los investigadores estaban más preocupados en hacer posible la tecnología, las preocupaciones medioambientales relacionadas con el plástico son un tema diferente, comentó Flatte.

Para estar seguros, hay dispositivos plásticos con computadoras de silicios ya en el mercado. Y antes de esta semana, transistores básicos construidos en plástico ya habían sido demostrados. Ahora esta última investigación establece un método para que los dispositivos plásticos puedan leer datos almacenados.

“El método de escritura tiene que resolverse. Pero creo que la lectura ya es un paso importante adelante”, concluyó Flatte.

-Agam Shah, IDG News Service

Leer más...