Connect with us

Reportes e investigaciones

Lenta la adopción de Windows 11; apenas alcanza el 9%

Redacción CIO México

Published

on

¿A qué velocidad están adoptando los usuarios Windows 11?

La respuesta parece ser entre “apenas” y “lentamente” dependiendo del conjunto de datos que se analicen.

Los nuevos datos del proveedor de software de monitorización de computadoras AdDuplex indican que la adopción de Windows 11 ha alcanzado casi el 9%; cifra, sin embargo, que contrasta fuertemente con otra publicada por otro proveedor que mostraba la nueva plataforma con una tasa de adopción inferior al 1%.

Han pasado casi dos meses desde que Microsoft lanzó Windows 11. Los datos de la encuesta del sistema, publicados recientemente por AdDuplex, mostraban una adopción de Windows 11 del 8,9% (con un 0,03% de esa cifra atribuido a los usuarios del programa Windows Insider).

Hace dos semanas, la empresa de gestión de activos informáticos Lansweeper cifró la adopción de Windows 11 en sólo el 0,21% de los usuarios de PC que participaron en su propia encuesta basada en software.

Las principales razones por las que Windows 11 no está teniendo una mayor tasa de adopción “probablemente se deban a los duros requisitos existentes para la actualización a Windows 11 y a la falta de urgencia, ya que Windows 10 sigue recibiendo soporte hasta 2025”, declaró Esben Dochy, especialista técnico de Lansweeper.

La actualización a Windows 11 requerirá un sistema con procesadores de 64 bits, 4 Gb de memoria, 64 Gb de almacenamiento, arranque seguro UEFI y el Trusted Platform Module (TPM) v2.0.

Según Steve Kleynhans, vicepresidente de investigación de Gartner, las discrepancias entre los datos de adopción de sistemas operativos no son inusuales. El tamaño de las muestras suele ser menor y los porcentajes pequeños son sensibles a cualquier cambio. “Es importante tomar todas las cifras con un grano de sal”, mencionó Kleynhans.

Anecdóticamente, añadió, a Windows 11 le está yendo mejor en sus primeros días de lanzamiento que a Windows 10 hace seis años.

La última versión de Windows 10 (21H2), que se lanzó el 16 de noviembre, ha alcanzado un 3,7% de adopción, según AdDuplex. (Ahora hay dos versiones de Windows denominadas 21H2 en el mercado. Una es de la rama de Windows 10, la otra es Windows 11).

Es la primera vez en la “historia moderna” que una versión “más antigua” del sistema operativo (Windows 10 21H2) entra en el mercado más tarde que una más reciente (Windows 11 21H2), señaló AdDuplex en su página web.

Si los datos de Lansweeper son exactos, hay más computadoras con Windows XP (3,62%) y Windows 8 (0,95%) que con Windows 11.

Por su parte, Microsoft ha admitido que la adopción de Windows 11 ha sido mayoritariamente positiva por parte de los usuarios.   Como resultado, la compañía está avanzando el ritmo de la puesta en marcha más rápido de lo que había previsto, “y [es] ahora haciendo la actualización de Windows 11 más ampliamente disponible para los dispositivos de Windows 10 elegibles”, según John Cable, vicepresidente de Gestión de Programas para el Servicio y la Entrega de Windows.

Aun así, los datos de Lansweeper apuntan a un goteo, no a una inundación, de adopción, con varias razones citadas para la adopción menos robusta de Windows 11 en las empresas.

Por un lado, Microsoft ha reconocido que seguirá dando soporte a Windows 10 hasta 2025, lo que ofrece un plazo mucho más largo para las actualizaciones corporativas a Windows 11. Esto permite a las organizaciones tomarse su tiempo para planificar y probar la nueva plataforma.

Windows 11 es también una actualización menos completa en comparación con Windows 10, según Kleynhans, lo que puede llevar a las empresas a no decantarse por instalar la actualización de inmediato.

Es probable que los únicos usuarios que despliegan Windows 11 hoy en día lo hagan al margen de la aprobación de sus talleres de TI, añadió Kleynhans.

“No creo que vayas a ver a las empresas haciendo algo sustancial con Windows 11 hasta 2023”, recalcó aquel especialista. “Están pensando que les gustaría dejarlo cocer a fuego lento durante un tiempo, y dejar que las peculiaridades y los problemas se resuelvan por sí mismos”.

El principal cambio de Windows 11 es la interfaz de usuario (UI). En el nuevo sistema operativo desaparecen los mosaicos del menú de Inicio de Microsoft, que han sido sustituidos por iconos más parecidos a la interfaz de usuario de un smartphone o una tableta. Windows 11 también ha reducido el número de cuadros de diálogo que prevalecen en Windows 10.

“Por mucho que odie admitirlo, porque en cierto modo me gustan los mosaicos, … fueron un experimento fallido”, según sostuvó Kleynhans. “Creo que volver a algo que es más consistente con lo que la gente está acostumbrada en sus (dispositivos móviles) jugará bien”.

En los próximos años, Microsoft seguirá añadiendo características más significativas a Windows 11 y podrá aprovechar el hardware más reciente, creando más diferenciación con respecto a su predecesor.

Es probable que Microsoft también sintiera la presión de lanzar Windows 11 porque el mercado de los ordenadores personales pedía una actualización que aprovechara mejor el nuevo hardware, y el lanzamiento estaba bien programado para la temporada de vacaciones, indicó Kleynhans.

Por ejemplo, Windows 11 puede aprovechar las nuevas velocidades y características de la batería de los nuevos procesadores Alder Lake de Intel. “No creo que se pueda decir que hubiera habido un momento mejor o peor para el lanzamiento”, según Kleynhans.

Lansweeper también señaló que sólo el 44,4% de las CPU actuales para estaciones de trabajo cumplen los requisitos del sistema para actualizar a Windows 11; el 55,6% no lo hacía.

Mientras que la mayoría de los sistemas medidos por Lansweeper superaron la prueba de RAM (91%), sólo la mitad de los módulos de plataforma de confianza (TPM) de las estaciones de trabajo probados cumplían los requisitos para Windows 11, mientras que más del 19% fallaron. Y el 28% no era compatible con el TPM o no lo tenía activado, según Lansweeper.

Si las empresas quieren empezar a adoptar Windows 11, tienen que averiguar cuáles de sus dispositivos existentes son capaces de actualizarse, aconsejó Dochy. “Tenemos una auditoría de requisitos que pueden utilizar para averiguar cuántos de sus dispositivos son capaces de pasar a Windows 11. A partir de ahí, pueden empezar a crear un plan de migración para los próximos años”, añadió.

-Lucas Mearian, idg.es

Advertisement
Advertisement

VIDEOS

Resources

Recientes

Advertisement