Connect with us

Continuidad

La estrategia de recuperación requiere atender primero a las personas

Redacción CIO México

Published

on

A medida que las empresas hacen planes para pasar gradualmente de un entorno de trabajo casi al 100% desde casa a una fuerza de trabajo híbrida formada por un porcentaje de personas que trabajan en un entorno de oficina muy modificado y un número mayor que continúa trabajando desde el hogar en un futuro previsible, se pedirá a los departamentos de TI que proporcionen apoyo tecnológico a esta estructura.

Para hacerlo eficazmente, los CIO deben mantener los niveles de productividad de sus equipos, mejorar las infraestructuras existentes para hacerlas más resistentes y seguir impulsando la transformación digital, aunque se reduzca el personal de TI y se recorten los presupuestos de tecnología. 

También se puede pedir a los líderes y al personal de TI que perfeccionen sus habilidades no técnicas en materia de comunicación y colaboración, mientras interactúan con sus colegas del lado de la empresa para centrarse más en los productos y las iniciativas generadoras de ingresos.

En este punto de vista del Consejo Ejecutivo de CIO, Shannon Gath, CIO de AMAG Pharmaceuticals, esboza algunos de los retos a los que se enfrenta mientras continúa impulsando el cambio transformador y aportando valor empresarial como parte de los esfuerzos de COVID de la empresa.

El impacto de COVID en la fuerza de trabajo y la cultura

Hemos hablado durante años sobre la importancia de las habilidades y funciones de gestión de las relaciones comerciales que nos han ayudado a crecer y madurar como CIO. Sin embargo, el COVID-19 presenta una oportunidad para que los CIOs muestren realmente lo bien que entendemos el negocio y demuestren lo capaces que somos de liderar iniciativas de cambio multifuncionales en toda la empresa.

Creo que casi todos los líderes de TI de hoy en día saben que todo lo que hacemos se basa en un enfoque de negocio primero y se dan cuenta de los obstáculos a los que se enfrenta la empresa. Esto nos coloca en una gran posición no sólo para utilizar la tecnología y los recursos estratégicos de nuestro cinturón de herramientas para abordar los desafíos, sino también para comprender cómo la integración de las personas, los procesos y la tecnología puede resolver problemas significativos para la organización y ayudarla a prosperar. Esta capacidad de resolución de problemas es lo que ayudará a las empresas a prosperar en estos tiempos de cambio y, en última instancia, a sobrevivir.

No hay duda de que es importante que los CIO se aseguren de que una fuerza de trabajo remota sea tan productiva y segura como sea posible. Sin embargo, una de las incógnitas y preocupaciones en este momento es qué tipo de impacto tendrá una fuerza de trabajo dividida a largo plazo en la cultura general de una organización.

Aproximadamente dos tercios de los empleados de Estados Unidos trabaja actualmente desde casa durante la pandemia, según el Índice Empresarial COVID-19 de la SHRM. Casi el 60% de los trabajadores de ese país que ha trabajado en casa durante la crisis también preferiría hacerlo en la medida de lo posible una vez se levanten las restricciones de atención médica, o cuando una vacuna esté ampliamente disponible, señala la investigación de Gallup. Una fuerza de trabajo dividida entre los que trabajan desde casa y los que trabajan en la oficina presenta un cambio cultural único.

El primer paso para contrarrestar, o al menos reconocer el desafío cultural, es que los líderes vigilen de cerca la dinámica general de la organización. La dirección debería dedicar tiempo a cada empleado —tanto en la oficina como en casa— para comprender realmente dónde están luchando y cuáles son sus puntos débiles, ya que la experiencia es tan individualizada y personal. Apoyar a su equipo nunca debería ser “café para todos”. Tener empatía es crítico en este momento. Hoy, más que nunca, es importante que entienda las situaciones personales de cada empleado y cómo la dirección puede encontrarlos donde están para lograr el mayor nivel de productividad, mientras ayuda a encontrar un equilibrio que les dé satisfacción tanto en lo profesional como en lo personal.

Vigilar la retención de talentos de TI, el reclutamiento y la diversidad

Desde la perspectiva del liderazgo en TI, debe asegurarse de que puede ampliar y reducir los recursos tecnológicos de manera que le permita seguir dirigiendo y acelerando el negocio. Cuando evalúo a los futuros miembros y líderes de un equipo, busco a alguien a quien pueda perfilar como un atleta. Puede que lleguen a la mesa con un cierto nivel de experiencia, pero ¿con qué rapidez se ponen al día en diferentes áreas fuera de sus responsabilidades y se inclinan por otras áreas para asumir más responsabilidades en un corto período de tiempo?

Si usted supervisa una organización de TI que debe reducir su fuerza de trabajo en un 50%, ¿quiénes de las personas restantes son las que le ayudarán a avanzar?

Puede que no sean necesariamente los expertos o especialistas, pero quizás sean esas personas las que puedan asumir mucha más responsabilidad. Creo que los deportistas de la tecnología y de la colaboración son realmente el futuro de la empresa, ya que son las personas que tienen capacidad de recuperación y sobrevivirán a los tiempos de cambios tumultuosos. En estos tiempos, esa es la clase de gente que quieres en tu equipo.

Puedes identificar a estas personas, tanto en la oficina como a distancia, porque son las que tienen fuertes habilidades de comunicación, un fuerte entrenamiento y habilidades de gestión del cambio. No sólo entienden cómo evolucionan los productos como los de la plataforma de Microsoft y qué características están surgiendo, sino que también saben cuáles son las más relevantes para resolver los problemas empresariales específicos de su empresa. Pueden filtrar todo lo demás y poner en marcha las soluciones adecuadas, de modo que los empleados y los clientes obtengan el mayor beneficio de las características y la funcionalidad.

El hecho de poder identificar, motivar y formar a estos trabajadores, así como reclutar a nuevas personas como parte de un esfuerzo de transformación digital en toda la empresa, eleva el papel del CIO a una mayor posición para impactar y hacer avanzar a toda la empresa, en muchos casos extendiendo esa influencia directamente al CEO. 

Advertisement
 

VIDEOS

Resources

Recientes

Advertisement