Banca Abierta, ¿quién es el propietario de sus datos?

Categorías relacionadas:
Administración, Administración de proyectos, Administración del riesgo, Aplicaciones, Aplicaciones, Aplicaciones, Big data, Big data, Cómo hacerlo, Consumerización, CSO, Desarrollo, Destacado, Estrategia CIO, Estrategias, Experiencia de Usuario, Experiencia de Usuario, Experiencia de Usuario, Experiencia del Cliente, Innovación, Inversiones, Lo más reciente, Lo más reciente, Management, Mejores prácticas, Mejores prácticas, Movilidad, Outsourcing, Políticas y normas, Productividad, Protección de datos, Tecnologías, Tendencias, Tendencias, Tienda de aplicaciones, Transformación digital, Transformación digital, Transformación digital

banca-abierta

La Banca Abierta revolucionará los servicios financieros. Pero, ¿allanará el camino para que los recién llegados roben clientes de los bancos tradicionales o es una oportunidad para que los bancos se reinventen?

Leer más...



GDPR: A punto de ser efectiva, ¿ya esta listo?

Categorías relacionadas:
Whitepapers

whitepaper-SAS-GDPR-estas-listo

¿Qué beneficios traerá la Regulación General para la Protección de Datos Europea (GDPR) a su negocio? ¿Sabe cómo afectará ésta los proyectos de Inteligencia Artificial? ¿De qué manera se puede proteger la información personal? Mira lo que opinaron 183 empresarios globales e intersectoriales obligados a cumplir esta Regulación.

Descarga el documento

Leer más...



El Brexit y las leyes de protección de datos, el impacto que viene

Categorías relacionadas:
Administración, Administración de proyectos, Administración del riesgo, Aplicaciones, Cloud / Nube, Cloud Computing, Cloud computing, Del día, Destacado, Inversiones, Lo más reciente, Lo más reciente, Nubes públicas y privadas, Outsourcing, Recuperación, SaaS, Seguridad, Tendencias, Tendencias

Con la próxima salida del Reino Unido de la UE, las leyes de protección de datos podrían sufrir transformaciones en toda Europa y tener consecuencias a largo plazo para las empresas internacionales, que tendrían que replantearse sus políticas de gestión de datos.

A nivel comunitario, hay una directiva general que rige estos temas en todos los Estados miembros, como recuerda Geeman Yip, presidente de la consultora BitTitan. “Ahora que Reino Unido no es parte de la Unión Europea (UE), las directivas básicas van a cambiar”, sostiene.

Dicho de otra manera: cuando Reino Unido se separe de la UE, estas leyes podrían cambiar y las empresas que operan en Europa pueden tener que gestionar un conjunto de leyes de protección de datos específicas en Reino Unido, y otra para los países miembros de la UE.

La cuestión tendrá un impacto tanto en la nube como en los proveedores de servicios administrados, que puedan necesitar ofrecer opciones adicionales para que los clientes reciban los datos en toda Europa.

Aún es demasiado pronto para asegurar exactamente cuál será el impacto, pero los expertos alientan a las empresas que operan en toda Europa a que estudien la situación.

El Acuerdo Safe Harbor

Otra cuestión tiene que ver con el Acuerdo de Puerto Seguro (Safe Harbor) que mantenían Estados Unidos y la Unión Europea y que ha sido invalidado hace unos meses. Ante ello, la UE ha creado el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), que se espera sea la norma común en toda la UE para las leyes de privacidad de datos. Ahora que Reino Unido está saliendo de la UE, no está claro si el país adoptará las normas GDPR, o tendrá la suya propia.

Muchos grandes proveedores estadounidense de tecnología de nube tienen centros de datos en el Reino Unido, que actúan como centros europeos, subraya Dana Simberkoff, miembro de la consultora especialista en SaaS, AvePoint. En su opinión, puede que los planes de este tipo de empresas en el Reino Unido se vuelvan escasos, al menos hasta que se aclare la postura del país.

Según Gartner, el Brexit causará cierta agitación en el mercado de TI, ya que habrá que ordenar los aspectos de privacidad. “Puede que muchos nuevos proyectos estratégicos a largo plazo se paren y no se reinicien hasta 2017”, augura la consultora.

El mismo problema tendrán que afrontarlo las empresas de la UE, en función del resultado de las negociaciones de la salida de Reino Unido.

 

Leer más...



El futuro del sector TIC tras el Brexit: incertidumbres y consecuencias

Categorías relacionadas:
Administración, Administración de proyectos, Administración del riesgo, Consumerización, Del día, Destacado, Estrategia CIO, Inversiones, Lo más reciente, Lo más reciente, Outsourcing, Reportes e investigaciones, Resultados financieros, Tendencias, Tendencias

El ‘Brexit’ es, desde este viernes, una realidad y tanto los ciudadanos como las instituciones europeas han empezado a prepararse para amortiguar las consecuencias de un referéndum que puede ser letal para las aspiraciones comunitarias. David Cameron, primer ministro británico, ya anunció su dimisión, pero prefiere postergar su retirada hasta la negociación oficial con la Unión Europea.

Si el día antes del plebiscito reinaba el optimismo, y la libra presumía de fortaleza, hoy, como primera secuela, descendió a los mínimos que tuvo en 1985. Los expertos hablan de una caída progresiva de confianza y de autoridad de la Unión Europea frente al desdén de la que hasta ahora ha sido su región económica más fuerte. Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, en las primeras reacciones oficiales, pidió tranquilidad y garantizó la estabilidad de la UE, luego de asegurar que están preparados para afrontar el “peor escenario posible”.

Con todo, Europa se tambalea y uno de los grandes cimientos es el conglomerado TIC. Según un estudio publicado por Deloitte en 2014, Londres es el hogar del 60% de las sedes europeas de las grandes empresas.

En este segmento se incluyen multinacionales como Samsung, Sony, Toshiba, Intel, LG, Oracle y Xerox. Éstas se pueden ver aisladas ante un mercado de 500 millones de clientes, y podrían optar por abandonar las islas.

“El efecto más directo es una mayor complejidad en las operaciones de las grandes multinacionales que tendrán que reasignar recursos para enfrentar una nueva realidad”, explicó aComputerworld Fernando Maldonado, analista principal de Delfos Research.

Si algo ha caracterizado a las políticas comunitarias es la búsqueda de integración entre directivas, compañías y organizaciones. Gran parte de este principio político lo recoge el proyecto del Mercado Único Digital que se está acabando de ultimar y que tiene como objetivo impulsar la innovación y el crecimiento económico a través del desarrollo del potencial de las TIC.

“La salida de este camino común tendría trascendentales esfuerzos negativos, ya que frustraría los esfuerzos de ser una potencia económica que quiere competir a nivel global en materias como el comercio o los servicios electrónicos”, comentó Miguel Recio, abogado experto en el sector TIC. “Además, entraríamos en una fase de incertidumbre jurídica tanto para empresas como para personas físicas que son clientes o usuarios de servicios TIC prestados desde allí o por empresas del Reino Unido”.  

En opinión de Maldonado, el Brexit “puede significar un revés para los ecosistemas de startups londinenses dificultando no sólo la captación del codiciado talento –ahora que estamos inmersos en la batalla por el talento– sino también alcanzar una rápida escalabilidad”.

Opiniones encontradas

Durante la campaña previa al plebiscito, Juniper Research efectuó una encuesta que reveló que casi dos tercios de los empleados de la industria de TI de Reino Unido pensaba que el resultado de la salida del Reino Unido de la UE tendría consecuencias negativas para todo el mercado tecnológico y provocaría una reducción de sus fondos.

El 35% restante, en cambio, creía que el Brexit sería beneficioso o tendría un pequeño impacto en el mercado global de TI. Para el 90% de los encuestados, quienes consideraban poco impactante la decisión, el principal argumento era la globalización de esta industria y la poca afectación de las fronteras y políticas en su desarrollo.

Mario Moreno, Computerworld España

Leer más...



¿Cómo afectará el Brexit al eCommerce en Europa?

Categorías relacionadas:
Administración, Administración de proyectos, Administración de proyectos, Administración del riesgo, Comercio móvil, Consumerización, Estrategia CIO, Inversiones, Lo más reciente, Lo más reciente, Management, Movilidad, Movilidad, Outsourcing, Principal, Resultados financieros, Tendencias, Tendencias

brexit-ciberseguridad

El Brexit se impuso por cuatro puntos en el referéndum efectuado ayer. Ahora Reino Unido solicitará su salida de la Unión Europea y se iniciará un periodo de dos años de negociación de este primer abandono de un país de la Unión. Examinamos las repercusiones para el comercio electrónico.

Tras conocerse que Reino Unido no permanecerá en la Unión Europea se produjo una respuesta negativa de las bolsas de  valores y este abandono de la UE también tendrá repercusiones para el comercio en línea y las transacciones transfronterizas, según un análisis de Trusted Shops.

  1. Impuestos de aduanas e impuesto sobre el valor añadido sobre la importación
    Una de las consecuencias del Brexit serán los impuestos de aduana. Los clientes de comercios de otros países que vivan en Gran Bretaña tendrán que pagar impuestos de aduanas e impuesto sobre el valor agregado sobre la importación por las compras realizadas en el país de origen. Esto significa que las compras transfronterizas serán más caras, por lo que serán menos atractivas para los clientes de Reino Unido, y en caso inverso sucederá lo mismo. Además, la burocracia se complicará.
  2. Costos de exportación elevados
    En el caso de los pequeños y medianos comercios se les dificultará soportar estos costos, ya que no les resultará tan fácil como a las grandes empresas el desarrollar cooperaciones estratégicas bilaterales y cooperaciones en el ámbito de la distribución.
  3. Problemas relacionados con la protección de datos
    En cuanto a la protección de datos también se considerará a Reino Unido como tercer país. Apenas habrá cambios notables en lo referente a la transferencia de datos a los proveedores de servicios británicos, puesto que no cabe esperar que Reino Unido pase a formar parte de la lista de países “seguros”. A estos países se les aplican, conforme a las normas de la UE, las de un nivel adecuado de normas relativas a la protección de datos, por eso la transferencia de datos se tratará como un intercambio dentro de la UE. Pero esto es algo que tampoco se considera seguro.
  4. Repercusiones sobre la legislación
    Buena parte de los ámbitos legislativos que afectan a las tiendas online ya se han armonizado. Además, con la iniciativa sobre derechos de los consumidores se acabarán de unificarse los derechos de los consumidores lo más posible. También se ha armonizado totalmente el derecho de la competencia. La armonización también significa jurisdicción del Tribunal de Justicia, al cual los tribunales británicos no tendrían que someterse. Esto podría, con el tiempo, ocasionar divergencias en cuanto a la interpretación de normas armonizadas, así como de la legislación futura. No se puede excluir una modificación drástica, ya que hasta la fecha Reino Unido, en la mayoría de los casos, apenas ha hecho uso del margen de flexibilidad en la aplicación de las normativas relevantes para el comercio electrónico.
  1. ¿Qué tienen que hacer los comerciantes de otros países?
    Se abre ahora un plazo de dos años como “plazo de preaviso de extinción de contrato”. Durante este tiempo deberán llevarse a cabo negociaciones sobre el acuerdo de salida. El resultado de esta negociación determinará qué repercusiones concretas podría tener el Brexit tanto para el Reino Unido como para la UE. Los comerciantes deberían realizar un seguimiento minucioso de las negociaciones entre la UE y Gran Bretaña y aprovechar este tiempo para analizar el papel del mercado del Reino Unido para los negocio. ¿Qué vende esa compañía? ¿Cuál es su volumen de negocios en el Reino Unido? ¿Es un mercado que vale la pena permanecer o incursionar, y estarían dispuestos a asumir los nuevos obstáculos burocráticos y los costos administrativos?
  2. ¿Con qué se encontrará el consumidor?
    En el peor de los casos desaparecerán completamente todos los privilegios que el mercado interior europeo ofrece. En este caso, cuando un consumidor de otro país compre en una tienda online británica por un valor superior a 22 euros, se aplicará el impuesto sobre el valor agregado sobre la importación. Si el consumidor realiza un pedido por un valor superior a 150 euros, tendrá que pagar tanto el IVA sobre la importación como los aranceles. Además, se podría dar el caso de que algunos productos no se puedan comprar, ya que sólo pueden comercializarse legalmente en la UE cuando llevan la declaración CE de conformidad. En el mejor de los casos, la UE y el Reino Unido contraerán una especie de acuerdo de libre comercio y se podría producir una adhesión al Espacio Económico Europeo, como es el caso de Noruega. Esto quiere decir que Reino Unido debería armonizar la legislación en el marco de la libre circulación de personas, mercancías, servicios y capital y reconocer la soberanía de la legislación europea en estos ámbitos legislativos. En tal caso se mantendrían las ventajas del mercado interior comunitario, salvo algunas excepciones.

-IDG.es

Leer más...