Connect with us

Lo más reciente

La pandemia ha reducido un 30% los informes de cumplimiento laboral

Mireya Cortés

Published

on

La pandemia cambió también el comportamiento laboral. Según Gartner, se han reducido los informes de cumplimiento normativo en un 30%, porque se observan y se denuncian menos conductas indebidas en el entorno de trabajo, en parte debido al aumento de la actividad en remoto.

Desde la pandemia son menos los que observan conductas indebidas y menos los que las denuncian. Según un estudio de la consultora Gartner, la tasa de informes de cumplimiento ha disminuido en un 30% desde antes de la pandemia. Los empleados son menos propensos a observar conductas indebidas y a denunciarlas cuando las observan.

“El aumento de las prácticas de trabajo remoto e híbrido ha reducido la cantidad de conductas indebidas y la posibilidad de observarlas”, ha explicado Chris Audet, director senior de investigación en la práctica de Gartner Legal, Risk & Compliance. “Sin embargo, lo que vemos en los datos es más complejo: las conductas indebidas como los regalos, el entretenimiento y el abuso de los viajes están disminuyendo, pero cosas como la intimidación y el comportamiento no deseado están aumentando”.

No cabe duda de que las conductas indebidas o inadecuadas siguen produciéndose desde la pandemia, aunque de forma cambiante, pero el departamento de cumplimiento normativo se entera de ellas con un 30% menos de frecuencia que antes.

Desde la pandemia, los empleados son mucho menos propensos a hablar si perciben que algo va mal, independientemente de que la frecuencia de la mala conducta sea mayor o menor”, ha dicho Audet. “Una cultura en la que los empleados no creen que los demás denuncien la mala conducta tiene implicaciones negativas para la empresa. Es menos probable que los empleados consideren que su empresa es ética, menos probable que piensen que la empresa se preocupa por ellos y menos probable que estén comprometidos con su trabajo”.

Cambio en el panorama de la mala conducta

En general, los empleados remotos observan un 11% menos de mala conducta que sus compañeros de la oficina. Esto se debe, en parte, a un gran descenso de las conductas indebidas observadas en relación con los viajes, los regalos y las actividades de ocio, ya que las oportunidades de cometer conductas inadecuadas en estas áreas son significativamente menores. Sin embargo, los tipos de conducta indebida que el cumplimiento suele tolerar muy poco se mantienen estables o aumentan.

El acoso, la intimidación y el comportamiento no deseado han aumentado un 7% en el caso de los trabajadores a distancia; el uso indebido del tiempo y de los activos de la empresa ha aumentado un 3%“, afirmó Audet. “El acoso sexual se mantiene relativamente estable, con sólo un 1% menos para los empleados a distancia desde la pandemia”.

Además, están surgiendo rápidamente nuevas formas de mala conducta en un entorno virtual, como los fondos de vídeo inapropiados o el comportamiento online. Los responsables de cumplimiento tendrán que empezar a pensar de forma diferente para invertir la tendencia.

“Por lo general, el departamento de cumplimiento normativo es muy bueno a la hora de establecer medidas que impulsen la presentación de informes en un entorno de oficina”, ha asegurado Audet. “Por ejemplo, casi todos los responsables de compliance han creado múltiples canales de notificación para impulsar la facilidad de denuncia, y cuatro quintas partes tienen políticas independientes contra el acoso o las represalias”.

Según Audet, lo que algunos responsables de cumplimiento no tienen en cuenta es que los trabajadores remotos tienen una relación diferente con sus jefes, en la que es mucho más fácil que la apatía se introduzca, porque para muchas personas la empresa está a distancia.

“Para los trabajadores remotos, cuando cierran su portátil ya no están en el trabajo: la vida en la oficina no forma parte de su ecuación social diaria, no están tan integrados en la cultura del cumplimiento”, dijo Audet. “En muchas situaciones, los empleados remotos se dirán a sí mismos que informar no es lo correcto por puro interés personal. Hacen un cálculo de costo-beneficio y pueden prever que hablar les salga mal”.

-IDG.es

Advertisement
Advertisement

VIDEOS

Resources

Recientes

Advertisement