Connect with us

Big data

Industria de datos, la clave para la recuperación económica

Redacción CIO México

Published

on

papel-ingeniero-datos

Cuando hablamos de digitalización, más allá de los números y los conceptos técnicos, dejamos con frecuencia desapercibido el hecho de que si bien las empresas de tecnología han demostrado una y otra vez el rol que juegan en la economía actual, el verdadero valor y las innovaciones más significativas radican debajo del hardware y el software, justamente en los “insights” que vienen de los datos, haciendo de estos el verdadero protagonista.

Cotidianamente dispositivos, negocios y personas generamos e interactuamos con una gran cantidad de datos. Se calcula que actualmente, el tráfico de Internet en México equivale a alrededor a 59 Petabytes por día. Un ejemplo que nos puede ayudar a comprender mejor la magnitud de esta cifra es si pensamos en almacenar el mayor número posible de canciones MP3 en un dispositivo con capacidad de un solo Petabyte (PB), al reproducir de manera continua la música guardada nos tomaría aproximadamente 2,000 años en terminar de escuchar todas las piezas.

Nos encontramos en un mundo cada vez más digital, donde en tan solo sesenta segundos se envían más de 41 millones de mensajes, casi millón y medio de llamadas, e incluso se reciben más 69 millones de postulaciones para empleos. Lo que para nosotros es un simple clic en el ratón, un “like” en un comentario, o un correo sin valor, solo bits y bytes que de un momento a otro quedarán en el olvido; tras bambalinas representan una enorme industria construida de la captura, generación, almacenamiento, análisis y procesamiento de la información que el año pasado alcanzó un valor estimado de $182,000 millones de dólares.

La migración a plataformas digitales y centradas en datos se acentuó con la llegada del COVID-19, donde el valor de la información se volvió trascendental al brindarnos cifras de contagios, curvas epidemiológicas y gráficas de saturación hospitalaria; pero también incentivó la adopción de tecnología en hogares y organizaciones, llegando al punto en que, debido al impacto de la pandemia, en los últimos meses 60.2% de las empresas mexicanas han tenido que tomar medidas extraordinarias, muchas de ellas relacionadas con la adopción tecnológica, para mantener la continuidad operativa ante la coyuntura de salud y, por ende, haciendo cada vez más amplio océano de datos.

De cara a una etapa de ajuste y reinvención, el poder de los datos sigue demostrando su valía: desplegando soluciones de rastreo de contacto, monitoreando el estado de salud del capital humano o ayudando en la programación de asistencia a las oficinas. Construyendo una nueva perspectiva, de adentro hacia afuera, las organizaciones pueden aprovechar la información que generan y reciben para tomar mejores decisiones, cambiar sus estrategias de negocios o construir productos y servicios que se adecuan más a las necesidades de sus clientes.

Mirando el verdadero impacto de la transformación digital en nuestras vidas, en las fotos que compartimos en redes sociales, los documentos que producimos en horas laborales y las transacciones que fácilmente podemos realizar desde la palma de la mano, los datos pasan de ser un conjunto de ceros y unos a acciones tangibles en nuestra cotidianidad. Así como muchos pasamos de hacer la lista del supermercado en una hoja de papel a enlistar los artículos a un asistente de voz, crear una lista en el smartphone o hacer la compra enteramente en línea, las organizaciones también han cambiado su operación para implementar soluciones tecnológicas que las ayuden a ser más ágiles, eficientes y competitivas. Es en este escenario que la data se convierte en un activo empresarial, creando un efecto dominó que atraviesa a todos los países, industrias y empleos.

Adoptar un enfoque centrado en los datos no solo ayuda a las compañías a ser más inteligentes, sino que desenvuelve una cadena de organizaciones, empleados y consumidores que abre nuevas oportunidades para la recuperación global, involucrando modelos de negocio diferentes y nuevos talentos preparados para generar, almacenar, interpretar y procesar la información.

A medida que el mundo retoma su ritmo, la industria de datos juega y seguirá jugando un papel sustancial, sirviendo como un elemento clave para las personas y empresas no solo durante la etapa de recuperación, sino como el cimiento de una economía global cada vez más inteligente, justa y sostenible.

En el 2006 Clive Humby acuñó la frase “los datos son el nuevo petróleo”, pero no fue sino hasta hace relativamente poco tiempo que como al petróleo, comenzamos a refinar y transformar los datos para extraerles su valor real. La nueva industria de datos que estamos viendo surgir está creando nuevas fuentes de valor, empleo y negocios que no existían antes, y México está viviendo un momento clave para aprovechar esta nueva inflexión del mercado y la tecnología, y crecer con ella.

Roberto De La Mora, Director de Tecnología en Microsoft México

Advertisement
 

VIDEOS

Resources

Recientes

Advertisement