Connect with us

Blog

Prensa y Datos Abiertos contra la corrupción

Redacción CIO México

Published

on

Estamos cansados de invertir dinero en el gobierno y no ver resultados. Por eso no queremos pagar impuestos, multas o recargos, pensamos que sólo sirven para aumentar la riqueza de políticos y administradores públicos y no para el bienestar de la población. Mucho dinero continua desviándose, pero hay otros esfuerzos gubernamentales que se han hecho y muestran su utilidad, uno de ellos es el gobierno abierto.

En este espacio he comentado sobre los escasos avances en datos abiertos y gobierno abierto. Incluso he estado de acuerdo en que fomentan la industria de la anticorrupción y han sido gastos millonarios inútiles. Sin embargo, en esta ocasión quiero compartir una opinión diferente que equilibre mi opinión sobre esta tendencia internacional.

Una noticia publicada la semana pasada me llevó a estas reflexiones. La investigación periodística titulada “Sembrando vida y la fábrica de chocolates” realizada por Tania Gómez y Sergio Rincón, difundida por la revista Proceso en México, se apoya en varias solicitudes de acceso a la información pública que han servido para respaldar los datos del reportaje sobre los negocios de los hijos del presidente Andrés Manuel López Obrador con un empresario de cacao en Tabasco.

El reportaje ha llamado la atención porque el propio Presidente lo ha destacado en su conferencia mañanera.

Aún no se puede considerar un escándalo, pero es un ejemplo de cómo los datos gubernamentales digitales pueden ser explotados y analizados por periodistas para ayudar a una mejor rendición de cuentas.

Una noticia similar fue la investigación de La Casa Blanca del expresidente Enrique Peña Nieto en el 2014, publicada por Aristegui Noticias. La noticia se convirtió en el escándalo político del sexenio que le costó la popularidad al priista y fue un lastre político en su mandato. De igual forma, gran parte de la información de dicha investigación fue obtenida gracias a las solicitudes de acceso a la información, los datos abiertos y la política de transparencia que permitió el análisis y la interpretación por los periodistas.

Las revelaciones periodísticas de los últimos años desde Wikileaks, los Panama Papers y los Pandora Papers son el resultado de bases de datos que guardan tanto estados financieros como listados de depósitos y cuentas, que han sido digitalizados y que al ser analizados, clasificados e interpretados han revelado los turbios manejos de dinero público y permitido que numerosos políticos y empresarios tengan que abandonar sus puestos producto del escándalo.

Siguiendo esta idea, los datos abiertos, las políticas de transparencia y acceso a la información pública parecen dar resultados tangibles al exponer a los políticos y sus negocios con fondos públicos. Ese era el espíritu original del gobierno abierto: devolverle la confianza de los ciudadanos.

Estos avances deben destacarse y ubicarse en su justa dimensión, pero aún falta mucho para ver un estado completamente abierto, o con datos gubernamentales accesibles por los ciudadanos de forma inmediata. En la actualidad no hay un gobierno que pueda decirse completamente abierto; hay muchos que han impulsado prácticas de datos abiertos, programas sobre transparencia o leyes para promover la apertura gubernamental, pero ninguno es completamente abierto.

¿El gobierno abierto aumentará o disminuirá su vigilancia sobre los políticos en los próximos años?

La respuesta es simple: a mayor digitalización de los datos gubernamentales, de las decisiones y los procesos públicos mayor será la posibilidad de vigilancia de las acciones públicas.

Sobre todo si consideramos el uso de la Inteligencia Artificial, tendremos la capacidad de identificar patrones, conductas ilícitas, vacíos e irregularidades en los datos públicos que permitan alertar sobre algún delito. De igual forma, el uso de blockchain en la administración pública ayudará a proteger los fondos públicos que se destinen a ciertas tareas y no puedan ser desviados o utilizados con otros fines.

En suma, los pequeños avances de los datos abiertos y el gobierno abierto están generando resultados, si logramos impulsarlos con tecnologías para fortalecerlos y darles las condiciones legales (cero impunidad y estado de derecho) tendremos herramientas formidables para inhibir la corrupción y comenzar a desaparecer este mal que aqueja a todos los gobiernos.

____________________

El autor de la columna “Tecnogob”, Rodrigo Sandoval Almazán, es Profesor de Tiempo Completo SNI Nivel 2 de la Universidad Autónoma del Estado de México. Lo puede contactar en tecnogob@pm.me y en la cuenta de Twitter @horus72.

Advertisement
Advertisement

VIDEOS

Resources

Advertisement

Recientes

Advertisement