Connect with us

Management

Por qué la gamificación es una gran herramienta para el compromiso de los empleados

José Luis Becerra Pozas

Published

on

Las recompensas que obtiene un jugador por completar niveles o acumular puntos se pueden replicar en un entorno de trabajo para mejorar el compromiso, motivar el crecimiento personal y fomentar la mejora continua.

Los juegos no se trata solo de llegar al nivel de jefe o de completar todo el mapa en una caja de arena digital, también se trata de cómo los juegos pueden mejorar o aumentar la forma en que vivimos y nos relacionamos con los demás. Aquellos de nosotros interesados ​​en el diseño de juegos queremos saber por qué y cómo juega la gente y, quizás aún más, si la psicología de los juegos se puede aplicar a nuestra fuerza laboral y a los objetivos de participación del cliente. 

La gamificación,  definida por Gartner  como “el uso de la mecánica del juego y el diseño de experiencias para involucrar digitalmente y motivar a las personas a lograr sus objetivos”, ha sido parte de las estrategias de optimización empresarial y el conocimiento de la marca durante décadas. Los juegos son parte de la psique humana, y se corresponden con la necesidad de competencia y las emociones humanas que forman parte del juego en sí. 

Los juegos están en todas partes 

La clave para recordar es que existe la suposición de que los juegos se relacionan puramente con los videojuegos. Pero pregúntele a cualquiera que use su aplicación Starbucks que  gane puntos  para un café gratis si está “jugando”, y obtendrá una mirada en blanco. Lo mismo ocurre con la excelente aplicación para correr de Nike  , que los usuarios asumen que es solo un rastreador de ejercicios: susurra en voz baja, pero la compañía integró el diseño del juego para que sea una experiencia competitiva. A menudo, la mecánica del juego está oculta a la vista, pero los desarrolladores han integrado principios de gamificación en numerosas iniciativas a lo largo de los años. 

La gamificación es el corazón de casi todo lo que tocamos en el mundo digital. Con empleados que trabajan de forma remota, esta es la solución de oro para los empleadores. Si se aplica en el formato correcto, los juegos pueden ayudar a crear compromiso en el entorno de trabajo remoto actual, motivar el crecimiento personal y fomentar la mejora continua en toda la organización. 

Metas y motivaciones simples 

Hace unos años, mi empresa desarrolló una plataforma de participación centrada en el juego que traducía el reconocimiento o el reconocimiento de compañeros y clientes en una moneda intercambiable llamada “InfoDollars”. Cuando un empleado hizo algo que se consideró digno de una recompensa, recibió una cantidad determinada de tokens canjeables, que podrían usarse para comprar artículos de la empresa o, en algunos casos, intercambiarse por dinero real para donar a organizaciones benéficas.  

Esto funcionó bien durante un tiempo en términos de incentivos y mayor compromiso, pero me quedó claro que el sistema solo funcionaba si se trataba como un juego real y no como un proceso de reconocimiento quid pro quo entre los empleados. En el lado positivo, InfoDollars demostró ser una lección valiosa en términos de lo que la gente hará para obtener una dosis de dopamina.  

En el espacio de trabajo conectado, la gamificación es esencialmente un método para proporcionar objetivos y motivaciones simples que se basan en el compromiso digital en lugar de en persona. Al mismo tiempo, existe un entendimiento tácito entre el diseñador del juego y el “jugador” de que cuando estos objetivos se alinean de una manera que beneficia a la organización, las recompensas a menudo impactan más que el resultado final. 

Los empleados comprometidos son una parte valiosa de los objetivos comerciales definidos, y los estudios muestran que la falta de compromiso afecta los resultados finales. Al mismo tiempo, es más probable que los empleados motivados quieran que la experiencia del cliente sea lo más satisfactoria posible, especialmente si existe un reconocimiento interno de un trabajo bien hecho. 

Por ejemplo, una encuesta reciente de Generación Z y Millennials encontró que el  78% de los encuestados  serían más leales a su empleador si las “recompensas de reconocimiento” fueran parte del trabajo. Esta es una ciencia básica del comportamiento, pero los programas de reconocimiento que se basan en plataformas de identidad compartida, recompensas sociales y retroalimentación del progreso tienen más probabilidades de inculcar una cultura de aprendizaje, reconocimiento y ambición.

En otras palabras, las recompensas que obtiene un jugador por completar niveles en un juego o por acumular suficientes puntos para avanzar a la siguiente etapa se pueden replicar en un entorno de trabajo. La advertencia es que, si bien la gamificación es una forma comprobada de aumentar el compromiso de los empleados, la simple introducción de “juegos” en el lugar de trabajo no es un fracaso. Sí, las recompensas y las insignias son un incentivo, pero las empresas deben saber cuáles son los objetivos antes de emprender este camino.

En mi experiencia, esto incluye elementos como centrarse en los resultados que desea lograr y mantener la transparencia en todo momento. La gamificación no tiene por qué ser demasiado compleja, pero los empleados deben saber por qué están haciendo algo y hacia dónde se dirigen.

Debe incorporar el aspecto de la socialización (los jugadores a menudo forman parte de una comunidad) y recompensar a los de alto rendimiento. Eso significa que necesita saber cuáles son las recompensas correctas y asegurarse de que aquellos que juegan el juego estén motivados para ganar cosas que realmente importan. Mi experimento Infodollars gravitó más hacia el estacionamiento prioritario y los créditos para viajes compartidos, por ejemplo.

Por otro lado, debe haber expectativas realistas sobre cuál es realmente el propósito del juego y, lo que es más importante, el aspecto competitivo no debe ser el único enfoque.

Por supuesto, todos los juegos implican algún nivel de competencia entre equipos o individuos, pero no todos los empleados estarán motivados para ganar a toda costa. Solo por esa razón, el juego debe atender tanto a aquellos que quieren competir como a aquellos que solo quieren jugar.

Resolución de problemas y pensamiento creativo 

Los jugadores tienen una reputación bien ganada como excelentes solucionadores de problemas y pensadores creativos, en parte porque los juegos que juegan requieren completar con éxito desafíos digitales para progresar. Sin embargo, las formas en que las empresas pueden aplicar las tendencias de gamificación no solo en sus propias organizaciones sino también en su identidad de marca son numerosas. 

Si bien existe un consenso de que la gamificación es solo otra palabra de moda, la simple verdad es que los juegos pueden brindar experiencias positivas al usuario final, participación y lealtad. Esto se vuelve aún más significativo si se considera que es probable que una fuerza laboral remota y dispar siga siendo la norma en el futuro previsible.  

La gamificación no es nada nuevo, pero tiene el potencial de llegar a una audiencia sin explotar proporcionándoles una experiencia familiar. El juego está en nuestro ADN, y los miles de millones de dólares que generan los juegos digitales más exitosos son una prueba de que existe un lugar para esta forma de participación como estrategia comercial. 

La calidad de la experiencia de juego en el lugar de trabajo será el componente clave, pero las empresas que quieran aumentar o mejorar el compromiso de los empleados y, por asociación, la experiencia del cliente, deben tomar nota del hecho de que la mayoría de las personas suelen estar ansiosas por jugar un juego. La pregunta es: ¿Están preparados los empleadores?

Rutesh Shah, director ejecutivo de Infostretch Corp.

Advertisement
Advertisement

VIDEOS

Resources

Advertisement

Recientes

Advertisement