Connect with us

Transformación digital

Agua de prepago: opción inteligente y rentable

Mireya Cortés

Published

on

Dos décadas después de su creación, la modalidad de agua prepago está en auge en las empresas de servicios públicos. Este modelo, que consiste en un sistema integrado capaz de suministrar agua potable en cantidades limitadas por el valor de la recarga realizada por el usuario, funciona de manera sencilla, y es una buena alternativa para brindarle servicios a los usuarios que se encuentran en mora de pago.

¿Cómo funciona? Después de la instalación de un medidor prepago en la vivienda, el usuario recibe una tarjeta inteligente para realizar las recargas. Para iniciar el consumo, el usuario sólo debe pasar la tarjeta inteligente por encima del medidor digital que activa de inmediato el servicio. La duración de la recarga no se vence, y solo depende de la cantidad de personas que vivan en la residencia y sus hábitos de consumo. 

De acuerdo con Jesús Sánchez, vicepresidente de Open International, “los servicios prepagos están en auge porque son una alternativa comercial viable tanto para las empresas de servicios públicos, como para sus usuarios. Por esta razón, según investigaciones de Northeast Group LLC, las empresas de servicios públicos alrededor planean invertir cerca de USD$11,4 mil millones en mediciones prepagas durante la próxima década y un sector que muestra interés es el del acueducto y alcantarillado”.

El modelo funciona por punta y punta. Al optar por este modelo, los usuarios podrán acceder a  una alternativa de servicio alineada con su capacidad de pago,  tendrán la capacidad de administrar  su presupuesto y priorizar el gasto, lo que garantiza que no se llevarán ninguna  sorpresa en su factura de servicios públicos. Además desarrollaran una mayor conciencia y control sobre su consumo, creando un vínculo claro entre el uso diario del agua y su gasto.

“En términos de ventajas económicas para el consumidor, vale la pena mencionar que una característica de los servicios prepago es su contribución en la reducción del consumo de agua, lo que se ve materializado en el ahorro de dinero. Se estima que el modelo de servicios prepago puede reducir el consumo promedio entre un 10% y 15%, lo cual es significativo cuando se considera que los programas de eficiencia conductual basados en informes acerca del uso del agua, solo han demostrado una reducción máxima del 3%”, agregó Jesús Sánchez.

Por otro lado, las empresas de servicios de acueducto y alcantarillado también ganan, ya que logran un mayor control sobre el uso del recurso hídrico, además reduce las cargas pico, utilizando tarifas de tiempo de uso o esquemas de desprendimiento de carga.

Asimismo, la modalidad de prepago disminuye costos de facturación, cobranza, manejo de reclamaciones, terminación de servicio y procesos de reconexión; asimismo, reduce las conexiones no autorizadas o fraudulentas, e incrementa la satisfacción de los usuarios, al brindarles un servicio ajustado a su presupuesto, que se convierte en incentivo para que los clientes cumplan con los programas establecidos de conservación de los recursos y que descarta la probabilidad de la deuda incobrable.

Por estas razones, se puede afirmar que el servicio de agua prepago es una alternativa comercial que llegó para quedarse. En la actualidad, muchas empresas de servicios públicos desean ampliar su portafolio implementando esta modalidad, sin embargo, Jesús Sánchez advirtió que “para impulsar la estrategia de agua prepagada, las empresas de servicios públicos deben contar con la tecnología adecuada tanto comercial como operacionalmente para su desarrollo”.

Advertisement
Advertisement

VIDEOS

Resources

Advertisement

Recientes

Advertisement