Connect with us

Administración de proyectos

¿Redes sociales empresariales? ¿Y para qué?

Miguel Ávila

Published

on

Durante una comida, al compartir con dos gerentes nuestros planes de TI para lo que resta del año, abordé el tema de Yammer. Tajantemente, recibí como respuesta: “Yo no uso las redes sociales porque yo sí trabajo”. De ahí comenzó un intercambio de ideas respecto a lo que ocurre con las redes sociales y su impacto en nuestras vidas.

Para el común de las personas, el término “red social” se asocia con Facebook o Twitter, y es interesante ver las caras de asombro cuando se les dice que WhatsApp o YouTube también lo son, por lo que es difícil que alguien se sustraiga de emplear alguna.

Cabe señalar que la expresión “redes sociales” no nació en el ámbito tecnológico, sino en el terreno de la antropología cuando J.A. Barnes, de la escuela de Manchester, usó el término para referirse a los patrones de lazos, creados por la aglutinación de grupos de personas con intereses en común.

Estos intereses en común impactan en nuestra vida de forma insospechada. En su libro Connected, Nicholas Christakis y James Fowler, de la Universidad de Harvard y de California, respectivamente, revelan datos interesantes que pueden ayudarnos a dimensionar lo que son las redes sociales.

Por ejemplo, señalan que, lejos de salir a un antro a conocer a su futura pareja, el 68% de las parejas se conocieron a través de un intermediario en común; aunque hoy el tema de la violencia está en boca de todos y observamos a todos lados cada vez que salimos de casa, los estudios demuestran que el 75% de los homicidios los realiza un conocido de la persona asesinada; un último ejemplo es que el riesgo de ser obeso se triplica si tienes un amigo obeso, de modo que la cercanía con otras personas –aunque no lo creamos– resulta ser determinante para nuestra vida.

Hablando de las redes sociales tecnológicas, su incidencia ha tocado la intimidad de nuestra casa. En muchos casos se ha visto como el “enemigo interno”, pues su presencia ha trastocado la mesa del hogar, y por supuesto la lejanía en la comunicación familiar. Hoy resulta más fácil que al hijo, hija o esposa les haga sonreír más un post que la interacción con su esposo o padre. De hecho, en un estudio denominado CyberPsychology and
Behaviour Journal, los autores publican cifras que confirman que el WhatsApp ha ocasionado ya 28 millones de rupturas entre usuarios, debido a sospechas por la falta de una respuesta después de la doble palomita, o a la hora de la última conexión de la pareja.

Las connotaciones sobre el perjuicio que ocasionan las redes sociales es un estigma por su uso. Y si le agregamos la asociación mental ocio/red social, el rechazo será la primera reacción.

Sin embargo la mayoría de los empresarios no relacionan este fenómeno, su importancia y relevancia futura con el potencial que tiene para convertirse en una excelente herramienta empresarial.

Las redes sociales han evolucionado la inmediatez de la información, la expansión de ella, logrando la cercanía de las personas, entonces, ¿por qué no creer que pueden ser benéficas para nuestra organización?

El tema invita a la polémica y tengo muchos datos interesantes para compartirle. Por lo pronto, sería bueno que comenzáramos a familiarizarnos con nombres como Yammer, Chatter, Zyncro o inTeam y preguntarnos ¿por qué el 85% de las 500 empresas seleccionadas por la revista Fortune tienen una red social empresarial? ¡Hasta la próxima!

– Miguel Ávila es CIO de Grupo Alcione. Puede contactarlo en man@alcione.mx; sígalo en

 

Advertisement
Advertisement

VIDEOS

Resources

Advertisement

Recientes

Advertisement