Connect with us

Lo más reciente

En espera del humo blanco en Redmond

José Luis Becerra

Published

on

Especular sobre quién reemplazará a Steve Ballmer como CEO de Microsoft se está volviendo en un nuevo pasatiempo de la industria de la tecnología.

El anuncio de Ballmer de que se retirará en el transcurso de los próximos 12 meses ha desatado emociones fuertes y encontradas – tensión y alivio, tristeza y alegría, incertidumbre y emoción – entre los empleados, clientes, socios, inversionistas y observadores de Microsoft.

Después de todo, nunca ha habido mucho drama alrededor del título de CEO de Microsoft. Poco se dudaba de que Ballmer lo obtuviera cuando Bill Gates lo dejó en el 2000. Ballmer había sido su segundo a cargo durante varios años.

Hoy la situación es muy diferente. Ballmer no tiene a un sucesor, y el anuncio de su retiro sorprendió a muchos. Todos suponíamos que estaría al timón por lo menos varios años más, especialmente desde que anunció una importante reorganización de la empresa en julio pasado.

“No hay nadie que haya sido preparado para esto”, afirmó Charlene Li, analista de Altimer Group.

Por lo tanto, la vacante está abierta, con varios candidatos de dentro y fuera de la compañía. Lo que complica adivinar quién será es que no se sabe lo que están pensando los directores del consejo ni el comité de búsqueda del CEO recientemente creado.

“La pregunta real es si el consejo de Microsoft quiere que la compañía siga con su actual trayectoria, o si quiere aprovechar esta oportunidad para traer a un externo con una perspectiva visionaria”, escribió Al Gillen, analista de IDC, en una investigación.

Si el consejo quiere que el sucesor siga ejecutando la reorganización de Ballmer, que busca hacer que Microsoft opere de forma más cohesiva y se transforme de ser una compañía de software en un proveedor de dispositivos y servicios, sería lógico buscar al interior de la compañía. Por otro lado, si el consejo quiere que la estrategia de Ballmer sea revisada o alterada, su relevo debe provenir de fuera.

Lo que es claro es que quien se elija heredará algunos grandes desafíos, y que todos conocen, incluyendo la débil posición de Windows en el mercado de los sistemas operativos para tablets y teléfonos inteligentes; las bajas ventas de la tablet Surface; y el eterno dilema de si enlazar a Office con iOS y Android y correr el riesgo de afectar el atractivo de Windows.

Se espera también que el sucesor de Ballmer muestre una visión mucho más fina, de modo que Microsoft pueda avanzar en la innovación y aprovechar antes las oportunidades, en lugar de tratar de ponerse al día como lo ha hecho en muchos casos durante su rol como CEO. Los inversionistas en particular han estado impacientes durante años por el precio de las acciones de la compañía, aunque Microsoft ha tenido ganancias robustas y los ingresos han crecido bajo el mando de Ballmer.

Con eso en mente, los observadores de la industria tienen una variedad de ideas del cuál debería ser el perfil del próximo CEO de Microsoft, pero ninguna se considera un finalista.

Una opción dentro de Microsoft es Satya Nadella, vicepresidente ejecutivo de la nueva División de Nube y Empresarial, quien ha recibido elogios por la calidad y las ventas de los productos de la recientemente disuelta División de Servidors y Herramientas.

“Nadella ha hecho un gran trabajo ahí”, afirmó David Johnson, un analista de Forrester Research.

Específicamente, Nadella ha encabezado el esfuerzo de hacer a Windows Azure un importante jugador en los mercados de PaaS (plataforma como servicio) e IaaS (infraestructura como servicio).

“Satya es un líder natural, y a diferencia de Ballmer, tiene experiencia en ingeniería”, señaló Johnson, destacando que además de sus licenciaturas en informática e ingeniería, Nadella también tiene una maestría.

Para Gillen, otro candidato viable sería Kevin Turner, el director operativo de la compañía, quien fuera CIO de Walmart y CEO de Sam’s Club.

La analista de Nucleus Research Rebecca Wetteman dijo que buscaría dentro de la compañía a un visionario tecnológico, a un ingeniero que entienda ampliamente el negocio, los errores que se han cometido y la tecnología emergente que se cocina en la división de investigación y desarrollo de la compañía.

“Buscaría a alguien que pueda impulsar la innovación y que lleve a Microsoft de vuelta a la era de liderazgo tecnológico”, apuntó, negándose a dar nombres.

Además de Nadella, hay otros colaboradores de Ballmer cuyos nombres se han barajado en los últimos días, incluyendo al líder del Grupo de Ingeniería de Sistemas Operativos Terry Myerson; a la jefa del Grupo de Ingeniería de Dispositivos y Estudios Julie Larson-Green; al líder del Grupo de Ingeniería de Aplicaciones y Servicios Qi Lu; a la directora de Mercadotecnia Tami Reller; y Tony Bates, el expresidente de Skype quien fue recientemente nombrado líder del Grupo de Desarrollo de Negocio y Evangelismo.

Otros analistas creen que Microsoft debería contratar a un ejecutivo fuera de la empresa que pueda llegar con una perspectiva fresca.

“Necesitan a alguien que pueda ser la cara mercadológica de Microsoft, como lo fue Ballmer, así como fomentar la innovación, y rápidamente”, afirmó el analista Jack Gold de J. Gold Associates, a través de un correo electrónico.

Google y Apple serían buenos lugares para buscar candidatos, pero sobre todo, Microsoft debería evitar CEOs “reciclados” como los exlíderes de HP Carly Fiorina y Mark Hurd, señaló.

“Necesitan a alguien que haga cambios y deje que fluya la creatividad”, añadió.

Una buena opción sería Stephen Elop, el CEO de Nokia, quien antes fue presidente de la División de Negocio de Microsoft a cargo de Office y miembro de su equipo de liderazgo. “Asignarlo sería señal de que el consejo finalmente está tomando a la movilidad en serio”, dijo Gold.

Una muy buena opción, aunque poco probable, sería Eric Schmidt, el ex CEO de Goole, quien sigue con la compañía de búsquedas como el presidente ejecutivo. Schmidt encabezó a Google durante su fuerte crecimiento de 2011 a 2011, cuando pasó a ser una pequeña empresa que comenzaba a una de las compañías más rentables y poderosas del mundo. Antes de eso, Schmidt fue presidente y CEO de Novell, y CTO de Sun Microsystems.

“No estoy seguro de que quiera dejar Google, pues le está yendo muy bien. Él es la mano detrás de la creatividad. Pero si le dejan ver muchos ceros, uno nunca sabe”, dijo Gold.

Otro candidato atractivo sería Jon Rubinstein, quien participó en el desarrollo del iPod de Apple y después se convirtió en el CEO de Palm antes de que se vendiera a HP. Hoy es director del consejo de Qualcomm. “Es un innovador conocido y tiene un gran enfoque en la movilidad, que es lo que Microsoft necesita”, apuntó Gold.

Li de Altimer Group cree que otra buena opción sería Kevin Johnson, quien se está retirando como CEO de Juniper Networks, y quien trabajó para Microsoft durante 16 años, donde dirigió la entonces llamada División de Plataformas y Servicios, que incluía a Windows y los servicios en línea.

Li dijo que otra opción sería Paul Maritz, quien fuera CEO de VMware hasta el año pasado, y que sigue formando parte del consejo, y antes de eso también fue un ejecutivo de alto nivel de Microsoft.

Johnson de Forrester coincide. “Maritz es un visionario brillante” en las áreas de aplicaciones en la nube y virtualización, dijo.

Microsoft también podría considerar Sheryl Sandberg, directora de Operaciones de Facebook, quien pudiera estar lista para dar el siguiente paso y ocupar el rol de CEO, dijo Li.

La compañía también podría considerar en traer de regreso a Steven Sinofsky, dijo. Sinofsky estuvo a cargo del desarrollo de Windows 8 y renunció abruptamente en noviembre del año pasado, semanas después de que el producto fuera lanzado oficialmente.

“Lo que buscaría primero en un candidato es la innovación y que esté dispuesto a tomar riesgo”, aseguró Li. “Existe un sentido general de que Microsoft ha jugado de forma segura, dependiendo de las franquicias de Office y Windows. El próximo CEO tendrá que hacer apuestas muy grandes”.

– Juan Carlos Perez, CIO

Advertisement
Advertisement

VIDEOS

Resources

Advertisement

Recientes

Advertisement