Connect with us

Blog

Estrategia Nacional de Datos: ejemplo de Reino Unido que México debería seguir

Redacción CIO México

Published

on

El discurso de la transparencia está agotado. Ya suena a retórica la promesa que se va a “transparentar” cierta información gubernamental, sin barreras, sin solicitudes de información. La clave para construir un gobierno abierto está en los datos. La administración pública es la mayor generadora de datos en el mundo; todos los días se construyen indicadores, se actualizan datos, se aporta información para la toma de decisiones, al final tiene que ver con datos gubernamentales.

En muchos países, incluido México, los datos gubernamentales no son considerados algo que tenga valor. En otros países son un activo tan valioso, que tienen departamentos, secretarías de estado para cuidar quién tiene acceso a los datos y para qué los utiliza.

Los datos gubernamentales deben ser, por definición, abiertos, ya que son propiedad de los ciudadanos porque pagamos por ellos.

Cualquier dato que se encuentre detrás de una cortina de obstáculos y trámites (PDFs, sistemas, formatos, peticiones) es un dato secuestrado por el gobierno, quien busca mantener la confidencialidad de su información y comunicación para su beneficio o mantener sus privilegios.

Por eso llamó mi atención la noticia de que el Instituto de Datos Abiertos en el Reino Unido lanzará su Estrategia Nacional de Datos. Desde el 2020 vienen trabajando en este proyecto, debido a su complejidad, retos y problemáticas que ya analizaré en otro momento. Por ahora quiero destacar que para lograr su implementación se han definido cinco “misiones”, así es, misiones, no objetivos, no palabras huecas, sino la confluencia de recursos y personas hacia un enfoque común.

La primera misión es desbloquear el valor de los datos en la economía, lo cual es todo un reto. Los datos gubernamentales tienen un impacto inmediato en la economía. Quien no lo crea, simplemente observe cuando el gobierno va construir un aeropuerto. ¿Cuánto cambia el valor de los predios alrededor de esa obra? Si usted tiene acceso a esa información “privilegiada”, seguro la va a utilizar porque le permitirá invertir, comprar, vender, generar empleos, etc.

¿Por qué esta información debe estar en poder de unos cuantos funcionarios y no de todos los ciudadanos? El tema da para más, pero dejo ahí la primera reflexión.

La segunda misión es “garantizar un régimen de datos que favorezca el crecimiento y la confianza”. Una postura desafiante, ¿no le parece? ¿Cuánto daríamos por decir que todos los datos que recibimos del gobierno son confiables? ¿Acaso hoy podemos confiar en el número de contagios y de hospitales que recibimos diariamente? Me parece que no. El que los ingleses se hallan planteado la misión de otorgar una “garantía” de ello, significa que tampoco generan datos tan confiables. Por ello, y sobre todo, su propósito por aportar datos para crecer, impulsar la economía y el buen gobierno es una aspiración contundente.

Tercera misión, “transformar el uso de los datos por parte del gobierno para impulsar la eficiencia y mejorar los servicios públicos”. Dicho de otra manera: buscar la colaboración ciudadana para que nos digan dónde está fallando el gobierno, qué hacer en las calles, en seguridad pública, en transporte. Una siguiente etapa será que los sistemas informáticos del gobierno puedan monitorear los servicios públicos y adelantarse a su mantenimiento o proponer nuevos. Todo ello es lo que producen los datos correctos en el tiempo adecuado.

La cuarta misión: “Garantizar la seguridad y la resistencia de la infraestructura en la que se basan los datos”. En esta misión destaco dos ideas: la primera, los datos gubernamentales como parte de la seguridad nacional. Impedir que los hackers de cualquier gobierno afecten nuestros datos (recuerde Rusia en la elección de Trump) o expertos que impidan el uso, distribución o alteración de datos gubernamentales. La segunda idea es tener infraestructura propia. ¿Por qué confiarle los datos de los mexicanos (INE; CURP, RFC, etc.) a los bancos de datos en Estados Unidos? ¿Acaso no sería mejor tener servidores dentro del territorio nacional donde estuvieran protegidos? Hacia allá van los ingleses. ¿Y nosotros?

Quinta y última misión: “Defender el flujo internacional de datos”. El tema reviste la mayor importancia: consideremos que Facebook, Twitter, Google entre otros, mantienen el dominio de flujo de datos a través de sus plataformas y sus servicios. Esta misión, se coloca en un punto de inflexión para favorecer la soberanía de los datos, la gobernanza internacional de los mismos y generar ordenamientos globales que dejen en claro las limitaciones de estos desarrollos tecnológicos.

En suma, estas cinco misiones propuestas en la estrategia nacional de datos de Inglaterra, nos deben llamar a la reflexión y promover una estrategia nacional de datos para México, donde estén protegidos los datos gubernamentales, pero a la vez puedan ser utilizados libremente por los ciudadanos. Me parece que los temas pueden variar en alcance o definición, pero el fondo es él mismo: los datos del gobierno son de todos y para beneficio de todos.

________________________

El autor de la columna “Tecnogob”, Rodrigo Sandoval Almazán, es Profesor de Tiempo Completo SNI Nivel 2 de la Universidad Autónoma del Estado de México. Lo puede contactar en rsandovuaem@gmail.com y en la cuenta de Twitter @horus72.

Advertisement
Advertisement

VIDEOS

Resources

Advertisement

Recientes

Advertisement