Connect with us

Tendencias

¿Y qué es una CMDB? Más que un almacén de datos para su entorno de TI

José Luis Becerra Pozas

Published

on

Una Base de Datos de Gestión de la Configuración (CMDB) es un depósito de datos que almacena información sobre todos los activos de hardware y software en su entorno de TI. Este componente crítico del marco de ITIL permite una supervisión y gestión eficientes de los activos de la organización, conocidos como elementos de configuración (CI), y ofrece una mayor comprensión de cómo se relacionan entre sí en toda la empresa.

Los activos registrados en una CMDB incluyen productos, instalaciones, software, sistemas e incluso partes interesadas clave en un proceso. Como registro centralizado de todos los activos de la empresa, una CMDB puede ayudar a tomar decisiones comerciales importantes y ejecutar procesos ITSM más eficientes al proporcionar un catálogo organizado y actualizado de configuraciones y relaciones de activos.

Una CMDB puede ayudar a las organizaciones a identificar y resolver problemas, responder más rápidamente a incidentes y mejorar la previsión presupuestaria, la toma de decisiones y la implementación de componentes de red.

CMDB y gestión de activos

Si bien una CMDB combina aspectos de la gestión de activos de TI (ITAM) y la gestión de la configuración, su propósito y uso difieren de los de un registro de ITAM. Un almacén de datos de ITAM se centra más en el ciclo de vida de los activos individuales y los datos pertinentes, como dónde se encuentran y quién es el propietario de cada activo. Una CMDB va un paso más allá, centrándose más en la gestión de activos y cómo interactúan entre sí en la infraestructura de TI. Pero los dos pueden integrarse, y una CMDB puede ayudar con ITAM a reducir los riesgos y recopilar más datos sobre los activos y la gestión de incidentes relacionados. Por ejemplo, si hay un activo en un registro de ITAM que no está en la CMDB, eso se puede descubrir en un escaneo automático rápido, lo que permite a los líderes de TI determinar rápidamente si es un activo no autorizado o algo que falta en la CMDB.

Beneficios y desafíos de CMDB

Al mantener a una organización en la cima de su entorno de TI, una CMDB puede reducir el tiempo de inactividad y los costos, mejorar el análisis y ayudar a cumplir con los estándares de cumplimiento normativo. Una CMDB también puede mantener registros de códigos de servicio y facturación para análisis financiero y realizar análisis de causa raíz para resolver problemas de CI. Sin embargo, mantener una CMDB no está exento de desafíos. Por ejemplo, puede ser difícil mantener una CMDB precisa y actualizada, y siempre existe la posibilidad de que los datos incorrectos conduzcan a una toma de decisiones equivocada. También requiere mucho tiempo y recursos del personal para recopilar y mantener datos en una CMDB. Con tantos activos para incluir, una CMDB también puede ser abrumadora de administrar.

CMDB para cumplimiento y métricas

Las CMDB también pueden ser útiles para inteligencia empresarial, compilaciones de software y hardware, inventario, gestión de incidentes, análisis de impacto, análisis de causa raíz y gestión de cambios. La CMDB típica implica un tablero que puede brindar información rápidamente sobre métricas y análisis de CI. Estos paneles permiten a las empresas realizar un seguimiento del rendimiento de los CI, especialmente después de que se realizan cambios en el activo. También puede dar una mejor idea de la cantidad de dinero y recursos que se destinan a la creación y mantenimiento de todos los servicios de la organización.

Las CMDB también son útiles para mantener las medidas de cumplimiento para la auditoría, dado que registra todos los cambios realizados en un CI a lo largo del tiempo y cualquier problema. Por lo general, los activos se pueden ingresar manualmente, a través de integraciones digitales y herramientas automatizadas que escanean las direcciones IP para recopilar datos sobre software y hardware. A través de una CMDB, las organizaciones también pueden administrar controles de acceso, mapeo de servicios de TI y la creación de conjuntos de datos federados.

Tipos de elementos de configuración

Un tipo de elemento de configuración (o tipo de CI) es un término de ITIL que describe todos los datos de los elementos o elementos que una empresa desea almacenar dentro de la base de datos. En el nivel más básico, todas las redes, software, hardware y tipos de CI de almacenamiento se almacenan y se rastrean en una CMDB; a medida que una empresa crece, puede optar por agregar más tipos de CI a la CMDB. Estos pueden incluir personas, mercados, productos y socios y proveedores externos. Cuantos más activos se rastrean, más información y conocimientos pueden tener las organizaciones para fines de gestión del conocimiento.

Los datos incluidos en una CMDB son importantes y el objetivo es que sean lo más precisos posible.

Para garantizar la máxima precisión, todos los propietarios y partes interesadas de un CI deben participar en la revisión de los datos para asegurarse de que sean precisos y coherentes cuando se agreguen a la CMDB. Mantener la CMDB actualizada es difícil debido a la abrumadora cantidad de activos que puede rastrear; A medida que los CI se introducen, actualizan, reconfiguran, retiran o fusionan con otros activos, todos esos datos también deben actualizarse y rastrearse en la CMDB.

Los tipos de IC más comunes incluyen:

  • Hardware
  • Software
  • Aplicaciones
  • Comunicaciones y redes
  • Dispositivos
  • Servicios
  • Localización
  • Documentación
  • Personas (incluido el personal y los contratistas)

Las relaciones comunes de activos con seguimiento incluyen:

  • Incidentes
  • Asuntos
  • Despliegues
  • Cambios
  • Actualizaciones y mejoras
  • Configuraciones
  • Acceso de control de usuario
  • Representaciones esquemáticas de la CMDB

Los esquemas de base de datos son representaciones visuales de datos que se almacenan en la base de datos de la organización. Hay dos esquemas de base de datos comunes para una CMDB: un modelo de datos relacionales y un modelo de datos semántico.

El modelo de datos relacionales se basa en la lógica de predicados de primer orden presentada en una secuencia ordenada que no se puede modificar mientras el programa se está ejecutando, también conocida como “tupla”. En este modelo, los CI están conectados por “claves” únicas que unen los activos y brindan respuestas específicas a las consultas de los usuarios a través de procedimientos de recuperación.

El modelo de datos semánticos se basa más en el marco de descripción de recursos, que es un modelo de datos de metadatos que utiliza un enfoque sujeto-predicado-objeto, a menudo denominado “triples”. Este modelo mapea la relación entre varios activos mediante el uso de descriptores de relación para ofrecer un mejor contexto en la relación entre activos.

Sarah K. White, CIO.com

Advertisement
Advertisement

VIDEOS

Resources

Advertisement

Recientes

Advertisement