Connect with us

Blog

Los datos de Omicron: ¿qué sabemos, cuánto ignoramos?

Redacción CIO México

Published

on

Omicron llegó para terminar el trabajo del COVID-19. No parece dar tregua contra los humanos, los virus están decididos a infectarnos. Su persistencia y nuestra obstinación por ganarles la batalla, nos está costando mucho, tanto en esfuerzo como en inteligencia y dedicación. Los gobiernos alrededor del mundo luchan por mantener el control de sus sociedades, mantener sus economías a flote y perpetuarse en el poder. Pero las huestes de Omicron continúan avanzando.

A diferencia del SARS-COV2 y de su variante Delta, hoy en día contamos con mayor información sobre los virus. Sus más de cuarenta mutaciones, según los expertos, su espacio de contagio, la severidad de sus efectos y el impacto en la salud. Sin embargo, aún no contamos con datos claros sobre Omicron: ¿Cuántos están infectados de esta variante y no la Delta? ¿Cuántos infectados de Omicron han muerto? ¿Cuáles son sus características? ¿La variante Omicron ha resistido a las vacunas actuales? ¿Cuáles vacunas son las más eficaces contra esta variante?

No tenemos respuestas a dichas interrogantes. Los científicos suponen que las vacunas funcionan (no pueden decirnos lo contrario), pero desconocen con claridad cuáles serán los efectos de esta variante en nuestra salud y si ello tendrá que ver con el futuro cercano de nuestra raza.

Para analizar esto, consideraré un esquema de funciones de los datos para la pandemia desarrollado por los investigadores Albert Meijer y William Webster (2020), que propone funciones clave para entender cómo actúan los datos en esta emergencia.

La primera función se basa en la administración de los datos de crisis. En este punto, no tenemos una gestión de datos ideal. Omicron llegó tan de repente y tan rápido, que tuvimos que usar los mismos mecanismos de información que con Delta y las otras variantes. A pesar de ello, ha suscitado confusión entre expertos y enfermos ¿Se debe seguir el mismo protocolo? ¿Los medicamentos funcionan de la misma forma que con las otras variantes? ¿Si los efectos son menores debemos combatirlo de la misma manera?

La segunda función es la de publicar información a los ciudadanos. En este sentido, las estrategias aún se desconocen. En México abandonamos las conferencias diarias y el semáforo COVID-19. En otros países se siguen emitiendo el numero de contagios, defunciones y camas de hospital como si se diera la información del clima o del tráfico. ¿Cómo aplicar esta información para tomar mejores decisiones? ¿Acaso conocer el número de contagios o de muertes es útil para nuestro trabajo diario? Hay que redefinir esta estrategia.

Otra de las funciones de los datos es sobre el rastreo de los contagios por zonas o regiones. Estos datos de geolocalización, ya sea por uso telefonía celular u otras formas, permite determinar si es posible aislar el contagio y contener su expansión en una ciudad. En Alemania, Italia o Singapur esta práctica ha servido, pero en los países latinoamericanos con mayor movilidad esto es difícil de implementar.

Finalmente, una cuestión clave es que los datos permiten desarrollar innovaciones para combatir la pandemia.

Los datos han servido para nutrir algoritmos de Inteligencia Artificial que desarrollan vacunas, hacen pronósticos e intentan combatir el virus probando medicamentos ya existentes o identificando tendencias entre los contagiados para alertar sobre otras variantes o riesgos que no conocemos.

Los datos de Omicron deben ser sistematizados, diferenciados y utilizados para aprovecharlos en este combate contra la pandemia. No deben ser tomados a la ligera por los gobiernos. Al contrario, nuestros gobiernos deberían crear aplicaciones o paginas web para registrar aquellas personas contagiadas o en riesgo que no han sido identificadas por los canales oficiales para tener más información sobre el avance de este virus.

___________________

El autor de la columna “Tecnogob”, Rodrigo Sandoval Almazán, es Profesor de Tiempo Completo SNI Nivel 2 de la Universidad Autónoma del Estado de México. Lo puede contactar en tecnogob@pm.me y en la cuenta de Twitter @horus72.

Advertisement
Advertisement

VIDEOS

Resources

Advertisement

Recientes

Advertisement