TEPJF: el ‘poder’ de una infraestructura convergente

Autor: José Luis Becerra Pozas
Categorías relacionadas:

Leonardo-Vazquez-sentado Leonardo Vázquez Limón, CIO del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) es el órgano encargado de resolver controversias en materia electoral, proteger los derechos político-electorales de los ciudadanos y de impartir justicia en este ámbito.

Para cumplir con mayor eficiencia estas funciones, de cara al proceso electoral del 2018, se planteó como objetivo la implementación de un sistema convergente de última generación para alojar los servicios virtuales productivos, así como el equipamiento de un sitio alterno que brindara alta disponibilidad, explicó José Leonardo Vázquez Limón, Director General de Sistemas del TEPJF.

En entrevista, el CIO dijo que esta institución sustenta sus servicios tecnológicos desde dos instalaciones físicas: el centro de cómputo de la Sala Superior ubicado en la Ciudad de México, y un segundo datacenter que opera el CJF en Zapopan, Jalisco, el cual aprovecha las sinergias en materia de TICs de otras entidades del Poder Judicial Federal.

En el primer caso, el Centro de Cómputo del Tribunal Electoral se conforma de las áreas principales, una pequeña sala de monitoreo, una sala de procesamiento, un cuarto que alberga equipos UPS y un área de telecomunicaciones.

Con respecto al datacenter ubicado en Zapopan, destacó que en 2014 éste obtuvo la certificación ICREA nivel 2.

En cuanto a las telecomunicaciones en el datacenter, se cuenta con una red definida por software (SDN) conformada con equipos de última generación que sustentan una fábrica convergente mediante una arquitectura Spine&Leaf. Se trata de equipos Cisco Nexus 9364C y 93180 dispuestos en forma segmentada los cuales manejan el tráfico de aplicativos y bases de datos.

“Como beneficio tangible, hoy tenemos la capacidad de efectuar la microsegmentación de los servicios, es decir, se otorga una seguridad granular para cada uno de los servidores y aplicaciones que sustentan la operación institucional y que fueron empleados en el pasado proceso electoral federal de 2018”, aseveró el CIO.

Por otro lado, para controlar todo el rubro de las telecomunicaciones institucionales, destinadas al acceso para la LAN y WAN, cuentan con dos equipos Cisco Nexus. Ambos ambientes se interconectan en un backbone de 80 Gbps que ofrece una vía de intercomunicación de alta velocidad entre los equipos tecnológicos que soportan los servicios institucionales, así como el intercambio de información hacia el exterior y la navegación a Internet, “con óptimos tiempos de respuesta”, señaló el entrevistado.

En cuanto a servicios para sus “clientes” –que son todos los servidores públicos de este Tribunal–, así como los sistemas institucionales y las páginas web se concentran en los dos centros de cómputo; otros servicios como el correo electrónico, Skype, Teams, Yammer y el propio Office están en la nube de Microsoft Office 365; todo el desarrollo de sistemas se realiza en casa, “por ser una materia muy especializada”.

El directivo mencionó que, debido a los temas electorales y otros relacionados que atiende esta institución, el proceso de gobierno y gestión tiene particularidades muy especiales.

“Por ejemplo, hablando de implementación de aplicaciones, se desplegó el Sistema de Información de Elecciones Federales (SIEF), así como el denominado Sistema de Información de la Secretaría General de Acuerdos (SISGA), que contiene los asuntos turnados a cada ponencia, con el objetivo de controlar los expedientes que se verán en las sesiones del Pleno y llevar registro de su resultado en la votación de los magistrados que integran la Sala Superior; claro, sin demeritar todo el trabajo en Sistemas destinado a la administración organizacional, como presupuesto, contabilidad, recursos humanos, por mencionar algunos”.

¿Qué motivó actualizar la infraestructura de datos?

Al referirse a los factores que impulsaron la actualización de infraestructura de datos en el TEPJF, Vázquez Limón destacó tres principales: la renovación tecnológica, la optimización de recursos y las previsiones operativas.

Se propició la renovación tecnológica, dijo, porque los equipos que existían hace dos años reportaban avisos sobre el fin del soporte extendido por parte de los fabricantes y era natural programar la sustitución antes de que se cumplieran las fechas de tales advertencias.

Asimismo, la infraestructura de servidores virtualizados había llegado a su límite en cuestión de recursos, “de manera que nos abrimos al amplio abanico de opciones tecnológicas presentes en el mercado”.

El directivo recordó que en ese tiempo la institución carecía de infraestructura especializada para llevar a cabo un plan de recuperación en caso de desastres, lo cual representaba un riesgo para la disponibilidad de la información institucional y dificultaba la creación de respaldos.

En cuanto a la optimización de recursos, ésta se efectuó con el propósito de aprovechar los espacios disponibles del datacenter, así como mejorar las condiciones ambientales mediante un menor consumo de energía para controlar la temperatura. “En este rubro, pasamos de 4 racks a consolidar todo en uno solo”, siendo evidente el avance tecnológico en cuanto a poder de procesamiento, memoria y almacenamiento disponibles en un espacio menor al que tenía su antecesor tecnológico.

En lo que respecta al procesamiento de datos, dijo que los servidores adquiridos ahora permiten que los servicios de su nube privada puedan ser aprovisionados con mayor agilidad, aprovechando sus bondades y permitiéndoles dar un mejor servicio como área de TI.

El tercer factor más importante fueron las previsiones operativas para el Tribunal Electoral, ya que todo el proceso de modernización debía converger en un punto trascendental para la historia moderna del país: las elecciones federales del 2018.

Cabe mencionar que al TEPJF le correspondía atender los diversos medios de impugnación y otros incidentes que se pudieran presentar de manera previa, durante o posterior a dicha contienda electoral nacional. “En este
sentido, el rubro tecnológico fue un apoyo para la trascendente labor jurisdiccional de nuestros magistrados”.

El cambio interno, un aspecto fundamental

Vázquez Limón también resaltó la mejora tanto en las habilidades del personal como en las interacciones entre las diversas áreas de la organización que requirió este proyecto.

“La brecha tecnológica crece cada vez en menos tiempo, creo que esto lo pueden constatar los colegas en la materia, porque en todos los rubros se han presentado avances importantes. En nuestro caso, los ingenieros responsables estudiaron varios cursos para poder ‘tomar las riendas’ de la solución convergente. Y es que ahora con unos cuantos clics en un ambiente gráfico amigable se pueden definir las configuraciones de redes, las máquinas virtuales o el almacenamiento. Hoy sabemos que el cambio conceptual de límites de operación del área de telecomunicaciones con la de servidores ha quedado superada y ahora los equipos de trabajo deben –como su nombre lo dice– ‘converger’ en la meta común de mantener la infraestructura funcionando para brindar el servicio”.

Agregó que la interacción para el proyecto en sus fases iniciales, requirió el trabajo conjunto de las áreas de telecomunicaciones y de administración de servidores; posteriormente se unieron las de bases de datos y aplicaciones para llevar a buen puerto la migración de más de 200 máquinas virtuales y comenzar a trabajar en sus esquemas de réplica hacia sus instalaciones
en Zapopan.

Resultados y beneficios

A un año de implementado el proyecto, Vázquez Limón afirma que se han podido atender satisfactoriamente los tres “factores origen” del mismo, enfatizando particularmente el tercer rubro –referente a las previsiones operativas para el Tribunal Electoral–, orientado a garantizar la operación en materia de TIC y a que la actividad jurisdiccional ‘core’ de esta institución no se viera impedida o suspendida por falta de conectividad
para realizar consultas, intercambios y análisis de información digitalizada, o para obtener estadísticas, por citar algunos ejemplos.

El entrevistado dijo que antes de que se desplegara este tipo de tecnología, la visibilidad adecuada de los servicios representaba un obstáculo ante las incidencias, por lo que la reacción oportuna o proactiva ante dichas eventualidades resultaba imposible de ejecutar.

“Como área de Sistemas buscamos siempre –y hablo de manera general–tratar de ofrecer los servicios tecnológicos con la máxima disponibilidad y calidad posible. Por ello creo que el proyecto de actualización tecnológica logró su cometido: los sistemas y servicios alojados en dicho equipamiento –en conjunto con las otras iniciativas– brindaron a este Tribunal Electoral muy buenos indicadores de disponibilidad, para convertirlo en un activo tecnológico que estará listo cuando se requiera y que será imperceptible para nuestros usuarios”.

Representante de la “suma de talentos”

Al interior del área a su cargo, el directivo define su estilo de liderazgo como la de un “facilitador”, cuya misión es comportarse como un elemento más en el equipo de Sistemas, dentro del cual, asevera, “soy el representante de la suma de talentos”.

Y desde su perspectiva como CIO, Vázquez Limón vislumbra varios retos para el empleo eficiente de una infraestructura de datos al interior de la institución. “El trabajo de esta Dirección General es permanente. Los retos son constantes porque debemos estar a la par del avance tecnológico en todos los ámbitos. En el rubro de infraestructura, seguiremos robusteciendo la seguridad informática institucional. Es una tarea que no se debe parar, ya que los ataques informáticos evolucionan cada vez con mayor rapidez”, concluyó.

Deja un comentario