Connect with us

Lo más reciente

¿A cuánto ascienden las pérdidas por inactividad de una red y cómo evitarlo?

Mireya Cortés

Published

on

centros-de-datos-interrupcion

La economía digital solo ocurre cuando la infraestructura digital funciona de manera adecuada, con el máximo rendimiento y confiabilidad. Cada red es, por definición, un entorno complejo, formado en parte por recursos internos de diferentes proveedores y generaciones, y cada vez más conectado a la Nube, explicó Luis Arís, Business Development Manager de Paessler para Latinoamérica.

Sin visibilidad de este complejo universo, los negocios pueden detenerse. La investigación de Gartner indica que la pérdida promedio por minuto, causada por el tiempo de inactividad es del orden de US$5,600 en una empresa, la variación depende de las propias características del negocio y su entorno.

Este valor se alcanza sumando pérdidas en ventas, pérdidas en productividad, el costo de recuperar el sistema y también costos intangibles -a menudo de valor de marca- causados por el tiempo de inactividad.

Los administradores de red están muy familiarizados con esta ecuación y trabajan 24×7 para evitar precisamente pérdidas como estas.

Para tratar de evaluar qué problemas tienen el mayor impacto en la continuidad del negocio, Paessler entrevistó a cientos de administradores de red de todo el mundo. Vea a continuación los cinco principales desafíos mencionados por los ejecutivos entrevistados.

1.- Problemas de conectividad de red

Independientemente de cómo estén conectados los dispositivos a una red, debe asegurarse de que estén operando. Habitualmente son los usuarios quienes informan que, por ejemplo, que ya no es posible acceder a un servidor o que no se están recibiendo datos. Con el sensor correcto, no solo se le informará tan pronto como un dispositivo sea inaccesible, sino que también tendrá una descripción general del tiempo de disponibilidad (tiempo de actividad) de cada dispositivo.

Las redes son una parte crucial de la infraestructura de casi cualquier empresa. Si supervisa constantemente el rendimiento de la red, podrá reaccionar a muchos problemas antes de que los usuarios o los clientes se den cuenta del problema.

Existen diferentes tipos de sensores capaces de comprobar la disponibilidad y el rendimiento de la red. Estos incluyen sensores que monitorean los parámetros básicos de su red y sensores que monitorean el estado de los componentes de hardware. También hay sensores que monitorean los dispositivos IoT (por ejemplo, dispositivos Sigfox).

2.- Cuellos de botella en el ancho de banda

Los problemas en el ancho de banda no solo causan un acceso lento a las bases de datos y servidores de archivos, sino que a menudo pueden causar tiempos de inactividad. Es necesario disponer de una cierta cantidad de ancho de banda, especialmente para aplicaciones que trabajan con archivos grandes, para que la aplicación ofrezca una buena UX (experiencia de usuario). Aún más importante es tener suficiente ancho de banda cuando se utiliza VoIP, lo que se conoce como comunicación en tiempo real. Cuando el ancho de banda no es suficiente, ocurren inmediatamente alteraciones en la entrega de archivos de imagen y voz. Los diferentes sensores de ancho de banda lo ayudan a encontrar cuellos de botella en su red y resolverlos.

Esto incluye sensores que analizan el ancho de banda de su red y sensores que monitorean la Calidad de Servicio (QoS) en una red, midiendo todos los parámetros de red relevantes para VoIP.

3.- Falta de espacio en el servidor

La falta de espacio en el almacenamiento de datos en un servidor hace que funcione muy lentamente o incluso deje de funcionar. En algunos casos, ni siquiera es posible iniciar sesión. La capacidad del disco duro disminuye por razones desconocidas. Varios sensores de almacenamiento y servidor de archivos pueden solucionar el problema. Hay sensores que le dicen si el espacio de almacenamiento disponible se está consumiendo inusualmente rápido. Esto permite que el administrador actúe, evitando tiempos de inactividad. Los sensores que hacen este trabajo son compatibles con tecnologías como NetApp, Dell y HPE, entre varios proveedores del mercado.

4.- Violaciones de seguridad

Las violaciones de seguridad deberían recibir la mayor atención, lo más rápido posible. ¡Aquí es donde a menudo surgen los mayores peligros! Por esta razón, muchas empresas utilizan cámaras de vigilancia y controles de acceso. Sin embargo, ¿quién supervisa la estación de vigilancia? Existen soluciones específicas para monitorear su entorno de CCTV. Además, puede crear un panel de control donde puede tener, por ejemplo, una vista general de la imagen en vivo de las cámaras más críticas.

La transformación digital está trayendo más equipos, como dispositivos CCTV, a nuestras redes. Si esa intrincada red de dispositivos y sistemas falla, pueden ocurrir grandes problemas.

Una solución de monitoreo integral puede ayudar a prevenir el tiempo de inactividad y tranquilizar al personal de TI, así como al personal de seguridad o de mantenimiento del edificio.

Las redes estables garantizan la continuidad permanente de su videovigilancia. La infraestructura de TI clásica admite la transferencia de datos y proporciona el hardware subyacente para que funcionen sus cámaras.

Un sistema central que monitorea tanto los equipos clásicos de TI como de CCTV reduce el tiempo necesario para encontrar problemas en la red, en caso de que algo salga mal.

5.- Problemas con los ISP

No hay nada más irritante que cuando la conexión con su ISP (Proveedor de Servicios de Internet) deja de estar disponible. Esta es probablemente la razón más común por la que los empleados llaman y se quejan del servicio de asistencia técnica. En tal caso, no solo las páginas Web ya no son accesibles, sino que el acceso a los recursos de la red desde, por ejemplo, ubicaciones remotas también es imposible. En otras palabras, una situación crítica en un momento como el actual, de una pandemia.

La falta de conexión con el ISP puede derribar las tiendas en línea, lo que significa pérdidas económicas y clientes insatisfechos. Las plataformas con múltiples sensores HTTP pueden informar al gerente de TI si hay páginas Web externas o internas disponibles y cuánto tiempo lleva cargarlas por completo. Es posible concluir rápidamente si se trata de un problema selectivo o incluso de una falla en la conexión a Internet.

Hay sensores para servidores Web (HTTP) capaces de, por ejemplo, construir métricas sobre el tiempo total de descarga de una página Web, incluidos elementos como imágenes. También hay sensores que verifican la conectividad SSL al puerto de un dispositivo.

Quienes sufren el tiempo de inactividad lo pagan caro. Una forma de evitar esto y garantizar la continuidad del negocio es usar sensores para monitorear la red. La creciente digitalización de la economía, sin embargo, requiere que esta plataforma de monitoreo se expanda, con nuevos sensores disponibles constantemente. Solo así será posible mantener, a los ojos del administrador de la red, toda la infraestructura que soporta su negocio.

Advertisement
 

VIDEOS

Resources

Advertisement

Recientes

Advertisement